viernes, 21 de enero de 2022

El ocupante de Sarah Waters

Sinopsis:

Un polvoriento día de verano llaman al doctor Faraday a Hundreds Hall, la mansión de los Ayres, en el desolado centro de una Inglaterra de posguerra que está cambiando aceleradamente. Faraday ya había estado allí cuando era un niño y su madre era una de las criadas de la casa. Y se había colado en las regias habitaciones, y, fascinado por tanta belleza, había roto una moldura de los artesonados de un corredor y se la había llevado. 
Ahora, gracias a los sacrificios de sus padres, es médico, aunque con una posición social no muy cómoda en el rígido sistema de clases inglés, y piensa que esta visita es un golpe de suerte. 
Pero Hundreds Hall ya no es más que la sombra de sí misma: las tapicerías cuelgan en jirones, la carcoma se ceba en el interior de la casa y las malas hierbas arrasan los jardines. La señora Ayres aún es una señora elegante, que mantiene como puede su dignidad. Roderick, su hijo, ha vuelto de la guerra cojo y enfermo. Se ocupa como puede de la casa y de la hacienda, y va vendiendo las tierras y la familia se va comiendo el capital. Su hermana Caroline, independiente, excéntrica y masculina, ha tenido que volver a Hundreds Hall para ayudarlo. Pero los Ayres han llamado al doctor Faraday para que se ocupe de Betty, la joven criada de catorce años, que quizá sólo está enferma de miedo, aterrorizada por aquello que percibe en la casa. Porque siempre son los niños y los animales los primeros en advertir lo siniestro. Y aunque nadie la cree, en Hundreds Hall se oyen ruidos inexplicables, se ven sombras fugaces y marcas de fuego en las paredes, y las cosas más familiares pueden volverse atrozmente perversas... 

Opinión:

Hoy os hablo de una novela publicada en 2009, pero de la que no había oído hablar hasta hace un par de meses y que ha sido un gran descubrimiento; tanto es así que he buscado otras obras de la autora para leer en breve.

Lo primero que quiero hacer es hablaros de la sinopsis de la editorial; algo que últimamente para mí se está convirtiendo en una batalla como la de Don Quijote contra los molinos. 
Me parece un despropósito. 
El primer párrafo parece una redacción de niño en edad escolar y el resto predispone al lector al dar demasiada información, haciendo un resumen de los primeros capítulos. 
Creo que las editoriales deberían tomarse más tiempo y cuidar estos detalles. Por suerte esta vez no había leído la sinopsis, ya que, de nuevo, la recomendación me llegó desde otros blogs amigos y me pareció bastante interesante lo que me contaban entre líneas.
Dicho esto...

Nos encontramos ante una historia compleja a la hora de catalogar dentro de un género. 
Construye una historia, ambientada en la década de los años cuarenta, cargada de obsesiones y con una ambientación al más puro y clásico estilo gótico. Mezcla tanto los géneros, apareciendo estos tan equilibrados, que podría encuadrarse en varias categorías a la vez; es una mezcla de terror psicológico y realismo.

Debo decir, para los lectores que huyen de las novelas de terror, que no llegamos a conocer el terror puro, como tal, pero sí algunas escenas, debido a su forma de narrar y a los elementos incluidos, consiguen sugestionarnos. 
La narración a lo largo de su desarrollo dará muchas vueltas, pero quizás lo que más me ha sorprendido a mí es el ritmo porque Sarah Waters se toma su tiempo para narrar los sucesos. 
La prosa de la autora es muy descriptiva, centrándose en los ambientes y escenarios.
No escatima en detalles y ese desarrollo pausado nos sumerge en algunas escenas extremadamente realistas arrastrándonos como testigos presenciales.
Debo insistir en que la ambientación es el punto fuerte de esta novela, ese trasfondo, oscuro y sórdido favorece que nuestro subconsciente se mantenga en tensión a la espera de la aparición de entidades sobrenaturales o en su defecto que alguien con intenciones ocultas se descubra.

La diferencia de clases, las obsesiones van a ser algunos de los temas que se tratan. 
Nos muestra a una familia, los Ayres, terratenientes venidos a menos; incapaces de avanzar al ritmo de los tiempos y que por lo tanto, permanecen aislados en la gran mansión familiar, Hundreds Hall.  
Esta mansión muestra un aspecto deplorable. Se desmorona día a día y parece arrastrar en ese deterioro a sus habitantes.
La casa se gana por derecho propio un lugar dentro del elenco protagonista, porque es un escenario omnipresente, cuya impronta marcará a todos los protagonistas. Los personajes de carne y hueso, a su vez, tienen una profunda descripción psicológica. 

Tenemos al doctor Faraday, alguien que vive obsesionado con la casa desde que la visitó en una ocasión, cuando tan solo era un niño. Un claro ejemplo de como la admiración puede terminar convertida en obsesión. Pero no solo la imponente casa obsesiona al buen doctor, sino que también le persigue la idea de ascender en ese sistema de clases inglés tan rígido como inaccesible. Faraday será el personaje que intente imponer una visión científica a los hechos.

La señora Ayres es una vieja de gloria que pasa el tiempo reviviendo el pasado e incapaz de adaptarse a un mundo que cambia rápidamente.
  
Caroline es la hija independiente de la familia Ayres. Sueña con alejarse de la casa, pero hay unos lazos invisibles, imposibles de romper, donde familia y "honor" la obligan a permanecer en Hundreds Hall. 

Roderick, el heredero, vuelve a casa tras la guerra con daños no solo físicos. La casa y su estado se convierten en un peso que recaerá directamente sobre sus hombros.

Y por último os hablo muy por encima de Betty, la criada a tiempo completo. Una joven, casi una cría, fácilmente sugestionable.
Como veis un elenco protagonista muy interesante y dispar.

El narrador es uno de los protagonistas y por lo tanto, un testigo directo que va reconstruyendo la historia poco a poco, muchas veces valiéndose del relato de otros personajes, porque lógicamente él no estará presente en todos los sucesos. La narración nos llega en primera persona y como siempre, los lectores deberemos tomar la decisión de si fiarnos o no de esa reconstrucción.

El final resulta sorprendente. 
Sarah Waters consigue mantener la tensión a lo largo de todos los capítulos, guardándose para el final una concatenación de pequeños detalles que consiguen sembrar la duda en el lector. 
Esta historia me ha recordado a grandes narraciones como "Otra vuelta de tuerca" de Henry James, a "Rebeca" de Daphne du Maurier y la película de "Los otros", quizás por esa ambientación y ese tono gótico tan marcado y que a mí me seduce de forma especial.

Me alegra haber inaugurado este año con esta lectura porque es excelente y por si fuera poco también he visto la versión cinematográfica de 2018, una película a la altura de esta novela porque hicieron una excelente adaptación.

miércoles, 12 de enero de 2022

La estrella blanca de Emilia Pardo Bazán

Sinopsis:

Emilia Pardo Bazán es sin duda una de las cuentistas más fecundas que ha producido la literatura de todos los tiempos. Notables por su número, los cuentos de Emilia Pardo Bazán, lo son también por la diversidad de sus temas y motivos. Constituyen un conjunto, cuya riqueza y complejidad hace difícil cualquier intento de clasificación, hasta el punto de que la propia autora, cuando recoge sus cuentos en colecciones, no intenta más que agrupar una serie de cuentos de temas muy variados aparecidos en la prensa hasta un determinado momento. Analizada detenidamente esta ingente y multiforme obra cuentística podemos observar diversos" centros de interés": cuentos de Galicia, cuentos patrióticos y sociales, cuentos psicológicos, cuentos trágicos y dramáticos, cuentos populares, legendarios y fantásticos y cuentos de objetos y seres pequeños.

Opinión:

Hoy os dejo en el blog mis reflexiones sobre La estrella blanca, un relato breve propuesto por Nitocris, administradora del blog Un libro en un tris y que leímos la noche del 5 de enero, convirtiéndose en mi primera #Lecturaconjunta de este 2022.

Ya os he hablado en alguna ocasión de Emilia Pardo Bazán, y lo seguiré haciendo en breve, porque es una autora española muy prolífica y cuyas obras no dejan de sorprender, no solo por su gran variedad temática sino porque han resistido muy bien el paso del tiempo.
Se sabe que tiene alrededor de seiscientos relatos publicados o recopilados en varias obras, pero se estima que estos fueron muchos más, alrededor de mil, ya que, según la costumbre de la época, muchos de ellos fueron publicados en periódicos y revistas, no solo de España, y bastantes siguen desperdigados aún sin localizar.

Pardo Bazán escribió ocho cuentos dedicados a la festividad de los Reyes Magos, y seis de ellos tienen como protagonistas a estos personajes.
La estrella blanca es un relato que he encontrado dentro del recopilatorio "Cuentos dispersos". Fue escrito originalmente en 1912 y publicado años después en "La Esfera", una revista ilustrada de la época. 
Como curiosidad os diré que la autora concluye con él su visión particular sobre los Reyes Magos que inició en 1895 con otro relato titulado "La visión de los Reyes Magos", y que forma parte de ese grupo de seis cuentos.
En esta narración breve, Pardo Bazán, nos ofrece una historia algo distinta a la que conocemos, insistiendo precisamente en detalles personales de los personajes y de los que la tradición cristiana ofrece escasos datos. Se atreve a crear un perfil físico y psicológico, debo decir que muy original, puesto que crea un arquetipo muy definido y único para cada uno de ellos y no escatima a la hora de relatarnos detalles sobre su origen y vida.

Poco más puedo contaros porque es un relato muy breve, creo que en mi versión digital tenía solo cinco páginas, pero como toda la obra Pardobazaniana es digna de ser leída y recuperada. 
Os animo a hacerlo.

jueves, 6 de enero de 2022

Guía del club de lectura para matar vampiros de Grady Hendrix

Sinopsis:

A Patricia Campbell su existencia nunca le ha parecido tan insignificante. Su marido es un adicto al trabajo, sus hijos adolescentes tienen su propia vida, su suegra senil necesita cuidados constantes, y siente que siempre va un paso por detrás de su interminable lista de cosas por hacer. Lo único que la mantiene viva es su club de lectura, un pequeño grupo de mujeres de Charleston unidas por su amor a las novelas de crímenes reales. En esas reuniones se habla de todo: desde la familia Manson a asuntos de sus propias familias.
Una tarde después de la reunión del club, Patricia es salvajemente atacada por una anciana vecina, lo que le llevará a conocer al atractivo sobrino de esta, James Harris. James es un hombre de mundo y muy leído que despertará en Patricia sentimientos que no había tenido en años. Pero cuando al otro lado de la ciudad unos niños empiezan a desaparecer y sus muertes son ignoradas por la policía local, empezará a sospechar que James Harris es más un criminal que una réplica en carne y hueso de Brad Pitt.

Opinión:

Terminé el año con esta lectura y ya os adelanto, desde estas primeras frases de la reseña, que me ha sorprendido muy gratamente.
Me había llegado recomendada desde varios blogs, una fórmula perfecta para acertar con una lectura, pero también me atrajo de ella otro detalle y es que al leer la sinopsis descubrí que combinaba dos elementos que a mí me atraen mucho: un club de lectura y vampiros. 

A lo mencionado hay que añadir que todos los libros que aparecen citados son reales, por lo que este tipo de obras pueden ayudar a los lectores a encontrar otros títulos curiosos.

Pero empecemos a desgranar lo que más me ha gustado. 
  • Lo primero es el argumento, porque el autor nos ofrece una historia de vampiros bastante actual. 
  • Lo segundo, los personajes. Todos ellos muy bien definidos, abarcando un amplio espectro de personalidades. 
  • El tercero, la estructura. La novela está dividida por secciones que llevan cada una por título un libro. Esas secciones hacen referencia a un mes y a la obra que están leyendo en el club de lectura. De ese modo sabemos en que mes están sucediendo los hechos y somos testigos de como va pasando el tiempo a la vez que se suceden los hechos.
  • Otro detalle que me ha gustado es el ritmo narrativo. La trama va avanzando y al mismo tiempo aumenta en intensidad, por lo que no da un respiro a los lectores. 

La trama se desarrolla en un barrio residencial de una pequeña localidad de Charleston, a finales de los ochenta y principios de los noventa.
Nuestra protagonista, Patricia Campbell, es una mujer a la que las 24 horas del día le resultan insuficientes. 
Su marido, como ya habréis leído en la sinopsis, es un adicto al trabajo; sus hijos van a su rollo y en ella recae también la labor de atender a su suegra, una anciana que necesita cuidados constantes. 
Patricia necesita un respiro y se anima a asistir a un club de lectura mensual. Según definición del género masculino del lugar, "Un club de lectura compuesto por amas de casa desquiciadas con demasiado tiempo entre manos". 
Lo que ellos desconocen es que está dedicado en exclusiva a leer libros de misterio y asesinatos.
Una noche, al regresar de su cita literaria, Patricia es atacada de forma brutal por una vecina, suceso que desencadena una serie de hechos extraños, entrando en escena un nuevo y misterioso vecino, James Harris. 

Y aquí finalizo con lo que considero la base del argumento. Quiero señalar que he recortado la sinopsis de la editorial porque en ella se descubren demasiados detalles del argumento, y el lector debe contar con total libertad a la hora de ir desentrañando la historia.

Los personajes, como ya he mencionado, aparecen muy bien descritos. Experimentan un arco dramático o de transformación ascendente, es decir, su desarrollo va de menos a más, y eso hace que todos, sin excepción, aunque haya personajes principales y secundarios, resulten muy atractivos e interesantes. Todos aportan su granito de arena, indispensable, para un progreso coherente del argumento.

Grady Hendrix, el autor, está dotado de un increíble sentido del humor que plasma en muchas de las situaciones que narra, pero también hay que advertir que otras situaciones descritas pueden herir la sensibilidad de lectores impresionables.

Es una novela de terror, sí, eso lo sabemos por el título y lo que entrañan los vampiros, pero en esta novela, además de que nos vamos a encontrar con unos seres que no son exactamente iguales a los descritos por Bram Stoker, también hay que decir que hay otro tipo de terror, más doméstico, y es al que se ven sometidas las mujeres.

El autor solo tiene traducidas dos obras al castellano. Una es esta de la que hoy os hablo y la otra es Horrostör, una historia que seguro que leo en breve porque como ya habéis visto me ha encantado su estilo. Creo que con esto basta para concluir con esta primera reseña del año. 
Es una historia destinada a los amantes de los libros y de los vampiros y que estoy segura de que no os decepcionará.