martes, 23 de febrero de 2021

El asesinato de Platón de Marcos Chicot

Sinopsis:

La ateniense Altea, una de las más brillantes discípulas de Platón, no sabe que tiene a su peor enemigo en su propia casa, y que tanto ella como el bebé que espera se encuentran en peligro. Por su parte, su amigo y maestro Platón arriesga la vida para intentar hacer realidad su gran proyecto: un gobierno en el que impere la justicia en lugar de la corrupción, y donde la razón se imponga a la retórica vacía de los demagogos. Un gobierno ideal que traería la paz a los pueblos y en el que las mujeres podrían llegar a gobernar.
Como telón de fondo, el surgimiento de una nueva potencia liderada por el invencible general Epaminondas, uno de los mayores genios militares de todos los tiempos, pone en juego la supervivencia tanto de Esparta como de la propia Atenas.
Tensión, intriga, traiciones y un amor que desafía a su época confluyen en una novela que recrea de modo impecable el tapiz de la Grecia Clásica y las ideas revolucionarias de Platón, el filósofo más influyente en la historia de la humanidad.

Opinión:

Va camino de cuatro años que reseñé el libro de Marcos Chicot "El asesinato de Sócrates", y en cambio parece que fue ayer cuando lo leí, ya que el recuerdo de su argumento y sus personajes perduran aún en mi memoria.
En esta nueva novela la trama nos sitúa en Atenas, casi tres décadas después de la muerte de Sócrates.
Atenas atraviesa el período de mayor esplendor cultural desde la guerra del Peloponeso, pero un nuevo peligro aparece en la escena griega y amenaza con terminar con esa época dorada: el ejército de Tebas.

En este nuevo libro vamos a encontrarnos en sus más de novecientas páginas, una recreación perfecta de una época llena de guerras y conflictos, en la que como es natural también habrá espacio para el amor y los discursos filosóficos. 
A lo largo de la lectura también vamos a encontrarnos con algunas páginas diseminadas, a modo de separadores entre capítulos, en las que conoceremos más datos sobre el filósofo y su doctrina.

Por otro lado y al igual que sucedía en la anteriormente citada, en El asesinato de Platón la mayoría de los personajes que se nombran son reales y los hechos en los que participan han sido recreados de acuerdo a la documentación que se conserva sobre ellos.
La trama contiene obviamente hilos de ficción, con personajes creados expresamente para ello y sus acciones están sujetas a las fuentes históricas, por lo que lo narrado podría perfectamente haber sucedido tal y como se cuenta, con eso no quiero decir que no se permitan algunas licencias dramáticas.

También quiero comentaros que ambas novelas, aunque son de lectura independiente, tienen en común que los acontecimientos y algunas hilos escénicos se suceden en el tiempo, aunque haya una separación de treinta años, por lo que los personajes que intervinieron en el pasado vuelven a aparecer en momentos puntuales, dando con ello el relevo a sus descendientes que se convierten en los nuevos protagonistas.
Por ese motivo, a los que ya leísteis la anterior obra de Chicot os sonarán algunos de sus personajes. 
Ese es precisamente uno de los detalles que más me ha gustado de esta nueva obra que narra la vida hasta los últimos días de uno de los pilares de la filosofía, que los personajes que ya conocemos y a los que tomamos cariño en su día, salten de una novela a otra evitando que les olvidemos.

Otro detalle respecto a los personajes... 
Todos ellos, sin excepción, tanto reales como ficticios, hombres o mujeres, aparecen descritos con un detalle minucioso. 
No voy a profundizar en este tema porque no quiero quitaros la satisfacción de que los conozcáis de primera mano, porque la admiración de los demás sobre un personaje, o más bien, en este caso en concreto la mía, no debe impediros formaros vuestro propio criterio sobre ellos. 
Lo que sí os diré es que algunos experimentan una evolución tan compleja que terminan convertidos en personajes totalmente diferentes a los que conocimos en las primeras escenas, podría decir que al final nos resultarán casi irreconocibles. 

Y antes de dejar de lado este apartado no quiero olvidar mencionar, aunque sea a modo muy general, a uno de los protagonistas, en este caso femenino: Altea
Chicot de nuevo vuelve a destinar uno de los papeles principales a una mujer, a una de esas que hicieron valer su inteligencia para hacer visible su papel y allanar el camino a las que vendrían después.

"Platón afirma en La república que no hay oficio alguno que sea propio únicamente de las mujeres. El varón engendra y la mujer pare, mas la naturaleza del hombre no difiere de la de la mujer con relación a las artes y los oficios" [...]

Y ahora para terminar:
Chicot es un autor que consigue crear un drama rebosante de suspense, intriga y golpes de efecto. 
Esa sería una descripción muy concisa y aplicable a la trama ficticia de todas sus obras, pero si a eso le sumamos los temas históricos tan interesantes que elige de fondo, el modo ameno y didáctico de narrarlos, y los personajes reales con los que nos encontraremos, el resultado final es una trama envolvente y seductora, donde realidad y ficción se dan la mano, y creo que esos son estímulos positivos más que suficientes para empujarnos, a los amantes de la novela histórica, a leer todos sus libros ya escritos y los que vendrán en el futuro, porque si seguimos con la tendencia vista hasta ahora, aún le quedan algunos filósofos por quitarse de en medio y que ya hacen acto de aparición en esta historia. 

"Platón proponía que gobernaran aquellos que no ambicionasen el poder y hubieran seguido un largo proceso de formación que los convirtiera en los más aptos para gobernar. De ese modo, se elegiría a los gobernantes igual que a los médicos, a quienes no se escoge por aclamación popular, sino por su aptitud para ejercer la medicina."

Enciclopedia Universal, Socram Ofisis, 1931


martes, 16 de febrero de 2021

Armadale de Wilkie Collins

Sinopsis:

En 1832, en un balneario alemán, un hombre llamado Allan Armadale, ya en su lecho de muerte, confiesa que muchos años atrás mato a un hombre que llevaba su mismo apellido: un hombre que fue su amigo y luego su enemigo y cuya muerte le ha pesado y perseguido toda su vida. Ahora, en su testamento, le deja a su hijo una grave advertencia: debe mantenerse apartado del hijo del otro Armadale o una maldición caerá sobre ellos y la tragedia volverá a repetirse.

Pero veinte años después, a pesar de las advertencias del padre, ambos jóvenes, hijos de la víctima y el verdugo vuelven a encontrarse, se harán amigos, y, una vez más, la herencia maldita volverá a perseguirlos.

Opinión:

Ya os he hablado en otra ocasión de Wilkie Collins, cuando reseñé "La piedra Lunar".
Este autor fue muy prolífico, ya que escribió 27 novelas, más de 60 relatos cortos, unas 100 obras de no ficción y aproximadamente 14 de teatro, por lo que no os debe parecer extraño que, en breve, otras historias suyas empiecen a aparecer reseñadas por aquí.

Aunque a Collins se le conoce como a uno de los creadores o precursores del género policíaco, también hay que recordar que muchas de sus historias son catalogadas dentro de lo que fue denominado despectivamente como novela sensacionalista o sensation novel
En ese género o subgénero, incluyeron una amplia gama de textos que abarcaban desde las historias de crímenes a las de misterio y terror que fueron publicadas en la década de 1860. Este tipo de narraciones descendían del género melodramático y del Newgate, también llamado Old Bailey, donde se daba cierto protagonismo a los criminales y a sus actos.

Algo que caracteriza la escritura de Wilkie Collins, y que se debe a los estudios que cursó, es que el tema de la abogacía está muy presente en todas sus narraciones. 
En ellas aparecerán personajes que desempeñan esa profesión que, por cierto, él nunca llegó a ejercer, pero que le sirven a la hora de dar forma a personajes muy creíbles. También veréis que da mucha importancia al género epistolar que aparece representado mediante cartas, recuerdos trasladados al papel, diarios, etc...

En los dos libros que hasta ahora he leído de él tienen como base argumental un testamento y una maldición que caerá a plomo sobre los herederos, y es que ese es otro de los puntos fuertes de este escritor: la atmósfera de misterio y suspense que consigue generar con solo ese par de elementos.

En Armadale (1866) vamos a encontrarnos también otros detalles que aportan ese clima de suspense. Quizás uno de los más importantes es el tema onírico que irá adquiriendo importancia a medida que avance la trama, tanto o más que las coincidencias de las que también hace buen uso o los juegos del destino.

Otra característica de la narrativa de Collins que no puedo olvidar mencionar son las descripciones que constituyen el soporte escénico de la historia. 
Aunque no abusa de ellas en exceso, sí observamos que disfruta ofreciendo a los lectores un relato minucioso y detallista, al igual que una prosa muy cuidada y evocadora.
En esta ocasión me ha parecido que Armadale tenía un arranque más lento que el que encontramos en La piedra Lunar, pero esa calma que podemos apreciar al comienzo en el ritmo narrativo rápidamente es solventada con un calculado in crescendo. Para ello el autor se vale de algunos personajes que serán los que aporten los sucesos melodramáticos e impulsen la trama, sin olvidar incluir una gran variedad de golpes de efecto.

Al igual que ocurría en la ya mencionada Piedra Lunar vamos a encontrarnos una historia dentro de la historia principal, ese es el medio por el que los lectores conoceremos los hechos relativos al pasado; un pasado que estimulado con ese testamento y la maldición que conlleva para los herederos, avanzará a pasos agigantados hasta terminar dando caza a los protagonistas.

Y ahora llega el turno de hablaros de los personajes. 
El elenco protagonista está representado casi de modo absoluto por el género masculino, pero ¡ojo!, las mujeres aquí ocupan un papel de vital importancia, ya que sobre ellas Collins hace recaer la función principal, no solo la de impulsar la trama sino que sin ellas no habría historia. 

Vamos a encontrarnos con un gran personaje, una gran "Villana" capaz de eclipsar no solo a los protagonistas masculinos de "Armadale", sino que considero que es un genio criminal que podría estar a la altura de competir con el mejor de los detectives de la época.  
Miss Gwilt está dotada de una personalidad llamativa, así como de una mente brillante. 
Collins no escatima a la hora de proporcionarnos su descripción y hace especial hincapié en los entresijos psicológicos del personaje, quizás descuidando un poco más a sus antagonistas masculinos.
Miss Gwilt como veis consigue tomar las riendas del relato. Sus actos, al margen de que los podamos juzgar como buenos o malos consiguen inclinar la balanza posicionando al lector de su lado, de ahí que la novela como indiqué al comienzo sea catalogada dentro del género sensacionalista.

Y ya para terminar...
Armadale es un gran libro, no me refiero solo a su categoría literaria sino también a su extensión, lo que la convierte en una lectura destinada a lectores pacientes que disfrutan de los clásicos. 
Lo de su extensión no debería frenaros ni incomodaros, ya que como sabéis en la época en la que fue escrita, lo normal era que las obras se publicasen por entregas y que los autores cobrasen por palabras. Eso daba como resultado historias muy complejas y completas con numerosas tramas y vueltas de tuerca, sin olvidar que no faltaban un gran número de personajes, todos ellos construidos a conciencia, que iban apareciendo y desapareciendo conforme dictaban los acontecimientos.

Sin duda es una obra que os recomiendo

martes, 9 de febrero de 2021

Los habitantes del bosque de Thomas Hardy

Sinopsis:

Los habitantes del bosque, inédita hasta el momento en castellano, es una de las novelas más brillantes, controvertidas y representativas de la narrativa de Thomas Hardy, quien siempre la consideró su obra favorita. Sus evocadores paisajes y sus personajes llenos de fuerza hacen de Los habitantes del bosque una obra indispensable. 

Grace Melbury, la preciosa y delicada hija de un próspero maderero que haría cualquier cosa por ella, regresa al pequeño pueblo de su infancia después de haber recibido una refinada educación lejos de allí. Su reencuentro con quien siempre estuvo destinado a ser su marido, Giles Winterborne, les revela a los dos que, pese a todo lo que él pueda amarla, no está a la altura de sus nuevas expectativas sociales y, en cambio, sí lo está el nuevo médico de la región, el aristocrático Edred Fitzpiers, que aparece rodeado de libros y de un raro halo de misterio. La relación que se establece entre los tres se verá salpicada de malentendidos y traiciones, pero también de una devoción y una lealtad que conducirán a un desenlace extraordinario.

Opinión:

Hoy os hablo en el blog de Los habitantes del bosque, una obra curiosa por varios motivos.
El primero es que fue escrita en 1887, pero no fue publicada en castellano hasta 2012.
Otra de las curiosidades es que la historia se desarrolla en un condado imaginario, Wessex, inspirado en su lugar de nacimiento, Dorsetshire.
Entre las obras que pueden incluirse en ese microcosmos figuran títulos como Lejos del mundanal ruido (1874), Tess la de los d'Urberville (1891) y Jude el oscuro (1895), de las que espero poder hablaros en breve.
En los habitantes del bosque vamos a encontrarnos un retrato del mundo rural inglés no exento de polémica, ya que el conjunto de novelas ya mencionado y dentro de la cual se incluye esta, llegó a considerarse escandaloso por la crítica a la sociedad victoriana que se vertía en ellas.

La trama gira alrededor de los habitantes de Little Hintock , una pequeña aldea perdida en el interior de un bosque.
Para iniciar esta historia, Thomas Hardy se lo toma con calma. Hace uso de una narración lineal en la que va presentándonos a los principales protagonistas, al tiempo que nos ofrece una visión amplia de los escenarios por los que se moverán. 

Conocemos en un primer momento al señor Melbury, un próspero maderero obsesionado con que su hija Grace ascienda socialmente gracias a la educación que él le ha proporcionado, no sin pocos esfuerzos. Para llevar a buen término esa empresa la única solución es conseguir un buen matrimonio. Lo que Melbury desconoce es que sus acciones bien intencionadas, aunque todo hay que decirlo, bastante torpes, pueden conllevar infelicidad y trágicas consecuencias para todos.

Los otros personajes a los que conoceremos en profundidad serán: Giles, otro de los comerciantes de la zona; Marty, una joven campesina, y Fitzpiers, un médico rural procedente de una familia aristocrática venida a menos y que al tiempo que pone un ojo en Grace desvía el otro a la señora Charmond, la rica propietaria de la zona. 

Los personajes al comienzo parecen algo contenidos, pero no tardan en liberarse de esas ataduras morales, creando una cadena de amores y deseos no correspondidos. La historia de cada uno de los principales protagonistas, los he señalado en negrita, se irán enlazando con la del resto, dando como resultado tres triángulos amorosos entrelazados entre sí, cuyo vértice común será Grace. 
Cada uno de los personajes citados representa un estatus social diferenciado dentro de esa sociedad.

Grace, desde mi punto de vista, es la gran protagonista de esta historia, una joven que al principio puede parecer superficial e insulsa, pero que al llegar a la mitad de la novela esconde una gran sorpresa para los lectores, ya que experimentará una gran evolución antes de llegar al final.

Para ir terminando... 
Hardy nos ofrece una bella historia a la par que trágica; un relato donde nos muestra los conflictos de clase y en el cual el destino de los personajes aparece marcado por la suerte. Eso sí, para que no le catalogasen de demasiado pesimista, añadió un final más o menos feliz calmando su conciencia y amansando con ello a los lectores.
Los escenarios y el modo en que el tiempo transcurre por la narración es otro de los puntos fuertes que convierten la lectura de esta obra en una aventura inolvidable que abre la puerta a otras obras del autor.

martes, 2 de febrero de 2021

El diablo y el mar oscuro de Stuart Turton

Sinopsis:

Un crimen imposible, un demonio y un viaje maldito.
Corre el año 1634 y Samuel Pipps, el detective más famoso del mundo, está prisionero en el Saardam rumbo a Ámsterdam, donde se enfrenta a un juicio y a la horca. Junto a él viajan su fiel amigo, Arent Hayes, decidido a probar la inocencia de Pipps, y Sara Wessel, la esposa del gobernador general de Batavia, en las Indias Orientales.
Súbitamente, una serie de misteriosos sucesos desconcierta a la tripulación y a los pasajeros: un extraño símbolo aparece en una vela, un leproso fallecido ronda por el barco y varios animales aparecen sacrificados. Y, por si fuera poco, una voz aterroriza a los pasajeros entre las sombras con una terrible profecía: van a ser testigos de tres milagros diabólicos. El primero, una persecución inverosímil; el segundo, un robo inconcebible; el tercero, un asesinato imposible de cometer. Con Pipps entre rejas, Arent y Sara tendrán que resolver solos el misterio que amenaza con enviarlos a todos a las profundidades del océano.
La novela perfecta para los amantes de Sherlock y Master and Commander, del autor ganador del Costa Award a la primera novela por Las siete muertes de Evelyn Hardcastle.

Opinión:

De Stuart Turton ya os hablé hace un par de años cuando reseñé Las siete muertes de Evelyn Hardcastle
En su momento me pareció una novela curiosa, con un argumento muy elaborado donde el autor mezclaba el género policíaco con el de ciencia ficción, pero que para mi gusto fallaba en los personajes superficiales.
Ahora tras leer esta nueva obra puedo deciros que Turton ha mejorado mucho y que esta historia me ha convencido totalmente.

Lo que voy a hacer en esta ocasión es comenzar la casa por el tejado, es decir, comentando una cuestión que se plantea en el apartado final, donde el autor hace especial hincapié en hablarnos sobre el género de sus historias.

Cuando escribió Las siete muertes de Evelyn Hardcastle, todos los lectores nos encontramos ante la dificultad de catalogarlas. 
Unos preferíamos etiquetarla como policíaca mientras que otros hablaban de ciencia ficción o de fantasía moderna.
Siempre he oído decir a los expertos que una obra debe catalogarse en un único género, porque siempre predominarán unas características sobre otras, pero aquí Stuart Turton nos habla de otra cosa. 
Él es de la opinión de que no hay dos lectores iguales, y por lo tanto, nunca habrá dos lecturas iguales, de ahí que cuando un lector termina el libro que tiene entre manos la historia pasa a pertenecerle, por lo que es libre de catalogarlo como le venga en gana, sin que entren los puristas a imponer su opinión.
Turton, en ese apéndice, lo que sí deja claro es que no le gustaría que se catalogase El diablo y el mar oscuro como una historia de barcos, y por supuesto, tampoco como histórica pura y dura, porque no lo es, se trata de ficción histórica.

Por otro lado, y ahora sí que es mi opinión, yo la catalogaría como un misterio de cuarto cerrado, lo que la situaría dentro del género de detectives, eso sí, con un toque intenso de thriller, por el ritmo vertiginoso, e incluso dentro del género de aventuras o de viajes como Robinson Crusoe (1719) o más posteriores como Viaje al centro de la tierra (1864), grandes epopeyas que nos relatan las hazañas de hombres que se enfrentan cara a cara con la naturaleza. 

Y ahora sí, dejando de lado este tema tan farragoso de los géneros...
Stuart Turton nos vuelve a plantear en esta historia un nuevo misterio donde los dos protagonistas principales, ayudados por otros secundarios muy interesantes, deberán resolver el caso antes de que se cumpla la profecía que ya habéis leído en la sinopsis. 
Lógicamente, la investigación se irá complicando ya que se encuentran encerrados en un galeón que surca el mar rumbo a Holanda.
El argumento resulta terriblemente adictivo, muy original, y sobre todo, cargado de giros argumentales que nos harán dar vueltas y vueltas, reorganizando las pistas que ya tenemos para intentar resolver las cuestiones que nos plantean.

Respecto a la ambientación debo deciros que es otro de los platos fuertes y que nos traslada hasta 1634, con lo cual ya nos imaginamos la dureza que suponía un viaje de tantos meses en un escenario tan cerrado.

Los personajes son más completos que en su anterior obra y cada uno de ellos arrastra una historia que iremos conociendo y cuya trama terminará enlazada y pesando con fuerza en el hilo principal.  
Y aquí llega el único pero que he encontrado y que se refiere a la forma en que los personajes se relacionan entre sí o más en concreto a la forma de hablar entre ellos, pero eso me lo tomo como una mínima licencia del autor, quizás para hacerla más accesible a los posibles lectores

Ya para terminar os diré que Stuart Turton juega con nosotros, nos ofrece una historia que nada tiene que ver con su anterior obra, cargada de giros argumentales como ya os he adelantado y cuyo final, totalmente sorprendente, tirará por tierra todas las soluciones a las que hayáis podido llegar.

martes, 26 de enero de 2021

En el piso de abajo. Memorias de una cocinera de los años 20 de Margaret Powell

Sinopsis:

En la primera casa en que entró a trabajar como pinche de cocina, a los quince años, Margaret Powell se quedó atónita cuando le dijeron que, entre sus tareas, figuraba la de planchar los cordones de los zapatos. La señora de la casa le prohibió, además, entregarle en mano cualquier cosa: siempre tenía que ser «en bandeja de plata». 
Era la Inglaterra de los años 20, y en ella una chica empleada en el servicio doméstico tenía que mentir a los chicos si quería encontrar novio: ellos las llamaban «esclavas». 
En el piso de abajo son las memorias de una mujer sedienta de educación que no comprende que, cuando pedía un libro de la biblioteca de sus señores, éstos la miraran incrédulos y espantados. Con el tiempo, aprendió por su cuenta y en 1968 publicó este libro, que ha sido la fuente reconocida de inspiración de series como Arriba y abajo y Downton Abbey, pero mucho más incisiva e intencionada que ellas. 
Penetrante en su observación de las relaciones entre clases, libre y deslenguada en la expresión de sus deseos, Margaret Powell nos cuenta qué significaba para los de abajo preparar las cenas de seis platos de los de arriba. Un documento excepcional.

Opinión:

Cuando empecé a leer este libro lo hice empujada por una serie que estaba viendo en casa, Downton Abbey; una serie de televisión donde se describe la vida de una familia aristocrática y la de sus criados desde el comienzo del siglo XX, teniendo como telón de fondo todos los acontecimientos históricos más relevantes. Esa serie, como acabo de indicar, nos muestra la vida de la familia y de sus criados, aunque estos segundos participen en una trama más secundaria. 
Por ese motivo y conociendo que la serie estaba basada en algunos libros me propuse buscarlos e informarme sobre ellos.
El resultado ya lo conocéis, En el piso de abajo se abrió paso entre mis primeras lecturas del año y ahora paso a contaros mis impresiones sobre ella.

Esta novela son básicamente las memorias de Margaret Powell, un anecdotario donde nos cuenta la difícil situación que vivían las clases más bajas a comienzos del siglo XX, y los hechos más relevantes o curiosos de esa etapa posterior en la que trabajó como empleada del servicio doméstico. 
 
Margaret prestará especial atención al relato de algunas anécdotas que, incluso a ella en esa época, la impactaron, añadiendo su particular toque de humor, rozando muchas veces el sarcasmo y que nos arrancará como mínimo una sonrisa.

"Yo pensaba a menudo en lo incongruente que era que el reverendo hiciera sus oraciones matinales y que las terminara diciendo: "Ahora demos gracias por lo que tenemos". 
Yo pensaba: pues ellos van a tardar mucho más que nosotros en dar gracias".

Algunos de los sucesos que nos relatará resultan bastante duros, sobre todo cuando nos muestre la desigualdad y la injusticia, pero el tono narrativo empleado nos hará digerirlos bastante mejor. 

Quizás lo que más sorprende de la joven Margaret Powell es la capacidad de resignación que nos muestra ante situaciones que sabe que son muy difíciles de cambiar, pero al mismo tiempo nos asombra con un espíritu de superación imparable que la lleva a buscar siempre el lado positivo de las cosas y esa pequeña oportunidad que le permita dar un cambio radical a su vida. 

Otro detalle que puede resultar curioso es que la autora, como ya os he dicho, centra toda su atención en mostrarnos las situaciones de las que ha sido testigo, por lo tanto se limita a relatar principalmente la vida de los de abajo, de esas personas que eran considerados invisibles por los señores. 
Los de arriba en este libro, al contrario que en la serie citada al comienzo, Dowton Abbey, quedan desplazados de escena, y la visión expuesta difiere de la que podemos tener de las clases altas. Quizás el motivo sea que la experiencia de Margaret se reduce a casas de inferior estatus o que lo habían perdido. En este punto llega ese detalle curioso del que os hablaba, muchas de esas familias siguen ancladas en tiempo pasados y se mantienen a costa de la apariencia. 

Ya para terminar, os aseguro que es una lectura muy entretenida que os hará buscar otras de temática similar, sobre todo porque esconde entre sus páginas mucha reflexiones interesantes cargadas de sensatez. 

"De hecho, a lo largo de mi vida en el servicio doméstico he visto que a los señores siempre les preocupaba mucho tu bienestar moral. Les daba igual tu bienestar físico. Mientras pudieras hacer el trabajo, tanto les daba que te doliera la espalda, el estómago o cualquier otra cosa. En cambio, todo lo que tuviera que ver con tu moral pasaba a ser asunto suyo. Eso es lo que ellos llamaban "cuidar de los criados".

martes, 19 de enero de 2021

Orgullo y prejuicio de Jane Austen

Sinopsis:

A lo largo de una trama que discurre con gran ritmo y precisión, Jane Austen reúne una galería de personajes característicos de toda una época: la dama empeñada en casar a sus hijas con el mejor partido de la región, las hermanas que se debaten con sus vaivenes sentimentales, el clérigo adulador que peca de oportunista... El estudio de caracteres y el análisis de las relaciones humanas basadas en la costumbre, elementos esenciales de la narrativa de la autora, alcanzan en Orgullo y prejuicio cotas de maestría insuperable.
La presente edición incluye una detallada cronología de la autora. Asimismo, recupera la introducción original en Penguin Clásicos de Tony Tanner, que desarrolló su carrera como catedrático de literatura inglesa y norteamericana en la Universidad de Cambridge, y cuyas agudas reflexiones sobre Jane Austen son la mejor guía para adentrarse en el universo literario de esta autora.

Opinión:

Hoy os traigo al blog el primer clásico del año; un libro que puedo incluir en el reto anual de clásicos y que es doblemente protagonista por ser también el título elegido para el taller de lectura que organiza este blog y que, como ya os indiqué en la pestaña correspondiente, este año va a ser bimestral.
Desde aquí dar las gracias también a Inés de La huella de los libros que no dudó a la hora de compartir conmigo esta lectura.

Jane Austen.
De Jane Austen ya os he hablado en otra ocasión, cuando analicé Sentido y sensibilidad.
Actualmente está considerada como una de las escritoras más importantes de su época y quizás una de las que mejor plasmó la época en la que vivió. He dicho actualmente, y es que ese reconocimiento, como solía suceder a las grandes plumas femeninas, no le llegó en vida, tanto es así, que incluso Charlote Brontë expreso su descontento hacia esta obra de la que hoy os hablo, en una carta que dirigió a G. H. Lewes en 1848. 

Al igual que en la anteriormente citada Sentido y sensibilidad, publicada en 1811, en esta que vio la luz dos años después, tampoco aparecía su nombre, pero reclamó su autoría añadiendo: escrita por la autora de sentido y sensibilidad.
El primer título que eligió fue "Primeras impresiones" y hubiese resultado muy acertado ya que, como os adelanté en la reseña de Sentido y sensibilidad, el título de algunas de sus novelas aportaban una pista fundamental sobre el temperamento o el principal rasgo de sus protagonistas...

Jane Austen vivió en la época de la regencia, entre el periodo georgiano y el victoriano, aclaración que debo hacer porque mucha gente la sitúa erróneamente en la época victoriana. Su obra es más bien costumbrista y se caracteriza por describir con precisión la sociedad rural georgiana y los cambios que esta experimentaba con la llegada de la modernidad.  

Quizás lo que más me gusta de ella son esos pasajes que incluye en todas sus obras y que dedica a los "talentos femeninos", a esas habilidades que debía cultivar una mujer para atraer la atención de sus pretendientes y/o futuro marido, y en los que curiosamente sus protagonistas no parecen estar muy interesadas. 
Otros detalle que destaco es su prosa, la riqueza de su lenguaje y la forma de encadenar las historias, sin olvidar mencionar, por supuesto, el derroche de imaginación a la hora de crear personajes. No me refiero solamente a los que intervienen en esta obra, me refiero en general a los que aparecen en toda su bibliografía. 
Entre sus heroínas existen grandes diferencias. Tienen un modo de ser distinto y se mueven en situaciones diferentes. Esa diversidad creativa la convierte en una grande entre los grandes escritores clásicos. 
Y ya para terminar con lo que me gusta de ella, acabaría señalando la meticulosa descripción de los personajes. Su profundidad psicológica nos es mostrada al detalle por lo que piensan, lo que cuentan e incluso lo que callan. Los lectores con esas descripciones abandonamos el papel pasivo que habitualmente se nos impone y no nos queda más remedio que tomar partido.

Pero todo esto citado hasta ahora es muy general, perdonadme que me haya perdido en divagaciones, pero es que estas novelas producen en mí ese efecto.
Me hacen pensar constantemente en la trama, en la época, e incluso mucho más allá de haberla leído sigo dando vueltas al argumento.

Argumento.
Si tuviese que reducir la sinopsis a la mínima expresión diría que gira alrededor de un hombre que cambia sus modales y de una joven que lo hace respecto a su mentalidad, todo eso por amor. Eso sí, para lograrlo primero deberán superar la barrera que se levanta ante ellos y que está construida con unos vastos cimientos de orgullo y prejuicio.
Como os digo ese sería el resumen muy esquematizado, pero hay muchos más temas que subyacen en esta historia.

Personajes.
La novela nos ofrece una visión muy general de una pequeña parte de la sociedad que vive atada por las rutinas y los rituales sociales.
Nuestros protagonistas demuestran cierta independencia y libertad de pensamiento que va a chocar con la mentalidad común de esa sociedad que les rodea.
Ambos, Darcy y Elizabeth, se dejan guiar por esas primeras impresiones o por su orgullo y prejuicios y a punto están de ser engullidos por ellos.
Como más tarde demostrará Austen ese primer contacto inicial no siempre resulta fiable, o al menos no respecto a todos los personajes, porque lo cierto es que hasta los lectores caemos presa de lo que se señala en el título, y emitimos un primer juicio equivocado, dejándonos guiar por el corazón o por los datos insuficientes en vez de esperar a que haga acto de aparición la razón.
Y con esto ha llegado el momento de hablaros de los personajes de modo muy general.

Todos ellos, sin excepción, evolucionan para bien o para mal, y aunque algunos pueden tener un arco de evolución descendente no dejan de ser grandes personajes, precisamente porque su comportamiento nos arroja en brazos de los dos protagonistas principales, Elizabeth y Darcy. 
Esa actitud nos hace olvidarnos de esa primera impresión negativa que tenemos sobre ellos y nos invita a mirarlos con otros ojos, al tener unas referencias negativas con las que compararlos.
Pero dejadme que desarrolle más esta idea, centrándome en esos personajes con menos protagonismo.

Nos vamos a encontrar con dos tipos de personajes; los complejos y otros que yo voy a catalogar como simples.
Entre estos últimos metería, por poneros un ejemplo, a los Collins, a la Señora Bennet, a Lady Catherine o a Mrs. Bingley, (los que hayáis leído el libro sabréis el motivo por el que los incluyo y los que no, ya tenéis un aviso sobre ellos); estos personajes secundarios, que van evolucionando aunque sea a peor, hacen que los rasgos positivos de los dos protagonistas centrales brillen. 
Por ese motivo el término simple no debe tomarse como algo peyorativo. 
Este tipo de personaje también evoluciona como os he dicho, resultan imprescindibles e incluso dentro de esa negatividad que despierta en los lectores y que nos hace cogerlos manía, resultan redondos. 
Ellos son los encargados de hacer más visible la diferencia entre unos personajes y otros, pero en cambio su mentalidad no evoluciona; mientras que el mundo cambia a su alrededor, ellos no lo hacen.
En cambio, Darcy y Elizabeth, son personajes con profundidad, con una mentalidad e ideales que les hace sobresalir de esa pequeña red en la que están envueltos, rodeados de personajes básicos.

De Elizabeth Bennet solo puedo deciros que asume el papel central sin nadie que la eclipse. 
Desde el comienzo vemos en sus modales una mezcla de arrogancia e impertinencia, y su actitud denota una inclinación a la independencia, lo que en su época, sobra decir, estaba mal visto. Pero ese es el gran logro de Austen, porque esas pequeñas revoluciones que vemos en sus protagonistas son el primer paso hacia la igualdad.
Esta autora escribió en una época llena de cambios, no solo sociales o de mentalidad, y eso se ve reflejado en sus personajes, como ya os he señalado en párrafos anteriores.
Mientras que unos permanecen anclados en el pensamiento del siglo XVIII, otros consiguen superar esa limitación. 

Y ya para terminar...
A los que estéis esperando leer sobre Darcy, como personaje masculino, deberéis leer el libro. Yo como autora de esta reseña me he centrado en señalar lo que más me ha gustado o llamado la atención. Para no dejaros con un mal sabor de boca os diré que es un personaje soberbio, despierta diversidad de sentimientos en nosotros, dependiendo de la escena en la que interviene, pero en el fondo, no hace más que realzar las cualidades de Elizabeth.

martes, 12 de enero de 2021

En el bosque oscuro de Dale Bailey

Sinopsis:

Un bosque. Un libro. Una niña desaparecida...

A Charles Hayden le ha fascinado siempre la leyenda victoriana In the Night Wood, escrita por Caedmon Hollow. 
Poco después de la muerte de su hija, Charles y su mujer Erin, descendiente de Hollow, heredan la casa de su antecesor y deciden mudarse al pequeño pueblo inglés donde se encuentra. Pero Hollow House y el bosque que la envuelve están repletos de misterios y secretos que parecen revivir con la llegada de la pareja al pueblo. 
Ecos de viejas historias empiezan a resonar por la biblioteca de Hollow House. Historias tan antiguas y oscuras como el bosque que les rodea.

Opinión:

Ya habéis leído en la sinopsis las premisas sobre las que se construye esta novela. 
Un bosque, un libro, una niña desaparecida y una mansión repleta de misterio, elementos que considero perfectos y que consiguen mantener enganchado al lector hasta el final.

El lector permanece pegado a las páginas de este libro, pero también hay algún detalle que a mí, personalmente, no me ha llegado a convencer. Por ese motivo voy a intentar detallaros los pros y contras que he encontrado.

Lo más destacable y por lo que recomiendo este libro es sin duda el argumento
El autor ha conseguido crear una trama central muy interesante, construyéndola sobre notas de suspense y fantasía, y añadiendo algún toque de leyenda celta que resulta muy atractivo, elementos que dan como resultado una narración con tintes góticos.
Tanto los escenarios como los ambientes que se recrean en ellos están muy logrados. Las descripciones constituyen el soporte escénico de la historia.
La línea que separa la realidad de la fantasía y que tiene como escenario central el bosque que rodea a la mansión, juega un punto fundamental. Esa línea por la que caminarán los protagonistas es apenas apreciable y permitirá que los lectores crucemos junto a ellos a un mundo mitológico, involucrándonos de esa forma en el argumento. 
Otro tema que también aporta interés es encontrarnos varias historias dentro del hilo general. 
Una será la leyenda In the Night Wood, escrita por Caedmon Hollow y que es la premisa principal sobre la que se construye el argumento, y luego estarán esas historias personales que arrastran cada uno de los personajes.
Por otro lado, el hilo de la desaparición de niños sumado a los comportamientos extraños de los habitantes del pueblo, nos pueden hacer evocar a los cuentos y leyendas de hace un par de siglos.

Sobre los personajes quería deciros que algunos pueden parecernos, a simple vista, puro relleno. 
Todas las novelas tienen que tener personajes secundarios, y es lógico que unos nos resulten más atrayentes que otros. Los secundarios, en cualquier obra, son fundamentales para apoyar la trama o a los protagonistas. y en este caso algunos de los que vamos a encontrar, aunque no aporten mucho argumentalmente, sirven para realzar al personaje principal. 
Su actuación como he dicho es limitada, no se les permite desarrollarse, pero siempre será en sacrificio del personaje principal ya que la evolución de éste depende de ellos. 
En este libro también sirven para dar el contrapunto psicológico, aportando emotividad y el toque sensible, porque los sentimientos y los recuerdos intervendrán como si se tratase de un personaje más. 

En  general me ha parecido una lectura muy entretenida, y sí, oso decir entretenida, porque parece que ahora algunos/as se ofenden por encontrar ese término en una reseña, interpretándolo de forma despectiva, supongo que esas personas entenderán como entretenimiento, perder el tiempo de forma vacua, es decir, leer algo sin contenido o de forma superficial.
Para mí, la palabra entretener es sinónimo de diversión y distracción, de hacer pasar el tiempo de manera agradable, y no tiene ninguna connotación ni matiz negativo, por mucho que haya quién intente encontrárselo. Supongo que, como todo, depende de interpretaciones personales y yo juzgo que una obra entretenida es algo que puedo recomendar sin miedo a equivocarme.

Dejando de lado este tema y retomando la reseña paso a comentaros lo que menos me ha gustado y que se refiere a algunas situaciones.
En algunos momentos algunos pasajes o escenas, me han parecido poco desarrolladas, como si se pasase por encima muy de puntillas, y lo cierto es que algunas podrían haber resultado muy interesantes, dando mucho más juego al argumento de haberse desarrollado más.

Ya para terminar solo me queda mencionar la cuidada edición de la editorial Minotauro. 
La portada cargada de pequeños detalles me hace recordar las antiguas ediciones de novelas clásicas encuadernadas en piel o a los bordados de la época victoriana.

martes, 5 de enero de 2021

El mordisco de la medianoche de Anabel Samani

Sinopsis:

Eleonor acaba de llegar a la mansión que ha heredado de su abuela, una mujer huraña a la que nunca conoció. Tras despertarse una vez más como consecuencia de un estruendo que solo ella es capaz de oír, decide averiguar cuál es el origen de ese sonido atronador que la sobresalta cada medianoche. Así, en la biblioteca, el lugar de donde procede el insólito estallido, descubre que el fantasma de su abuela la reclama para que complete la lectura de El mordisco de la medianoche, el libro que la anciana tenía en sus manos cuando la muerte la sorprendió.
Durante las siguientes noches, cada vez que las agujas del reloj se junten en lo más alto de la esfera, Eleonor leerá para su abuela los seis oscuros relatos de terror y fantasía contenidos en el libro. A través de esos cuentos conocerá pesadillas que traspasan el mundo de los sueños, cabañas ocultas en lo más profundo de bosques primitivos, pozos de los deseos para gente desesperada, cuadros capaces de albergar la luz de la vida y la muerte, semillas de magia antigua que germinan aviesamente y muñecas de piel fría que anhelan el calor de un corazón inocente.

Opinión:

He dedicado esta primera entrada del año a un libro muy especial. Un libro de relatos de terror escritos por Anabel Samani, perfectos para los que somos amantes del género y que lleva el título de El mordisco de la medianoche.

No me voy a andar por las ramas en esta reseña y voy a ir directa al grano. 
Hay una frase que dice uno de los personajes al que conoceremos a lo largo de la lectura y que dice así: El pasado atormenta nuestro presente y el presente mata nuestro futuro.
Yo la voy a moldear un poquito a mi gusto para contaros algo sobre este libro y sobre su autora... 
El pasado marca y condiciona nuestras futuras decisiones, y eso vamos a verlo plasmado en este compendio de relatos. 
Anabel Samani homenajea a grandes autores del género cuyas lecturas la han marcado, dando como resultado seis historias terroríficas que os sorprenderán y con las que sentiréis un pequeño mordisquito, independientemente de la hora a las que las leáis.

Con lo primero que vamos a encontrarnos es con un hilo conductor principal titulado "La biblioteca", el hilo de Eleonor, que nos adentrará en "El mordisco de la medianoche", el libro cuya lectura su difunta abuela dejó inacabado.
Cada noche la protagonista leerá uno de los relatos, seis en total, pero realmente los lectores nos vamos a encontrar con 8 historias: seis relatos donde se mezcla el terror y la fantasía y que componen el libro mencionado; el hilo narrativo de Eleonor, que también tiene toques terroríficos, y por último, las Notas de la autora, donde conoceremos un poquito más de Anabel. En estas últimas la autora nos hablará de esas narraciones y los autores que marcaron su forma de escribir, de cómo se iniciaron algunos de sus relatos y también de algún dato curioso sobre ellos que os helará la sangre.

Los relatos, propiamente dichos son seis:
La sombra y la pesadilla, La cabaña, El pozo de los Desesperados, El cuadro, La semilla, y La muñeca nueva, todos ellos inquietantes y recreados con la atmósfera perfecta.
Y llegados a este punto debería hablaros de cuáles han sido mis preferidos, pero es algo que resulta complicado porque todos ellos me han gustado, precisamente porque tratan sobre temas distintos y nos trasportan a ambientes y escenarios totalmente diferentes. 
Es cierto que en algunos de ellos, como El pozo de los Desesperados; El cuadro; La sombra y la pesadilla; y La muñeca, según pasaba las páginas, sentía la adrenalina fluir con más intensidad, gracias a que Anabel maneja muy bien la tensión, pero los otros también han conseguido incomodarme y encandilarme al mismo tiempo, unas veces por los personajes y en otras por la historia que se creaba a su alrededor.

Y ya para terminar...
Os recomiendo la lectura de este compendio de relatos, perfecta para leer a cualquier hora, pero si sois de los que apreciáis un aporte extra de tensión, os recomiendo que los leáis cuando la luz se va apagando. 
En ese momento, en que nuestros miedos más primitivos se acomodan en nuestra sombra, es el momento propicio para empezar El mordisco de la medianoche.