martes, 11 de mayo de 2021

El asesino vive en el 21 de S. A. Steeman

Sinopsis:

En el neblinoso Londres de los años treinta, un asesino en serie tiene aterrorizada a la capital. Tras matar a sus víctimas de un golpe en la cabeza, les roba y deja junto a ellas una nota con la más anodina de las firmas: «Mr. Smith». 
Cuando, tras el último ataque, un testigo ve al criminal entrar en una pensión del número 21 de Russel Square, Scotland Yard —con el superintendente Strickland al frente del caso— pondrá bajo vigilancia a sus huéspedes: la viuda Hobson, dueña del establecimiento; el señor Collins, vendedor a domicilio de radios; el mayor Fairchild, retirado tras haber servido en las Colonias; la señorita Holland, amante de los gatos... 
Pero pese a haber estrechado tanto el cerco, descubrir entre todos la verdadera identidad de Mr. Smith no resultará sencillo en absoluto...

Opinión:

Esta semana vuelvo a dedicar la entrada semanal a una novela policíaca clásica que estoy segura de que llamará vuestra atención. 
Esta historia fue publicada en 1939 y tres años después fue llevada al cine por Henri-Georges Clouzot, quien la ambientó en el barrio de Montmartre en lugar de Londres, que es el escenario original por el cual se moverá nuestro asesino.

El asesino vive en el 21 nos transporta hasta un Londres en cuya memoria aún resuenan los ecos de otro asesino serial, Jack el Destripador. Este nuevo asesino londinense, que firma sus crímenes como Mr. Smith, sigue siempre el mismo patrón: asesinar a sus víctimas con un golpe certero y, tras robarlas, huir amparándose en la niebla. 
El superintendente Strickland se pondrá al frente de la investigación, pero el único dato que puede llevarle a dar con el asesino es tan poco fiable como el testigo del que procede la información y que le llevará hasta una pensión ubicada en el número 21 de Russel Square.

La investigación del superintendente va a resultar complicada, tanto o más que la de los lectores, que trataremos de descubrir quién de todos los habitantes del número 21 es el asesino. 
Algunos autores de la época tenían por costumbre, en sus novelas policíacas, entablar una especie de lucha mental con sus lectores. Los retaban a hallar por sí mismos la solución del caso, y S. A. Steeman  va a actuar de igual forma.
Este escritor no solo nos invita a descubrir al asesino, sino que sabe a ciencia cierta que no seremos capaces de dar con la solución, al menos al completo, porque por decirlo de alguna forma, es un poco liante. 
En dos ocasiones, llegando ya al final, interrumpirá la narración para informarnos de que tenemos en nuestro poder todos los elementos necesarios para descubrir la verdad y que la solución aparece citada, literalmente, en distintos lugares de la narración... 
¿Es eso cierto? pues no del todo.

Mal de muchos, consuelo de tontos...

Debo deciros que este autor no solo se ríe de nosotros, sino que no duda en calificar al gran Sherlock Holmes y a su método de simplista, y aún así considerarlo muy superior al inspector jefe Strickland que como ya sabéis será el encargado de dirigir esta investigación.
Con esto quiero decir que Steeman se cree superior a nosotros, porque sabe que los lectores nos dejamos distraer con facilidad, y eso que no duda en señalarnos que: solo abordando el enigma desde un nuevo punto de vista se logrará descifrar.

Esta novela fue escrita, como ya he indicado, en el año 1939, y podría encuadrarse perfectamente dentro de la llamada Golden Age, ya que a pesar de que su autor es belga y no inglés, tanto los escenarios como la ambientación, estilo y planteamiento, resultan auténticamente brittish, sin olvidar el sentido del humor con el que adorna algunos diálogos.
Las características de este relato también se ajustan a todas esas normas que los fundadores del selecto club, el Detection Club, pusieron por escrito para que en sus relatos prevaleciese el juego limpio, y los detectives de sus obras contasen con las mismas pistas que el lector.
Os he dicho que el autor era un poco tramposillo, pero debo reconocer que la resolución del caso solo es encubierta parcialmente por él, y es uno de esos requisitos del Detection club. 
Es cierto que Steeman se guarda un as en la manga que yo no fui capaz de detectar porque actúa como un prestidigitador, nos entretiene y hace que miremos hacia otro lado, mientras él manipula el modo en que da la información. 
Imaginé o intuí lo que sucedía, pero se me escaparon algunos detalles y eso me impidió dar con la solución exacta.

miércoles, 5 de mayo de 2021

Los casos del comisario Collura de Andrea Camilleri

Sinopsis:

Un crucero en el que todo puede pasar. Un caso para el comisario Collura, un investigador sin igual.
Tras resultar herido en un tiroteo, el comisario de policía Vincenzo Collura, conocido por todos como Cecè, acepta encargarse de la seguridad de un crucero que surca las aguas del Mediterráneo mientras se recupera de sus heridas.
 
Sin embargo, al poco de embarcar, deberá enfrentarse a ciertos misterios que harán de su posición en el barco algo muy necesario. Entre falsos cantantes, fantasmas que aparecen misteriosamente, intercambios de gemelos, cadáveres desconocidos y un robo de joyas de incalculable valor, Cecè se encontrará, una vez más, teniendo que confiar en su olfato y en sus células grises para dar con los culpables.

Opinión:

Cuando, hace escasamente un mes, me enteré de la publicación de este libro del desaparecido maestro de la novela negra, Andrea Camilleri, supe que tenía que hacerme inmediatamente con él.Esta obra que lleva el título de "Los casos del comisario Collura" por lo primero que nos sorprende es por su brevedad, 128 páginas, pero ya veréis como hay alguna cosilla más que la convierten en interesante.

En 1998, el periódico La Stampa le propuso a Camilleri una colaboración veraniega, y así nacieron los ocho relatos que componen esta obra y que tienen como protagonista a Collura. La primera curiosidad la encontramos en el nombre de este nuevo personaje, ya que fue uno de los que barajó utilizar cuando creó a ese otro comisario que le hizo famoso y que al final fue elegido en un homenaje a Vázquez Montalban, me estoy refiriendo a Montalbano.

Uno de los requisitos que debía cumplir el autor para esas colaboraciones era ceñirse a una longitud preestablecida, por ese motivo, si os animáis con esta lectura, comprobaréis que los relatos son muy breves.

Los ocho relatos tratan sobre temas diversos, pero tienen una peculiaridad, y es que todos los casos suceden a bordo de un crucero. 
Para ello, Camilleri, nos presenta las ocho narraciones, pero no como si fuesen independientes, sino que crea un hilo conductor principal para enlazarlas.
En ese hilo principal conoceremos a Cecè Collura, y el motivo de que un comisario de policía se encuentre desempeñando las funciones de seguridad a bordo del crucero.
Los ocho relatos llevan los siguientes títulos:
  • El misterio del faso cantante.
  • El fantasma en el camarote.
  • Trampa de amor en primera clase.
  • Guapa, joven, desnuda y prácticamente asesinada.
  • Un ramo de mujeres para el petrolero Bill.
  • Las joyas al fondo del mar.
  • ¿Qué ha pasado con la pequeña Irene?
  • La desaparición de la viuda inconsolable.
Andrea Camilleri sigue los pasos de la gran dama del crimen, Agatha Christie, y nos plantea un juego al estilo de las novelas de cuarto cerrado y que se extiende a los ocho casos.
Debo deciros que esa limitación en su extensión pesa mucho sobre el desarrollo y los relatos casi no ofrecen pistas al lector, eso sí, no por ello van a dejar de sorprenderos en su resolución, porque, a los que hayáis leído a este autor ya sabréis de qué os hablo, llevan muy marcada la personalidad de Camilleri.

Lógicamente habrá relatos que os gustarán más que otros, es algo inevitable, pero os alegraréis de haber conocido a este otro investigador tanto o más que los cruceristas que pululan por este crucero. Os aseguro que estas breves narraciones os sabrán a poco.

martes, 27 de abril de 2021

Retrato de un asesino de Anne Meredith

Sinopsis:

«Adrian Gray nació en mayo de 1862 y murió violentamente a manos de uno de sus propios hijos el día de Navidad de 1931. El crimen fue espontáneo e impremeditado, y el asesino se quedó mirando primero el arma dejada en la mesa, luego el cadáver, a la sombra de las cortinas de tapiz, aún sin miedo, sino incrédulo y sin palabras»
Así comienza Retrato de un asesino (1934), una de las primeras muestras de novela policiaca «invertida», donde la identidad del asesino es conocida desde la primera página y el suspense se elabora a partir de sus coartadas y de la incógnita de si será descubierto o conseguirá escapar. Al mismo tiempo, la novela pertenece a la noble tradición inglesa de los crímenes en Navidad, punto de partida, por lo general, para un siniestro retrato de familia. Anne Meredith no desaprovecha ninguno de estos elementos y se adentra en la psicología criminal creando un gran personaje de asesino artista que entronca con otra conocida tradición británica, el esteticismo decadentista.

Opinión:

Lucy Beatrice Malleson, la autora de hoy, es conocida por los seudónimos de J. Kilmeny Keith, Anthony Gilbert y Anne Meredith
Puede que el nombre que más os suene sea el de Anthony Gilbert, pues fue el que más utilizó, y eso se debe a que estaba convencida de que la falta de popularidad con la que contaron sus obras en un principio se debía a prejuicios de género, por ese motivo decidió adoptar un sobrenombre de varón y bajo él creó al personaje de Arthur Cook, un abogado que sería protagonista de toda una saga. 
Como última curiosidad sobre esta autora os diré que fue secretaria del Detection Club, la asociación de escritores de género policíaco más antiguo del mundo, donde participaron autores como Chesterton o Agatha Christie, entre otros muchos.

Ya sabéis que una de mis grandes pasiones son las novelas criminales y los clásicos, pues bien, esta semana os traigo al blog una mezcla de ambas; un gran clásico policíaco escrito en 1934 que, como ya habréis leído en la sinopsis, es una de las primeras obras "invertidas", y la primera que firma como Anne Meredith.

La novela detectivesca, por lo general, es una historia de ficción que tiene como premisa un asesinato y que intenta distraer al lector al tiempo que le propone un reto: descubrir al asesino y los motivos que le empujan a cometer el acto delictivo. De esa forma nos mantiene en vilo de principio a fin.
Pero aquí el planteamiento que nos presenta Anne Meredith es distinto; la resolución del misterio desaparece, o más bien parte de él, porque desde los primeros compases conocemos que se ha cometido un asesinato y quién ha sido el criminal. 
Supongo que pensaréis que algo así pierde la gracia, pero no, porque la autora, además de mostrarnos cuáles han sido los motivos, hará un perfil completo del asesino; un retrato, como bien se índica en el título, describiendo tanto lo que piensa el delincuente sobre los demás, como los demás sobre él. 
Tampoco olvida hacer un seguimiento de la investigación que se llevará a cabo y posteriormente del juicio.
Esta estructura inversa o invertida es más común de lo que se puede pensar y quizás la duda que sobrevuela a los lectores es saber si el criminal logrará salirse con la suya.

En el comienzo ya sabemos que Adrian Gray es el asesinado. Un personaje casi importancia, salvo que su muerte es la premisa sobre la que se construye el argumento. 
Sabemos que es Navidad y que el difunto no guardaba buenas relaciones con ninguno de sus hijos. Eso, aunque pueda parecer irrelevante, porque también conoceremos quién es el pertrechador del crimen, sirve para que nos creemos un pequeño perfil tanto del asesinado como del resto de personajes que irán entrando y saliendo de escena.

La novela se divide en siete partes.
En la primera conoceremos a los integrantes de la familia Gray a través de un narrador en tercera persona. Esas descripciones serán un poco superficiales, y por ese motivo, en la segunda parte el asesino nos ofrecerá una versión más completa aunque subjetiva de cada uno de ellos, mostrándonos sus impresiones al tiempo que las plasma en su diario.
La segunda parte será la única que aparezca relatada por un narrador protagonista, que sobra decir que emplea la primera persona.
En la tercera parte volvemos a recuperar al narrador externo que ya no nos abandonará hasta el final. 
Los lectores, que ya vamos un paso por delante porque conocemos datos que ignoran los personajes, podremos observar en detalle como afectará el asesinato del cabeza de familia de forma individual a cada uno de ellos.
En la cuarta llega el momento de que un nuevo personaje entre en escena, el tan esperado detective, y con él la autora nos ofrece la posibilidad de observar los interrogatorios, viendo como ese perfil de los personajes se va completando. He de decir que el detective tiene muy poco protagonismo.
En la quinta parte llega el previo al juicio, esa sesión tan común en los círculos anglosajones en que se decide a quién se juzgará... y de ahí al final tan solo quedan un par de secciones, en las que algunas pistas, hasta ahora ocultas, saldrán a la luz estrechando el cerco sobre el culpable.

Os he mencionado que el detective en esta historia tiene muy poco protagonismo, pero no debemos olvidarnos de lo mencionado al comienzo, nos encontramos con una estructura distinta a las que, por lo general, nos acostumbra el género policíaco.

Aquí el detective, aunque nos lo pintan como perspicaz y atento, resuelto a llegar al fondo del misterio, tiene muy poco desarrollo, por el contrario, como ya sabemos por el título, el asesino que intentará escapar a las consecuencias de su acción por todos los medios, sí tiene una descripción completa.

Resumiendo...
Anne Meredith en este libro nos ofrece una novela singular, ya sabéis que me gusta hablaros de esos detalles curiosos que encuentro, y en esta ocasión mi mirada se posa sobre esa originalidad que recae en que el foco no se pone sobre los escenarios o sobre otros detalles del crimen; aquí lo importante son los personajes que tienen un mayor desarrollo y que son los encargados de crear un argumento más dinámico, por ese análisis conductual que nos ofrece la autora.

martes, 20 de abril de 2021

El castillo de Otranto de Horace Walpole

Sinopsis:

El castillo de Otranto (The Castle of Otranto, en inglés) es una novela escrita por Horace Walpole en 1764. 
La acción se desarrolla en la Italia medieval y narra la historia del tirano Manfred, cuya estirpe arrastra una maldición desde que su abuelo usurpara el poder del castillo a sus legítimos poseedores. Manfred trata de perpetuar su herencia casando a su débil hijo Conrad con la princesa Isabella, pero poco antes de la boda ocurre un accidente fatal de origen aparentemente mágico que frustra sus designios. A partir de este suceso, se desencadenarán una serie de misteriosos fenómenos sobrenaturales y pasiones encendidas que tendrán como escenario el asfixiante y siniestro decorado del castillo, uno de los principales “personajes” del relato: puertas chirriantes, pasadizos oscuros y criptas secretas hacen su aparición por primera vez. Había nacido la literatura de terror.

Opinión:

Hoy os voy a hablar de una novela gótica interesante por varios motivos.
La narrativa gótica es un género literario subsumido por el de terror, pero lo más curioso es que hasta la aparición de la primera obra gótica no puede decirse que existiese la de terror. Es cierto que existían narraciones populares fantásticas pero con unas características distintas que las asociaban al movimiento estético del Romanticismo.

El castillo de Otranto, publicada por Horace Walpole en 1765, está considerada como la primera novela gótica, y por lo tanto, según lo mencionado anteriormente, también se consideraría como la primera propiamente de terror, aunque lo cierto es que para los lectores actuales, tan acostumbrados al terror más intenso, esta no da ningún miedo.

Lo primero que os quiero contar es que Horace Walpole fue un escritor un poco tramposillo.
En la primera edición que se publicó, hizo creer a los lectores que era la traducción de un manuscrito impreso en Nápoles en el año 1529 y que había sido hallado recientemente en una biblioteca particular en el norte de Inglaterra. 
Decía desconocerse la fecha exacta en qué fue escrito originalmente, aunque mencionaba que podría haber sido entre 1095, año de la primera cruzada, y 1243, año de la última, y dejaba constancia de que el estilo, al italiano más puro, se había respetado al hacer la traducción, de ahí que la prosa resultase bastante arcaica.

A partir de la segunda edición, aclaró en el prefacio, que debido a la gran aceptación por parte del público se veía obligado a pedir perdón a sus lectores. Reconocía la autoría del texto y que toda esa pequeña farsa se debía a querer ofrecer a los lectores algo novedoso, una obra que aunase el medievalismo y el terror, o dicho de otro modo, una historia moderna para esa época que se sirviese de un estilo más antiguo.
A raíz de esta aclaración, muchos de los que en un principio habían alabado el relato pasaron a calificarla de ficción romántica absurda, e incluso inmoral.

Los elementos que vamos a encontrar son los clásicos de una trama gótica:
Walpole crea una atmósfera de misterio amparándose en elementos que posteriormente se convertirán en elementos arquetípicos como los paisajes sombríos, bosques tenebrosos, ruinas y castillos medievales, las criptas y cementerios; pero eso solo en lo que se refiere a escenarios, también incorporará la climatología adversa; las tormentas, todo ello amparado por la nocturnidad, ingredientes que muchas veces habían surgido o aparecido ya en las leyendas populares.

Los personajes, de los que no nos podemos olvidar porque son fundamentales para estas historias, están sujetos a pasiones desenfrenadas, ataques de pánico, amor enfermizo y a un erotismo larvado que no manifiesta abiertamente los oscuros impulsos del tirano, aquí protagonista, y que requiere de una doncella, la partenaire, esa muchacha cándida que es perseguida para que cometa una acción indigna o inmoral. En este apartado también hay que mencionar como personajes, aunque muy secundarios, los fantasmas o las almas torturadas.
Los protagonistas no aparecen descritos a conciencia porque realmente lo que quiere el autor es centrarse sobre los hechos y, por supuesto, sobre los escenarios y ambientes para generar angustia y apelar a la conciencia del lector. 
Sobre los personajes tan solo hace un pequeño esbozo, lo suficientemente escueto para que les conozcamos, y prefiere dedicar más espacio a esos sentimientos que les persiguen, atormentan y que servirán para hacernos una idea de cómo son en realidad.

La obra, además de todos esos ingredientes que he mencionado, también se construye sobre una antigua profecía, otro elemento al que recurrirán los autores que cultiven el género de relatos góticos.
En esta primera entrega del género se nos cuenta que:

El castillo de Otranto debe dejar de pertenecer a la familia que lo ocupa cuando su verdadero propietario se vuelva demasiado grande para habitarlo.

Sobre esta premisa se da inicio a la historia, aunque estaréis conmigo en que, generalmente, las profecías son demasiado ambiguas y resulta difícil encontrar un sentido lógico a su contenido, así que eso es básicamente lo que sucede al comienzo de la narración, que cada personaje va por libre interpretando los acontecimientos citados en la predicción y que, por supuesto, se suman a unos hechos que se van sucediendo de forma inexplicable y que aparecen tras la muerte del joven e insustancial Conrad.

Horace Walpole, como habéis visto, construyó unas bases para el género incorporando un montón de elementos o recursos muy versátiles y que daban mucho juego, ¡claro está! que el desconocía que iba a ser el padre de este nuevo estilo.
Aún así elaboró esta historia con mucho tiento, no escatimo en detalles y tampoco le tembló la pluma al incorporar detallitos escabrosos.
Puede que no sea la mejor  puede que tampoco suscite angustia intensa en el lector, no en el modo en que actualmente estamos acostumbrados, pero Warpole inició una moda literaria, por decirlo de algún modo, que se extendió desde el siglo XVIII hasta finales del XIX. Actualmente, los autores de terror moderno siguen recurriendo a algunos de esos viejos arquetipos que él incorporó en "El castillo de Otranto".

Estaréis pensando que he hablado muy poco del argumento o de otros elementos, pero os remito a la sinopsis, ahí se dan las claves principales y hay que contar también con su brevedad, en mi versión digital 124 páginas.

¿Os lo recomiendo?, por supuesto, si sois amantes del género gótico no podéis dejar pasar la oportunidad de conocer la obra que le dio origen y que se desarrolló plenamente con escritores como Mary Shelley o Ann Radcliffe 

martes, 13 de abril de 2021

Los crímenes de la carretera de J. D. Barker y James Patterson.

Sinopsis:

Una noche, Michael Fitzgerald descubre a una joven muerta en su bañera al volver del supermercado. Al lado del cadáver hay una pluma de gorrión. Aterrorizado, llama a la policía, que le interroga sobre la víctima, Alyssa Tepper, a la que él asegura no conocer. 
El detective Dobbs y la agente Gimble, del FBI, unen fuerzas en lo que parece un simple asesinato: cuando salen a la luz fotos en las que Michael aparece besando a Alyssa, es arrestado de inmediato, pero a las pocas horas aparece otra víctima con el mismo patrón: una pluma de gorrión colocada al lado del cuerpo. Cuando aparecen más, no solamente en Los Ángeles sino repartidas por todo el país, tienen claro que se enfrentan a un nuevo serial killer, al que apodan Birdman.

Opinión:

Hoy os traigo hasta esta estantería virtual una novela escrita a cuatro manos, algo que ya habíamos visto hacer a J. D. Barker hace un par de años cuando publicó "Drácula. El origen".
En esta ocasión Barker, que últimamente se ha convertido en todo un escritor de thrillers con su trilogía de "El cuarto mono", une esfuerzos a los de James Patterson, creador de la saga "Alex Cross" y que está considerado como uno de los escritores de mayor éxito en todo el mundo, para sorprendernos con un thriller cargado de giros argumentales.

Lo primero con lo que nos vamos a encontrar es con una novela con capítulos muy breves; un total de 148 más el epílogo, distribuidos en siete partes.
Cada una de esas partes comienza con una frase firmada por el Dr. Barton Fitzgeral, uno de los personajes implicados en la historia, y con ellas iremos haciéndonos una imagen de su mentalidad. 
Pero esa no será la única información que se nos facilite en esa página, también nos indicará en qué lugar se van a desarrollar los acontecimientos, escenarios que nos llevarán a recorrer el mapa de Estados Unidos, iniciando un viaje que nos llevará de costa a costa.

Cada uno de los capítulos a su vez, llevará en el encabezado el nombre de un personaje que será el encargado de ir narrando los acontecimientos de los que es testigo.
De esa forma nos encontraremos con varios hilos argumentales que se irán sucediendo y que nos presentarán los hechos con un relato más o menos lineal.
Los protagonistas principales serán Michael y Megan Fitzgerald, el detective Dobbs y la agente del FBI, Jessica Gimble, aunque habrá algunos personajes secundarios que también intervendrán en momentos puntuales en el relato. 
Los autores hacen distinción a la hora de narrar entre los cuatro personajes que acabo de mencionar y el modo de hacerlo es dar prioridad a unos sobre otros. 
Tanto Michael como Megan nos ofrecen el relato en primera persona, con la pequeña diferencia de que Megan lo hará con una declaración por escrito, solo con este pequeño detalle ya vemos que Michael ostentará el protagonismo principal y Megan ya va quedando un poco más relegada en la trama.
El resto de hilos, incluidos los de Dobbs y Gimble, narrarán en tercera persona, con lo cual ya tenemos una imagen muy clara de que lugar ocuparán en la historia.

No quiero olvidar mencionar en este apartado dedicado a los hilos narrativos que hay uno en el que no aparece reflejado el nombre del personaje. 
Seguimos sus pasos pero desconocemos quién se esconde detrás de esa narración, es un gran generador de intriga y hay que alabar con ello al tándem de escritores, porque aporta mucho suspense.

El argumento es muy entretenido, ya habéis leído la sinopsis, y los autores no dejan ni un solo cabo sin atar.
Michael Fitzgerald se encuentra a una mujer muerta en su bañera que el asegura no conocer. Desde ahí se inicia una persecución sobre él; la policía y el FBI le acusan de ser un asesino serial.
Vamos a encontrarnos una trama cargada de pistas y giros argumentales, eso sumado a la brevedad de los capítulos, contribuyen no solo a agilizar la lectura sino que también le aporta un ritmo que va en aumento. 

Los lectores participamos en la investigación enfrentándonos a un asesino serial, porque esa forma de narrar en primera persona parece que nos induce a participar en el caso como un personaje más, en una carrera contrarreloj cargada de obstáculos.

Debo deciros que hay un par de detalles que no me han gustado. Uno de ellos es el perfil que se da a la agente del FBI, Jessica Gimble.
Los autores la dibujan como una supermujer, fría, superficial, inaccesible, que roza la prepotencia en algunos momentos, para hacer valer sus derechos sobre el resto de compañeros masculinos, algo totalmente innecesario, porque los lectores no buscamos eso en los perfiles de protagonistas femeninos. Buscamos a alguien de carne y hueso, eficaz, y que no tenga la necesidad de mostrarse a cada segundo, perfecta.
El otro detalle es el epílogo del final, para mí totalmente prescindible.

Y ya para terminar una pequeña confidencia:
Creo que Patterson es el encargado de escribir los capítulos pertenecientes a los detectives... pero no sé si habré acertado, puesto que la novela es muy homogénea y no se distingue diferencia entre los capítulos. Mi apreciación se debe a que he leído a ambos autores y me da esa sensación; ya me contaréis qué opináis vosotros.

martes, 6 de abril de 2021

El hombre invisible de H. G. Wells

Sinopsis:

La máquina del tiempo 
La isla del doctor Moreau 
El hombre invisible 
La guerra de los mundos

En este volumen presentamos las cuatro novelas fundamentales de H. G. Wells, centradas en temas que siguen preocupando en la actualidad y continúan marcando el camino de la investigación científica, con todo lo que tienen de positivo y de negativo: el viaje en el tiempo, la invasión extraterrestre, la enajenación mental que puede provocar la ciencia y la manipulación genética. 

Son cuatro novelas, en definitiva, que siguen teniendo vigencia a principios del siglo XXI. 

Opinión:

Esta semana, la protagonista del blog es una de las novelas que se incluyen en este recopilatorio de H. G. Wells, autor que junto a Julio Verne está considerado como uno de los padres de la ciencia ficción, espero poder reseñar en breve alguna obra más.

El hombre invisible, escrita en 1897, es uno de las grandes clásicos de ciencia ficción, pero del que tenemos una idea un poco distorsionada del argumento, quizás por las versiones cinematográficas que se han hecho con posterioridad sobre él. Esas películas poco tienen que ver con la obra original, aunque sí es cierto que la que guarda más parecido es la que se rodó en 1933.

La novela en sí es muy breve pero me ha sorprendido por un par de temas que trata. 
El argumento más o menos lo conocéis; un científico que descubre el poder de la invisibilidad pero no cómo retornar a su estado inicial. 
Con esto podemos pensar que el tema principal será la investigación y los intentos fallidos para librarse de ese mal que le aqueja, pero lo cierto es que estos temas pasan a ser totalmente secundarios. Wells prefiere centrarse en denunciar el uso mal dado a la ciencia y en mostrarnos a una sociedad que no está aún preparada para esos avances
Como decían en la película "Men in black", el individuo es listo, pero la masa es un animal miedoso, idiota y peligroso, y esa situación es algo que vamos a ver aquí reflejada y que en algunos momentos nos arrancará una sonrisa, porque lo cierto es que el autor no olvida adornar algunas escenas de la primera parte con un ligero toque de humor. 

Mediante la técnica in media res, Wells nos sitúa justo en mitad de la trama. 
En ese punto vamos a ver como nos oculta adrede varios detalles; el principal es el nombre del protagonista y también el cómo y el por qué ha llegado a su situación actual. 
Con este vacío argumental, que solo se rellenará al llegar a la parte final, Wells intenta alejarnos de detalles que puedan desviarnos de los temas principales ya mencionados al comienzo de la reseña.
A cambio de esa omisión de detalles nos ofrece una excelente descripción psicológica del personaje que entra en acción con unas características ya prefijadas. 
Es un personaje manipulador y egoísta, que sufre constantes ataques de ira, comportamiento que no hará más que empeorar según avancemos en la historia, por lo tanto nos encontraremos que tiene un arco de transformación totalmente descendente. De esa forma y con ese detalle de la omisión del nombre, Well nos muestra a un hombre invisible, misterioso, casi deshumanizado, volcado únicamente en su investigación y que desprecia al resto de la sociedad a los que considera inferiores.

La novela cuenta con muy pocos personajes, podría decirse que pueden contarse con una sola mano, y a medida que uno entra en acción los otros acostumbran a salir de escena.
Respecto a los narradores vamos a ver que el autor no se conforma con el empleo de uno solo y nos ofrece varios que se van sucediendo.
El principal de todos ellos será un narrador en tercera persona, una especie de cronista y por supuesto no puedo olvidar mencionar al hombre invisible, que será el encargado ya llegados al final, de llenar ese vacío argumental que existe alrededor de su persona.

viernes, 2 de abril de 2021

El conde de Montecristo de Alexandre Dumas

Sinopsis:

El conde de Montecristo es, en principio, la historia de una venganza. Alguien sufre una injusticia y años más tarde reaparece para castigar a los autores de su desgracia. Pero es también un alegato contra el poder judicial corrupto, ya que aquella injusticia se realizó con la colaboración expresa de las instituciones jurídicas. Durante su estancia en prisión el protagonista entra en posesión de los conocimientos teóricos y prácticos de su tiempo, por lo que su venganza no es sólo la de un hombre agraviado, sino la de un "intelectual agraviado".
Cuando el protagonista se fuga de la prisión, el azar, es decir la Providencia, lo convierte en uno de los hombres más ricos de la tierra. 
Venganza, corrupción, intelecto y riqueza.  La cuadratura de un círculo narrativo que encierra al lector en un vértigo fascinante y seductor, pero también inquisitivo, moral y cívico.

Opinión:

Rumores... rumores.

Creo que sobran las presentaciones para esta magistral novela y para su autor porque de ellos se ha hablado mucho y se ha escrito bastante más.
A pesar de ello, voy a haceros una pequeña introducción sobre el autor, para mencionar los detalles más importantes que quedan fuera del argumento y que parece que enturbian un poco la prolífica y brillante carrera literaria de este genio del Romanticismo francés. 
Desde este momento os pido disculpas por la extensión de la reseña, pero es que para un libro tan extenso no sirve la brevedad.
Y dicho esto empiezo...

Alexandre Dumas escribió El conde de Montecristo en 1844 y fue publicada en 18 entregas siguiendo la costumbre de la época. 
También sabemos que gracias a su prolífica trayectoria literaria se ha convertido en el autor más leído en lengua francesa, y solo a modo de curiosidad os diré que se rodeo de "colaboradores", más de sesenta, que le ayudaban en sus obras. 
A pesar de que muchos lectores atribuyen la totalidad de sus historias a esos "negros literarios", hay que decir que se desconoce en qué medida estos colaboraban en ellas. 
Se sabe que escribían guiones, que recababan información y puede que escribiesen parte de esos manuscritos base, pero lo cierto es que Dumas era el encargado de modificarlos y enriquecerlos desarrollando la historia y añadiendo giros y diálogos.

De esto se ha hablado mucho y también de que su colaborador más conocido, Auguste Maquet, pudo ser el autor de gran parte de El conde de Montecristo y de Los tres mosqueteros, pero eso son tan solo conjeturas que a día de hoy no se pueden probar.

También se comenta que Alejandro Dumas se encontró en una ocasión con su hijo (Alejandro Dumas hijo) y le preguntó:
"Has leído mi última novela", a lo cual el hijo contestó: "Yo sí. ¿La has leído tú?", haciendo precisamente alusión a esas habladurías que decían que las obras no eran escritas por él, pero esto, como lo anterior, es tan solo un chascarrillo de la época igual de difícil de contrastar.
En fin, que cada uno sabrá que valor da a los rumores.

El Romanticismo, y cómo la venganza se sirve en plato frío.

Esta novela, que en mi edición de la editorial Debate tiene 1154 páginas, está considerada como la mejor obra de Dumas. Para mí ha sido un gran gran placer leerla porque no me ha dado ni un respiro. No existe a lo largo de toda la narración ni un solo capítulo en que el lector pueda decir que se ha aburrido.
Ya sabéis que una de las principales características del Romanticismo son los sentimientos exagerados, y en esta novela vais a tener una buena muestra de ellos.

El conde de Montecristo es la historia más famosa que existe sobre una traición y su consiguiente venganza, pero yo creo que va más allá, porque a su vez la venganza, un término que se va a repetir con frecuencia en esta reseña, se convierte en un proyecto personal del personaje que nos guía hacia una crítica contra el poder judicial corrupto. 
Lógicamente la crítica de Dumas no se detendrá ahí, y continuará exponiendo a la sociedad, sacando a la luz la hipocresía de la clase dominante y esa obsesión por acumular poder, ya fuese político, económico o social.
Entre la amplia muestra de sentimientos exagerados que vamos a ver no podemos olvidar el más importante, el amor, y de su mano llegarán el odio, las envidias, la gratitud y el perdón.
Y precisamente me remito al primero que he citado, al amor, porque el amor trágico era una de las particularidades más representativa del Romanticismo.
Lo vamos a ver rondando a varios personajes de esta obra, y finalmente la pasión hará que terminen enfrentándose a las barreras, por muy difíciles que sean de sortear.  

Otra característica que encontramos en las páginas de este libro es la admiración de los románticos hacia los seres que viven al margen de la ley, aquí representados por los contrabandistas y bandoleros como Luigi Vampa.

Y he dejado para el final de este apartado, quizás lo más llamativo, la exaltación del yo
Montecristo no es que se sienta superior al mundo o se crea Dios, como he escuchado decir por ahí, es simplemente que, moralmente, sí demuestra a lo largo de toda la novela ser superior a sus enemigos. Él, a pesar del daño que le han causado, tiene espacio en su corazón para el perdón y la generosidad... Decidme si ese no es motivo suficiente para considerarse moralmente mejor que quienes le arruinaron la vida y que con el paso de los años continúan con la misma actitud.

Estructura.

La novela está dividida en 5 partes y sigue la secuencia clásica de introducción, nudo y desenlace.
El texto, como era frecuente, se dirige a un hipotético lector universal y el narrador elegido para ello es el omnisciente.
Este narrador nos advertirá de detalles importantes, puntualizará, e incluso en algunos momentos, gracias a esa capacidad que le permite conocer en profundidad a todos los personajes y las tramas, nos relatará hechos que se están produciendo en el mismo momento aunque en distintos lugares.

En la primera parte, Dumas nos presenta a Edmond Dantès y a los personajes que formarán parte o se verán implicados en esa conjura que culmina con él en la prisión del castillo de If. 
Esos personajes son: Dantès, Mercedes, Danglars, Fernando, Villefort y Morrel.  

La segunda, tercera y cuarta parte es lo que se denomina como nudo y en él iremos viendo cómo se fragua o se desarrolla la venganza del conde. 
Hay que decir, para ser justos, que Dumas en este desarrollo olvida mencionarnos bastantes hechos que suceden desde que Dantès huye de If y vuelve a aparecer casi veinte años después. 
Puede que para él esos datos no fuesen interesantes o que, al menos es lo que yo pienso, de esa forma crea un halo de misterio alrededor del protagonista. También hay que recordar en este punto y romper con ello una lanza en favor del autor, que esta es la historia de una venganza, y lo grandioso es ver como Dumas encarrila la trama y convierte al Conde de Montecristo en fiscal, juez y verdugo.
Todo lo demás, y como llega a ello, es insignificante para la trama.

Y por último, la quinta parte, es para mí la más emocionante e interesante. 
Veremos la culminación de los planes de Dantès en los que también habrá espacio para el perdón y la generosidad, como ya os avancé unos párrafos atrás.

Y ya para terminar...

El libro como ya os imaginaréis tiene un montón de personajes que van incorporándose poco a poco a la trama, sin crear con ello confusión en ningún momento. 
Dumas no deja un cabo sin atar en toda la historia, a pesar de la complejidad de la trama, y algo que llama la atención, aunque quizás pueda restar veracidad a los acontecimientos, es la infinidad de coincidencias que se arremolinan alrededor de los protagonistas. 
Eso, como digo, puede afectar a la opinión de los lectores que pensarán que en esa época más que en cualquier otra, "El mundo era un pañuelo", pero no es más que una obra de ficción y el autor puede recurrir a las coincidencias como le vengan en gana para dar resolución a los hilos abiertos; y por supuesto, hay que incidir en esto, esa resolución es titánica.

Las descripciones psicológicas de los personajes son brillantes. No solo los conoceremos en profundidad por su fisonomía, que nos es relatada en detalle, sino también por los diálogos y su forma de conducirse a lo largo de la narración. 

Y creo que con esto ya he mencionado lo más importante. 
Podría seguir hablando horas sobre este libro o sobre los personajes en los que no he querido profundizar, como ya habréis notado. 
El motivo es sencillo, cada lector, durante o después de la lectura, se creará sobre ellos su propia opinión, idealizando a unos y aborreciendo a otros. Para mí, el joven Dantès no es más que un bobo que se deja engañar, en cambio Montecristo es un personaje misterioso que experimenta una evolución fascinante, por mucho que otros lectores digan de él que está demasiado pagado de sí mismo y que se cree superior al resto.
Todo en esta vida es subjetivo y la opinión sobre cada personaje debe creársela uno mismo.

Os animo a leer este novelón porque es, sin duda, una de las mejores obras de la literatura universal.

martes, 23 de marzo de 2021

Me dejaste entrar de Camilla Bruce

Sinopsis:

Cassandra Tipp, excéntrica escritora de novelas románticas, ha desaparecido y ha dejado una gran fortuna y un misterioso manuscrito. 
La policía supone que se trata de un homicidio. Sin embargo, los habitantes del pequeño pueblo en el que vivía no están seguros de su muerte. 
Aunque resultara absuelta, nadie ha olvidado el juicio por el sobrecogedor asesinato de su marido. 
Siguiendo las instrucciones del testamento, sus sobrinos, Penelope y Janus, acuden a su mansión en busca de respuestas. 
¿Qué le sucedió a Cassie de niña en el bosque?, ¿a quién ha estado protegiendo? Y, lo más importante para ellos, ¿cómo pueden acceder a su fortuna?

Opinión:

Esta es la primera novela de Camilla Bruce, o como dirían los expertos su ópera prima, que parece que queda más aparente. 
En ella nos presenta un thriller o si queremos ser más concisos un domestic noir; una novela con protagonista femenina y cuya trama girará alrededor del estado emocional del personaje, ofreciéndonos dos puntos de vista sobre los hechos, o más bien, dos versiones de una misma historia que nos harán dudar. 

Sobre el argumento ya habéis leído la sinopsis que adjunta la editorial. 
Una excéntrica escritora desaparece sin dejar huella, dejando tras ella una herencia que depende de la lectura de un manuscrito. El pasado misterioso del personaje la persigue, ya que tres miembros de su familia fallecerán de forma violenta.

Los datos del caso los iremos conociendo de un modo curioso. Para evitar la interferencia de la protagonista se incorporan recortes de periódicos, informes policiales, etc. 
¿Y por qué puede interferir la protagonista? pues simplemente, porque ella será la encargada de hacernos llegar los hechos en primera persona, aunque eso sí, de dos modos distintos. 
Al comienzo será ella quien vaya contando la historia en una especie de conversación que va dirigida a sus sobrinos. Una vez que estos participen en la trama como personajes serán los encargados de leer el manuscrito que continuará narrando los hechos de forma lineal, y dando voz a la protagonista. 

Lo cierto es que no choca mucho la elección de ese narrador en primera persona, ya que la autora intenta en todo momento hacernos dudar con el relato. 
Sabemos que no podemos fiarnos de ese tipo de narración porque siempre será subjetiva. 
La narradora nos contará lo que quiera y cómo quiera, y siempre nos quedará la duda de si esa interpretación de la historia está manipulada.
Puede que el relato de Cassandra esconda otra verdad y no la que ella nos muestra bajo su mente infantil. Puede que el ser fantástico del que nos habla sea un disfraz, una recreación infantil, y tras esa figura se esconda alguien de carne y hueso. Esa historia puede ser la forma en que la niña intenta protegerse, una fábula creada para escapar de la horrible realidad.

Al comienzo de esta reseña os he mencionado que los domestic noir suelen ofrecernos varios puntos de vista sobre un mismo hecho, y en Me dejaste entrar vamos a tener dos historias sobre lo que pasó. Los lectores deben quedarse con la que les convenza, pero tras la tragedia familiar o tras ese fin violento  siempre habrá una explicación, y quizás en este caso la solución al misterio se halle en la versión más sencilla. 

Ya os he dicho que Cassi nos cuenta su versión, pero también conoceremos la otra parte, quizás la verdadera, y nos llegará desde el personaje de su psiquiatra.

Hay un par de detalles que me han gustado mucho.
El primero es encontrar algún que otro guiño a la obra de Navokov, Lolita; y otro es encontrar esa narración dentro de la principal, ese manuscrito que deben leer sus familiares y que esconde una clave que deben facilitar a un notario para desbloquear el testamento. 
Respecto a esto último debo decir que me creé una idea equivocada. 
Pensé que sería un juego para los lectores, que deberíamos encontrar esa palabra clave escondida, pero no es así. 
Llegados a un punto Cassandra desvela en el manuscrito cuál es ese término, quizás se podría haber dado más juego a este detalle, pero es simplemente una elucubración mía. 

Los capítulos que vamos a encontrar son muy breves y eso agiliza mucho la lectura, junto, por supuesto, al suspense del argumento.

Y ya para terminar...

Los lectores que se adentren en esta lectura deben ser conscientes de que esta historia es el resultado de la colisión de dos mundos, el real y el ficticio.
La protagonista nos relatará los hechos desde su infancia, y puede que en algunos momentos podamos parecer confundidos ante los acontecimientos, pero debemos pensar que aunque una versión sea cierta, no quiere decir que la otra sea completamente falsa.
Debemos ponernos en la piel de Cassandra, una mujer/niña que según nos hace ver su psiquiatra ha perdido la capacidad para distinguir la realidad de la ficción. Alguien que construirá un mundo propio como escapatoria.

martes, 16 de marzo de 2021

El hotel encantado de Wilkie Collins

Sinopsis:

Autor de las grandes novelas "La dama de blanco" y "La piedra lunar", alabado por personalidades tan dispares como Borges, Eliot o Swinburne, Wilkie Collins ha sido reconocido universalmente como uno de los más geniales creadores de la intriga y el misterio, y celebrado por sus desenlaces imprevisibles.
"El hotel encantado" pertenece al género de la novela de terror, o más específicamente al de la novela de fantasmas. Unos fantasmas que no son espantajos de ululante protoplasma, sino realidades que hallan sentido en los repliegues más oscuros y abyectos del espíritu de todo ser humano. 
El terror, pues, no se busca aquí a través del susto fácil, del mero entretenimiento, sino en la conmoción profunda que genera el horror auténtico: el que surge del encuentro del hombre consigo mismo en el terreno atroz de lo que está más allá de lo conocido y, también, más allá de lo tolerable.

Opinión:

La obra de Wilkie Collins, autor que ya ha aparecido por este blog en varias ocasiones, se caracteriza, o al menos lo que yo he leído de él hasta el momento, porque siempre incluye el personaje recurrente de un abogado, independientemente de la relevancia que éste tenga en la trama.
Otra característica es la pluralidad del punto de vista, es decir, recurre al uso de varios tipos de narradores dentro de la misma historia. 
En este caso la mayor parte del relato nos llega desde la voz de uno en tercera persona que no conoce toda la historia, ya os comenté que este autor huye del narrador omnisciente que era común utilizar en esa época.
Para subsanar ese detalle, Collins reserva una pequeña parte de la narración para darnos a conocer los sucesos como ya nos tiene acostumbrados, a través de cartas y del manuscrito de una obra de teatro, de esa forma seremos testigos de los detalles a los que no accede ese narrador y rellena los posibles vacíos argumentales que podrían derivar de ello.

El hotel encantado escrita en 1878 es una novela breve si la comparamos con otras de sus grandes obras, ya que solo tiene 212 páginas.

Está dividida en cuatro partes y se ajusta completamente al género de las sensations novels de las que ya os hable un poco en la anterior reseña de Collins, Armadale
Este género, que surgió alrededor de 1860 y que se extendió hasta finales de la siguiente década de 1870, abarcaba obras de misterio y terror; en ellas se incluía algún crimen y algunos de los rasgos de sus protagonistas, mayormente psicológicos, aparecían descritos de forma algo exagerada, además de que las historias escondían algún secretillo escandaloso que chocaba con la severa moralidad de la época. 

En esta novela nos vamos a encontrar con un Wilkie Collins que vuelve a dar el protagonismo principal a los personajes femeninos y entre ellos destaca, lógicamente tratándose de una sensation novel, una villana de la clase aristocrática.
Como ya sabéis otra característica de ese género era que como foco de esas conductas escandalosas se encontraba un personaje de la clase alta, y por ese motivo estas novelas adquirieron esa calificación despectiva de novelas sensacionalistas, dado que en ellas se sacaba a la luz un comportamiento, más que censurable, que la aristocracia tomó como un ataque personal. sobra decir, que esas novelillas contaron con la aprobación del público de a pie que vio cómo los delitos no eran cometidos solo por las clases bajas.

En esta novela Collins consigue mantener el suspense hasta prácticamente el final y vuelve a sorprender por el soberbio argumento en el que cada pieza termina encajando al detalle.
Hay algunos expertos que dicen que la novela es floja e incluso la califican de obra menor, ya que corresponde a una época en la que el autor empezaba a decaer presa de su situación económica, de los dos romances que mantenía al mismo tiempo y de una fuerte adicción al opio, como veis la vida de Collins también parece una sensation novel, pero a mí no me ha parecido floja. 
Me ha parecido una novela más breve, lógicamente doscientas páginas no pueden contener lo mismo que mil, pero la trama sigue siendo igual de elaborada e ingeniosa, por no hablar de los personajes que aparecen descritos de forma minuciosa.

Sin duda, Wilkie Collins es uno de los grandes autores de misterio que hay que conocer. Si sois de los que tenéis miedo a zambulliros en más de 800 páginas, aquí tenéis una buena alternativa.

lunes, 8 de marzo de 2021

Mujeres que vistieron de hombre de Vicenta Márquez de la Plata

Sinopsis:

Elena de Céspedes que en el siglo XVI se convirtió en la primera mujer cirujano, la descubridora y aventurera Isabel Barreto de Mendaña, que por aquella misma época pasó a la historia como la primera mujer Almirante, Catalina Erauso Pérez, conocida como “La Monja Alférez”. Soldado, aventurera y comerciante. Concepción Arenal, escritora y feminista, Hannah Snell “Marine” de S.M. británica en el S XVIII, Jeanne Baret, la científica que dio la vuelta al mundo vestida de hombre hace dos siglos y medio, carpintera naval, escritora, aventurera y viajera o Miss Margaret Ann Bulkley, que sirvió en el ejército británico como “Doctor James Barry”… Todas ellas tienen algo en común: tuvieron que hacer uso del anonimato vistiéndose de hombre para llevar a cabo sus objetivos. 
Vicenta Márquez de la Plata reúne esta sorprendente colección de historias que por primera vez se dan cita en un libro y nos hace recapacitar sobre las dificultades que la mujer tuvo que afrontar para cumplir sus sueños. Una acertada recopilación de aventuras.

Opinión:

Hace unas semanas en la reseña de "El asesinato de Platón" puse una frase que se ajusta perfectamente a lo que Vicenta Márquez de la Plata nos narra en este libro que es protagonista hoy del blog.
En esa frase en la que hacía referencia al gran filósofo griego decía algo así: 
Platón afirma en "La república" que no hay oficio alguno que sea propio únicamente de las mujeres. El varón engendra y la mujer pare, mas la naturaleza del hombre no difiere de la de la mujer con relación a las artes y los oficios.

Esto viene a colación de que la humanidad, en general, siempre ha admirado las enseñanzas clásicas, hasta tal punto que precisamente el término clásico, lo acuñaron los romanos al llegar a Grecia y contemplar su arte, de ahí que lo denominaran classicus, es decir, digno de imitar. Posteriormente, en muchas de las épocas o etapas de la historia, los hombres o la sociedad han vuelto la mirada de forma reiterada hacia el pasado intentando recuperar las enseñanzas, pero se les olvidó lo fundamental o decidieron hacer un rescate sesgado y/o manipulado de esas ideas universales.

Cito a Platón, como bien podía haber citado a Sócrates, otro filósofo que se rodeo de mujeres, y los menciono a ellos porque defendieron a la mujer en una época y lugar donde precisamente el género femenino, salvo Diosas o Musas, tenían muy poco que decir.

A consecuencia de esa actitud nos vimos obligadas a permanecer en la sombra. Muchas hicieron uso del recurso de firmar sus obras bajo pseudónimo, una especie de disfraz, para evitar el rechazo de las editoriales como Cecilia Bhöl de faber que firmó como Fernán Caballero o María Lejárraga que firmaba con el nombre de su marido, el también escritor Gregorio Martínez Sierra.

Pero otras... bastante más osadas se vistieron literalmente de hombre para desempeñar esas funciones en las que estábamos vetadas, demostrando precisamente lo que os acabo de mencionar, que entre hombre y mujeres, en relación a artes y oficios, no existía diferencia.

En esta novela vamos a conocer a ocho de ellas, de distintas nacionalidades, aunque yo hago especial hincapié en las españolas, porque al fin y al cabo son las que intervinieron de un modo u otro en la historia de España.

Elena de Céspedes, primera mujer cirujano; Isabel Barreto, la primera almirante; Catalina Erauso, la llamada "monja Alférez", soldado y aventurera, y por supuesto Concepción Arenal, pionera en el feminismo y precursora del trabajo social.

Todas estas mujeres, tanto las citadas como las que no, tienen una historia que merece ser rescatada. Por ese motivo no voy a profundizar en ellas, creo que es una obra que recoge a modo de pequeñas biografías los datos más interesantes de sus vidas, eso sí, narrado de forma muy amena y que merece ser leída.  

Para terminar recupero una frase que ya empleé en la reseña de Damas ilustres en la historia de España, de esta misma autora:

"Son todas las que están, pero no están todas las que son"

Eso solo indica que aún tenemos un camino muy largo por andar, pero también, que con cada paso que damos ese camino se hace más corto.


martes, 2 de marzo de 2021

Tiniebla de Paul Kawczak

Sinopsis:

Una mañana de septiembre de 1890, el topógrafo belga Pierre Claes deja Leopoldville rumbo al norte con una tarea encargada por su rey. Con las estrellas como guía y unos pocos instrumentos, su misión consiste en trazar en la tierra la frontera norte del Congo, y así, materializar lo que Europa llamaba entonces “progreso”, frente al barbarismo de una tierra inexplorada, salvaje, mágica y maldita a la vez. A bordo de la Fleur de Bruges, deslizándose sobre el río Congo, lo acompaña un grupo de lo más heterogéneo, en el que se encuentra Xi Xiao, un maestro del tatuaje chino que tiene visiones del futuro. Xi Xiao viaja con dos certezas: que la colonización es una abominación condenará no sólo a ambos sino, a larga, al mundo occidental; y que su lealtad por el topógrafo está por encima de su propia vida.

Opinión:

Siempre os digo que tengáis cuidado con el contenido de las fajas que envuelven los libros, y en cambio yo caigo una y otra vez en se mismo error.
Como suele decirse: "El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra", y en mi caso parece que he debido cogerla cariño, porque si no es la misma piedra es otra muy parecida.
Dicho esto, comienzo con la reseña.

Por la introducción ya supondréis que me ha ocurrido con este libro.

Tanto en la faja como en la contracubierta aparecían unas frases que incitaban a hacerse con el libro y la multitud de premios que había recibido el autor contribuían también a hacerlo.
De entre esas frases las que más destaco son estas que están relacionadas:
"Una aventura clásica en la tradición de Moby Dick y El corazón de las tinieblas", "Una novela con el espíritu épico de Conrad".

Pues bien, centrándome en ellas os diré que en lo que se refiere a Moby Dick no encuentro la semejanza; tampoco, y todo hay que decirlo, el espíritu épico ni la aventura, ya sea clásica o moderna.

Otra cosa, como ahora veréis, es la mención a Conrad y a su obra El corazón de las tinieblas (1899), con la que por supuesto hay muchísimas similitudes y la primera la encontramos en el título.
Conrad tituló su novela Heart of Darkness, pero la mayoría de las traducciones a otros idiomas prefirieron sustituir Darkness, oscuridadpor tiniebla, dando como resultado final el título ya mencionado, y precisamente la obra de la que hoy os hablo de Paul Kawczak lleva ese término: Tiniebla
Como podéis apreciar el guiño al autor y a su obra es obvio. 

Por otro lado, y siguiendo con las similitudes entre ambas historias, las dos comparten el tema central que gira alrededor del colonialismo, el racismo y la violencia generada por ello. 
Conrad basó su novela en el viaje que realizó al Congo cuando fue contratado por una compañía belga para trabajar en el barco Roi des Belges que surcaba el río Congo, barco que sale citado también aquí.
De la misma forma, Paul Kawczak nos cuenta la historia de un joven geómetra belga, Pierre Claes, al que se le encomienda la misión de trazar la difusa frontera norte del Congo y lo hará navegando a bordo del Fleur de Bruges
A través de un narrador en tercera persona veremos a lo que Pierre Claes se enfrenta: un territorio colonizado por el rey Leopoldo II de Bélgica y la barbarie de los europeos que contrasta con esa tierra aún inexplorada y salvaje. Exactamente lo mismo que nos muestra Joseph Conrad en El corazón de las tinieblas.

Hay muchos autores, y ahora viene el pero, que se inspiran o toman de base la idea de otro, y más cuando el clásico original ha recibido tantos halagos y se encuentra en la lista de los mejores libros del s. XX, pero no se dan cuenta que cuando llega a manos de los lectores ya no es una idea fresca, y más aún, si el lector ha leído la novela original. 
Entonces nos encontramos ante una idea viciada y solo nos deja una sensación de que nos menosprecian y que piensan que los lectores no tenemos memoria. 
Esa, al menos, es la sensación que me ha dejado a mí, no sé lo que opinaría Joseph Conrad de la comparación a la que someten su obra.

En sus 280 páginas no he encontrado nada que me haya sorprendido, para bien, ni en lo que respecta al argumento ni en la forma de narrar.
Esperaba encontrar una historia donde el tema central fuese el viaje, al menos eso es lo que nos vendían, pero el pasado de los personajes termina cobrando protagonismo y dejando la misión de Claes fuera del argumento.
Dicho esto, tampoco es que en esa mínima parte en la cual se habla del viaje se incluyan descripciones ni detalles interesantes, por lo que la idea de aventuras termina desapareciendo en manos del lector y convirtiéndose en una extraña novela inclasificable.
Lo que debería ser una aventura cambia al poco tiempo para convertirse en una especie de batiburrillo místico en el que las situaciones hostiles harán que el personaje tome conciencia, de algo que no sabemos lo que es, y que cambie su finalidad en el continente africano, llevando al extremo un final que es más que previsible y surrealista. 

Todo en esta historia me evoca al realismo mágico, pero también al simbolismo y al surrealismo. 
Centrándome en el realismo mágico os comento. 
Hace uso del narrador en tercera persona que se denomina impasible, es decir, el que nos presenta algunos sucesos extraordinarios o insólitos sin emoción, con absoluta indiferencia y creando una atmósfera de normalidad, de esa forma iremos construyendo no solo la vida de Pierre Claes, sino también la de sus padres.
Otro detalle que me lleva a recordar ese movimiento literario es que ese relato del narrador, llegados a ciertos pasajes, se ve afectado en el tiempo y el espacio. 
¿Qué quiero decir con esto? pues sencillamente que el relato va a detenerse para retroceder y narrarnos detalles de la vida de sus padres e incluso abuelos que como he dicho más atrás, terminan resultando más interesantes que la realidad del protagonista. ¡Vamos! que el autor engulle sin querer a su propio personaje.  

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero cuando un libro y autor aparece mencionado en ambas caras de la faja y en la contracubierta como obra de referencia, y dicen que está escrita en su misma línea, creo, siempre bajo mi punto de vista, que dicha comparación es obligada, ya que la editorial invita a buscar paralelismos aunque sean mínimos entre esas obras maestras y el libro en cuestión.
Es cierto que esas frases que cita la editorial están extraídas de periódicos como Le monde o L'Express, pero si ves que esas opiniones pueden condicionar una lectura, está en tu mano como editor no incluirlas en la faja, por muy afamados que puedan ser los creadores de las mismas. 
Y eso precisamente es lo que se ha cargado mi lectura, una comparación fuera de lugar que, en vez de hacer bien, perjudica.

También quiero comentaros que en la faja se anuncia la obra como una ópera grandiosa en la que el erotismo y el lenguaje delicioso cobran importancia. sobre esto voy a ser muy concisa, si lenguaje delicioso es sinónimo de soez y el de erotismo de mal gusto, pues ahí está mi fallo, que los críticos de los periódicos elegidos y yo, no entendemos ese concepto de igual manera. Algunos pasajes me invitaron a pensar que el autor solo buscaba la provocación. "Que hablen de mí aunque sea para mal".

Y con esto finalizo...
Esta, al igual que el resto de opiniones que vierto en mis reseñas, son emitidas bajo mi propio criterio, el de una lectora, y por lo tanto pueden ser compartidas o no.
Habrá quien piense que no hago justicia a este autor novel; a esos lectores les invitaría desde estas líneas a leer a Conrad, entonces sí que se puede comparar. 
Puede que haya centrado mi reseña en las mal elegidas frases de la faja, pero es que hay más emoción en lo que dicen que lo que vamos a encontrar en realidad.

martes, 23 de febrero de 2021

El asesinato de Platón de Marcos Chicot

Sinopsis:

La ateniense Altea, una de las más brillantes discípulas de Platón, no sabe que tiene a su peor enemigo en su propia casa, y que tanto ella como el bebé que espera se encuentran en peligro. Por su parte, su amigo y maestro Platón arriesga la vida para intentar hacer realidad su gran proyecto: un gobierno en el que impere la justicia en lugar de la corrupción, y donde la razón se imponga a la retórica vacía de los demagogos. Un gobierno ideal que traería la paz a los pueblos y en el que las mujeres podrían llegar a gobernar.
Como telón de fondo, el surgimiento de una nueva potencia liderada por el invencible general Epaminondas, uno de los mayores genios militares de todos los tiempos, pone en juego la supervivencia tanto de Esparta como de la propia Atenas.
Tensión, intriga, traiciones y un amor que desafía a su época confluyen en una novela que recrea de modo impecable el tapiz de la Grecia Clásica y las ideas revolucionarias de Platón, el filósofo más influyente en la historia de la humanidad.

Opinión:

Va camino de cuatro años que reseñé el libro de Marcos Chicot "El asesinato de Sócrates", y en cambio parece que fue ayer cuando lo leí, ya que el recuerdo de su argumento y sus personajes perduran aún en mi memoria.
En esta nueva novela la trama nos sitúa en Atenas, casi tres décadas después de la muerte de Sócrates.
Atenas atraviesa el período de mayor esplendor cultural desde la guerra del Peloponeso, pero un nuevo peligro aparece en la escena griega y amenaza con terminar con esa época dorada: el ejército de Tebas.

En este nuevo libro vamos a encontrarnos en sus más de novecientas páginas, una recreación perfecta de una época llena de guerras y conflictos, en la que como es natural también habrá espacio para el amor y los discursos filosóficos. 
A lo largo de la lectura también vamos a encontrarnos con algunas páginas diseminadas, a modo de separadores entre capítulos, en las que conoceremos más datos sobre el filósofo y su doctrina.

Por otro lado y al igual que sucedía en la anteriormente citada, en El asesinato de Platón la mayoría de los personajes que se nombran son reales y los hechos en los que participan han sido recreados de acuerdo a la documentación que se conserva sobre ellos.
La trama contiene obviamente hilos de ficción, con personajes creados expresamente para ello y sus acciones están sujetas a las fuentes históricas, por lo que lo narrado podría perfectamente haber sucedido tal y como se cuenta, con eso no quiero decir que no se permitan algunas licencias dramáticas.

También quiero comentaros que ambas novelas, aunque son de lectura independiente, tienen en común que los acontecimientos y algunas hilos escénicos se suceden en el tiempo, aunque haya una separación de treinta años, por lo que los personajes que intervinieron en el pasado vuelven a aparecer en momentos puntuales, dando con ello el relevo a sus descendientes que se convierten en los nuevos protagonistas.
Por ese motivo, a los que ya leísteis la anterior obra de Chicot os sonarán algunos de sus personajes. 
Ese es precisamente uno de los detalles que más me ha gustado de esta nueva obra que narra la vida hasta los últimos días de uno de los pilares de la filosofía, que los personajes que ya conocemos y a los que tomamos cariño en su día, salten de una novela a otra evitando que les olvidemos.

Otro detalle respecto a los personajes... 
Todos ellos, sin excepción, tanto reales como ficticios, hombres o mujeres, aparecen descritos con un detalle minucioso. 
No voy a profundizar en este tema porque no quiero quitaros la satisfacción de que los conozcáis de primera mano, porque la admiración de los demás sobre un personaje, o más bien, en este caso en concreto la mía, no debe impediros formaros vuestro propio criterio sobre ellos. 
Lo que sí os diré es que algunos experimentan una evolución tan compleja que terminan convertidos en personajes totalmente diferentes a los que conocimos en las primeras escenas, podría decir que al final nos resultarán casi irreconocibles. 

Y antes de dejar de lado este apartado no quiero olvidar mencionar, aunque sea a modo muy general, a uno de los protagonistas, en este caso femenino: Altea
Chicot de nuevo vuelve a destinar uno de los papeles principales a una mujer, a una de esas que hicieron valer su inteligencia para hacer visible su papel y allanar el camino a las que vendrían después.

"Platón afirma en La república que no hay oficio alguno que sea propio únicamente de las mujeres. El varón engendra y la mujer pare, mas la naturaleza del hombre no difiere de la de la mujer con relación a las artes y los oficios" [...]

Y ahora para terminar:
Chicot es un autor que consigue crear un drama rebosante de suspense, intriga y golpes de efecto. 
Esa sería una descripción muy concisa y aplicable a la trama ficticia de todas sus obras, pero si a eso le sumamos los temas históricos tan interesantes que elige de fondo, el modo ameno y didáctico de narrarlos, y los personajes reales con los que nos encontraremos, el resultado final es una trama envolvente y seductora, donde realidad y ficción se dan la mano, y creo que esos son estímulos positivos más que suficientes para empujarnos, a los amantes de la novela histórica, a leer todos sus libros ya escritos y los que vendrán en el futuro, porque si seguimos con la tendencia vista hasta ahora, aún le quedan algunos filósofos por quitarse de en medio y que ya hacen acto de aparición en esta historia. 

"Platón proponía que gobernaran aquellos que no ambicionasen el poder y hubieran seguido un largo proceso de formación que los convirtiera en los más aptos para gobernar. De ese modo, se elegiría a los gobernantes igual que a los médicos, a quienes no se escoge por aclamación popular, sino por su aptitud para ejercer la medicina."

Enciclopedia Universal, Socram Ofisis, 1931


martes, 16 de febrero de 2021

Armadale de Wilkie Collins

Sinopsis:

En 1832, en un balneario alemán, un hombre llamado Allan Armadale, ya en su lecho de muerte, confiesa que muchos años atrás mato a un hombre que llevaba su mismo apellido: un hombre que fue su amigo y luego su enemigo y cuya muerte le ha pesado y perseguido toda su vida. Ahora, en su testamento, le deja a su hijo una grave advertencia: debe mantenerse apartado del hijo del otro Armadale o una maldición caerá sobre ellos y la tragedia volverá a repetirse.

Pero veinte años después, a pesar de las advertencias del padre, ambos jóvenes, hijos de la víctima y el verdugo vuelven a encontrarse, se harán amigos, y, una vez más, la herencia maldita volverá a perseguirlos.

Opinión:

Ya os he hablado en otra ocasión de Wilkie Collins, cuando reseñé "La piedra Lunar".
Este autor fue muy prolífico, ya que escribió 27 novelas, más de 60 relatos cortos, unas 100 obras de no ficción y aproximadamente 14 de teatro, por lo que no os debe parecer extraño que, en breve, otras historias suyas empiecen a aparecer reseñadas por aquí.

Aunque a Collins se le conoce como a uno de los creadores o precursores del género policíaco, también hay que recordar que muchas de sus historias son catalogadas dentro de lo que fue denominado despectivamente como novela sensacionalista o sensation novel
En ese género o subgénero, incluyeron una amplia gama de textos que abarcaban desde las historias de crímenes a las de misterio y terror que fueron publicadas en la década de 1860. Este tipo de narraciones descendían del género melodramático y del Newgate, también llamado Old Bailey, donde se daba cierto protagonismo a los criminales y a sus actos.

Algo que caracteriza la escritura de Wilkie Collins, y que se debe a los estudios que cursó, es que el tema de la abogacía está muy presente en todas sus narraciones. 
En ellas aparecerán personajes que desempeñan esa profesión que, por cierto, él nunca llegó a ejercer, pero que le sirven a la hora de dar forma a personajes muy creíbles. También veréis que da mucha importancia al género epistolar que aparece representado mediante cartas, recuerdos trasladados al papel, diarios, etc...

En los dos libros que hasta ahora he leído de él tienen como base argumental un testamento y una maldición que caerá a plomo sobre los herederos, y es que ese es otro de los puntos fuertes de este escritor: la atmósfera de misterio y suspense que consigue generar con solo ese par de elementos.

En Armadale (1866) vamos a encontrarnos también otros detalles que aportan ese clima de suspense. Quizás uno de los más importantes es el tema onírico que irá adquiriendo importancia a medida que avance la trama, tanto o más que las coincidencias de las que también hace buen uso o los juegos del destino.

Otra característica de la narrativa de Collins que no puedo olvidar mencionar son las descripciones que constituyen el soporte escénico de la historia. 
Aunque no abusa de ellas en exceso, sí observamos que disfruta ofreciendo a los lectores un relato minucioso y detallista, al igual que una prosa muy cuidada y evocadora.
En esta ocasión me ha parecido que Armadale tenía un arranque más lento que el que encontramos en La piedra Lunar, pero esa calma que podemos apreciar al comienzo en el ritmo narrativo rápidamente es solventada con un calculado in crescendo. Para ello el autor se vale de algunos personajes que serán los que aporten los sucesos melodramáticos e impulsen la trama, sin olvidar incluir una gran variedad de golpes de efecto.

Al igual que ocurría en la ya mencionada Piedra Lunar vamos a encontrarnos una historia dentro de la historia principal, ese es el medio por el que los lectores conoceremos los hechos relativos al pasado; un pasado que estimulado con ese testamento y la maldición que conlleva para los herederos, avanzará a pasos agigantados hasta terminar dando caza a los protagonistas.

Y ahora llega el turno de hablaros de los personajes. 
El elenco protagonista está representado casi de modo absoluto por el género masculino, pero ¡ojo!, las mujeres aquí ocupan un papel de vital importancia, ya que sobre ellas Collins hace recaer la función principal, no solo la de impulsar la trama sino que sin ellas no habría historia. 

Vamos a encontrarnos con un gran personaje, una gran "Villana" capaz de eclipsar no solo a los protagonistas masculinos de "Armadale", sino que considero que es un genio criminal que podría estar a la altura de competir con el mejor de los detectives de la época.  
Miss Gwilt está dotada de una personalidad llamativa, así como de una mente brillante. 
Collins no escatima a la hora de proporcionarnos su descripción y hace especial hincapié en los entresijos psicológicos del personaje, quizás descuidando un poco más a sus antagonistas masculinos.
Miss Gwilt como veis consigue tomar las riendas del relato. Sus actos, al margen de que los podamos juzgar como buenos o malos consiguen inclinar la balanza posicionando al lector de su lado, de ahí que la novela como indiqué al comienzo sea catalogada dentro del género sensacionalista.

Y ya para terminar...
Armadale es un gran libro, no me refiero solo a su categoría literaria sino también a su extensión, lo que la convierte en una lectura destinada a lectores pacientes que disfrutan de los clásicos. 
Lo de su extensión no debería frenaros ni incomodaros, ya que como sabéis en la época en la que fue escrita, lo normal era que las obras se publicasen por entregas y que los autores cobrasen por palabras. Eso daba como resultado historias muy complejas y completas con numerosas tramas y vueltas de tuerca, sin olvidar que no faltaban un gran número de personajes, todos ellos construidos a conciencia, que iban apareciendo y desapareciendo conforme dictaban los acontecimientos.

Sin duda es una obra que os recomiendo