Entrada destacada. Colaboración revista digital "Cita en la Glorieta"

Estimado señor M. de Herman Koch

Mostrando entradas con la etiqueta Jeffrey Ford. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jeffrey Ford. Mostrar todas las entradas

martes, 27 de noviembre de 2018

El retrato de la señora Charbuque de Jeffrey Ford

Sinopsis:

El retratista Piero Piambo, la gran sensación de Nueva York en 1893, siente menguar sus ambiciones artísticas, pese a inmortalizar a todos los nuevos ricos de la ciudad en sus óleos. Pero entonces recibe un lucrativo encargo distinto a los demás.
Su cliente es una tal señora Charbuque; el único problema es que Piambo no podrá verla, sino que tendrá que sentarse delante de un elegante biombo y su modelo le contará todo sobre su vida, dándole pistas por las que él debe adivinar su apariencia.
Mientras se esfuerza lo indecible para capturar en el óleo el rostro de una mujer a la que no ha visto jamás, una serie de asesinatos tienen lugar en la ciudad. Y al tiempo que la relación de Piambo con la señora Charbuque va complicándose, este sospecha cada vez más que esos terribles acontecimientos, su encargo imposible y su extraña «benefactora» están íntimamente relacionados.

Opinión:

Descubrí este título en la biblioteca por casualidad; su lomo sobresalía del resto de libros que alineados compartían con él espacio en la estantería.
La misteriosa sinopsis fue el siguiente lazo que se cerró sobre mí atrapándome; hacía referencia a finales del siglo XIX, una etapa que me fascina; a un encargo imposible y a una atípica mecenas, todo ello regado con una serie de asesinatos de fondo, que convertían esta historia en un misterio perfecto para acompañarme de vuelta a casa.

Jeffrey Ford, según nos indica la editorial, es un profesor de escritura y literatura americana antigua, y esa influencia es lo primero que vamos a ver reflejada en su prosa, sobre todo en el estilo empleado.
En esta historia, podemos encontrar reminiscencias que nos harán recordar en momentos a obras como "El retrato de Dorian Gray", no solo por el estilo o porque el tema central gire alrededor de una obra pictórica, sino también por la actuación de los protagonistas principales.
La mujer que da título al libro, es alguien absorbente, capaz de atrapar mentalmente al protagonista hasta el punto de obsesionarle; alguien a la altura, aunque con más sutileza y protagonismo, que Lord Henry Wotton, el personaje que adoptaba el papel de mefistófeles en Dorian Gray.

La historia, como ya habéis podido comprobar por la sinopsis, comienza con un extraño encargo, yo diría que prácticamente un imposible.
La señora Charbuque quiere que el protagonista, Piero Piambo, le haga un retrato. Todo hasta aquí sería normal, el misterio reside en que ella quiere que el pintor lo haga sin verla.
De esa manera, el autor utiliza un elemento ajeno a la obra, nuestra desbordante imaginación, que se unirá al relato que la excéntrica dama iniciará, relatando parte de su vida, dando pistas al retratista para que lleve a cabo el atípico encargo.

Con lo primero que nos vamos a encontrar es con dos narradores, Piambo y la señora Charbuque, dos personajes que tomarán las riendas de su relato, y también con unos capítulos muy breves que ayudarán a mantener el suspense y el ritmo ágil de la narración.

El comienzo quizás pueda parecer un poco lento, pero tras un arranque pausado, de unas setenta páginas, el misterio toma el control de la narración y nos resulta imposible no vernos atrapados por el argumento.

Todo parece misterioso, desde los acontecimientos que rodean la vida de la señora Charbuque, hasta los que comienzan a suceder alrededor del pintor.
Tras cada entrevista, Piambo parece más confuso, y esa confusión también nos afecta a nosotros. Tenemos a una misteriosa dama, de comportamiento distante, que nos hace sospechar desde sus primeras apariciones.
Intenta parecer inocente, al tiempo que teje un relato que actúa como una tela de araña.
Ella guía su narración, y con ella la entrevista y las posibles preguntas que puedan surgir en el pintor.
De ese modo, la desconfianza se adueña del relato en primera persona, y nos demuestra que Jeffrey Ford es un escritor muy hábil.
Consigue crear una inquietante atmósfera cargada de suspense, valiéndose para complementar el argumento, de elementos como los escenarios, los ambientes, e incluso situaciones que logran crear confusión en el lector, eso sin citar la personalidad extraña que asigna a algunos de los protagonistas. Hasta el rápido pasar de las horas, la climatología que aparece de fondo a lo largo de toda la novela, parece jugar a su favor.

Otro detalle que vamos a encontrar y que nos hace retroceder hasta esa época de forma acertada es que la novela utiliza como pilares fundamentales para construir el argumento, la pintura y la ciencia, dejando un gran espacio para el esoterismo.
Vamos a ver un claro homenaje a los estilos pictóricos, a prerrafaelitas, simbolistas e impresionistas, al adoptar a un pintor como personaje central, dándonos una clase magistral sobre el efecto de la luz.
Nos mostrará como le afecta el paso de las horas, como incide sobre los objetos y los colores, siendo testigos de la búsqueda obsesiva por atraparla en el lienzo valiéndose de los pigmentos.

Realmente vamos a encontrar varias historias que corren de forma paralela.
La trama que sucede alrededor de este misterioso trabajo nos llevará a conocer la historia de Luciere Charbuque, también la vida presente y pasada del pintor, y como pincelada final del lienzo, una serie de muertes extrañas empezarán a sembrar de cadáveres las calles de Nueva York.

Una novela con la que el autor y el personaje femenino aúnan esfuerzos para desconcertar, mostrándonos a una mujer extravagante y maniática, cuya narración hará que nuestra atención se distraiga con un relato de toques fantásticos.
Como un buen prestidigitador se centrará en que solo veamos lo que ella quiere, entreteniéndonos y haciendo que interpretemos muchas veces de forma errónea los datos que aporta.
¿Y del retrato qué puedo decir? pues que se convertirá en ese elemento que acecha a Piombo de forma silenciosa, que le obsesiona y le perturba.

¿Qué se esconde tras ese extraño encargo, tras las pistas falsas y las distracciones en la narración?
El comportamiento de la señora Charbuque ¿es solo una representación?
¿Podrá pintar Piambo a la señora Charbuque, o plamar en el retrato su esencia?
Os reto a que lo descubráis...