sábado, 8 de febrero de 2020

Caen estrellas fugaces de Jose Gil Romero y Goretti Irisarri

Caen estrellas fugaces (Todos los muertos 01)
Sinopsis:

El cielo de Madrid se tiñe de rojo sangre... El firmamento parece venirse abajo.
Pero este solo es el primero de una serie de sucesos extraordinarios. A lo largo de dos intensos días de septiembre de 1859, dos personajes opuestos llevarán a cabo la investigación de estos fenómenos. Él es un hombre huraño y cínico, aferrado a la razón, antiguo investigador de falsos milagros que ya no cree en nada; ella, una joven vidente que puede percibir lo que la razón niega pero que vive atemorizada por inquietantes visiones.
Su aventura les conducirá hasta los infiernos, la ciudad de abajo, surcada por pasadizos ocultos; y también a los cielos, sobre los resbaladizos tejados. Juntos, recorrerán ese siglo XIX que se debate entre la fe y la ciencia, la luz y la oscuridad. Allí, donde acechan los monstruos, una singular belleza brilla junto a lo siniestro.
«-¿Qué es la sociedad Hermética? -pregunta el hombre de los bastones. Nada más escuchar ese nombre, al niño le flaquean las piernas. -¿Usted cree en el demonio, señor Luzón?»

Opinión: Caen estrellas fugaces (Todos los muertos 01)


"Hay hombres buenos, y hombres malvados. No hace falta recurrir a demonios para explicar los actos terribles de algunas personas."

Hace tiempo que tenía este libro en mi estantería pendiente de leer. Entre unas lecturas que terminan adelantando a otras, las que se cuelan, las lecturas conjuntas... me habían llevado a olvidarme totalmente de él. Fue Anabel Samani quien me lo recordó e inmediatamente pasó a la primera línea de lectura.

Este libro es el primero de una trilogía que lleva el título de Todos los muertos, y en él se recrea un universo que mezcla la novela histórica con el género de fantasía y el suspense.
La historia nos transporta hasta el Madrid del siglo XIX, justo en 1859 y voy a intentar mostraros los puntos más llamativos y que han hecho de esta lectura una buena experiencia.

Lo primero es que a pesar de utilizar la fantasía para relatar muchos de los sucesos narrados, algunos de ellos están basados en hechos reales, como por ejemplo el momento que da inicio a la novela.
En 1859, según relatan los diarios de la época, el cielo de Madrid se vio cubierto por una aurora boreal, resultado de una tormenta solar conocida como evento Carrington, la tormenta solar más potente de toda la historia y que pudo verse en latitudes medias como Roma o Madrid, e incluso en latitudes más bajas como Cuba.

Otro detalle que me ha gustado es el tipo de narrador empleado, uno omnisciente que no solo nos detalla el Madrid de la época, sino que también nos informa de los cambios que experimentará la ciudad con el paso de los años e incluso de los siglos.
De esa forma, para los que desconocen parte de la historia de la capital, pueden conocer edificios y calles al tiempo que trazan un mapa en su cabeza que muestra su evolución, conociendo el pasado y el presente de esos escenarios.

La obra tiene varios hilos argumentales que se van cruzando y a través de ellos conoceremos a los personajes principales, y aquí llega otro detalle también a tener en cuenta.
Lo normal en una historia es tener personajes buenos y malos, donde el héroe se debe enfrentar a un antagonista a su altura, pero aquí no, aquí todos los personajes están bañados de más sombras que luces, tienen un pasado oscuro que les marca y que en nosotros dejará huella.
Creo que los personajes son "uno"de los platos fuertes de esta historia, porque los autores nos ofrecen una meticulosa descripción de sus mecanismos internos.

También puedo deciros que juegan, moldeando a su antojo los limites de ficción y realidad, así que no es de extrañar encontrarnos entre las páginas de esta novela a personajes reales caminando junto a ficticios.

Reconozco que la época que sirve de ambientación me fascina, pero en este libro he encontrado una historia que además me ha sorprendido, uno de los fallos, porque creo que hay un par, es algo que ya advertí al comienzo, este libro forma parte de una trilogía, y algunos hilos quedan en suspense sin atar hasta la siguiente novela, que por cierto, gracias a la demora que ha sufrido esta lectura ya está disponible la segunda entrega y casi el final de la saga.

El otro detalle del que os advertía y que puede ser tanto un pequeño error como una licencia del escritor, totalmente perdonable, es que aparece un jovencísimo Benito Pérez Galdós. Los que nos consideramos Galdosianos tenemos como primera fecha de referencia, que el insigne escritor llegó al Madrid Isabelino procedente de su Canarias natal a finales de 1862, cuando el joven contaba con tan solo 19 años. Después volvió a Canarias en el verano del 63 y retorno a la capital coincidiendo con el curso universitario para matricularse en Derecho.

Salvando este par de detallitos que he dejado para el final y que no llegan a enturbiar el buen aspecto de esta novela en general, os digo que tengo preparada ya la segunda parte, de lo que se desprende que el argumento me ha gustado y también la forma de desarrollarlo. Mantiene un buen ritmo narrativo a lo largo de la narración incorporando giros radicales en algunos momentos, también debo deciros que ese ritmo se intensifica en los dos capítulos finales.