miércoles, 13 de mayo de 2020

El almirante flotante de Varios autores (Detection Club)

Sinopsis:

Catorce miembros del prestigioso The Detection Club, entre ellos autores de la talla de A. Christie, D. L. Sayers, G. K. Chesterton o R. Knox, recibieron la propuesta de escribir una obra colectiva partiendo del planteamiento inicial de un caso criminal.
Cada colaborador se enfrentó al misterio sin saber qué solución tenían en mente los autores precedentes y entregaron en un sobre cerrado su particular solución al crimen.
Por primera vez en la historia, los creadores de Hercules Poirot, lord Peter Wimsey y el padre Brown aplicaban conjuntamente su pericia al mismo caso. Así nació "El almirante flotante", considerada como una de las novelas clásicas del género policíaco.

Opinión:

Seguro que todos los amantes de la novela enigma o de la policíaca más clásica habéis leído alguna vez una aventura protagonizada por el Padre Brown o, por poner otro ejemplo de investigador famoso de ficción, por Poirot.
Estos personajes, protagonistas de infinidad de relatos policíacos, tienen sus pequeños mundos creados alrededor de ellos. Cada uno reina, por decirlo de algún modo, en esa especie de microcosmos donde demuestran su agudeza e ingenio, y su forma de investigar lleva en todos los casos a resolver el crimen.
Seguro que más de una vez habréis deseado ver su astucia enfrentada en alguna novela, pero eso es del todo imposible, ya que sus autores querrían que su "hijo literario" superase al contrario en su capacidad de razonar y/o de deducir.

Pues bien, como ese enfrentamiento iba a resultar del todo imposible, lo que sí se consiguió fue que sus creadores colaborasen, codo con codo, construyendo un crimen que daría como resultado una novela.
En esa obra trabajaron junto con 12 escritores más, todos ellos expertos en novela policíaca.
Esos catorce escritores eran miembros del prestigioso The Detection Club; un club creado en 1929 con un único fin, unificar las reglas para eliminar de la novela policíaca el juego sucio.
Esas reglas debían cumplirse a la hora de elaborar los argumentos y así lectores y personajes contarían con las mismas posibilidades a la hora de resolver el misterio, porque las pistas estarían visibles para todos.
Dorothy L. Sayers, Gilbert Keith Chesterton o Agatha Christie, son solo tres de esos catorce escritores que participaron en la creación de este libro: "El almirante flotante".
Recibieron la propuesta de elaborar una obra de ficción policial en la cual todos colaborarían; cada uno de ellos realizaría un capítulo siguiendo las normas del club, pero aquí llega lo interesante...
Solo uno de ellos, el encargado de elaborar el capítulo final, conocería la identidad del asesino y los motivos.

El libro está dividido en 12 capítulos, un prólogo y un apéndice.
La importancia de realizar el prólogo recayó sobre el entonces presidente del club, Chesterton, y también es importante señalar que uno de los capítulos es colaborativo, está escrito a cuatro manos por un matrimonio de escritores.
Como podéis ver hoy os traigo al blog un libro que fue el resultado de una especie de juego de genios del crimen.

Reconozco que me ha enganchado menos que una obra de Agatha Christie, pero hay que valorar  otros detalles que convierten su lectura en muy interesante.
Esta historia recoge los ingredientes más representativos de esas normas elaboradas por el Detection Club y más que interesante por el argumento, lo es por ese planteamiento de colaboración entre autores.
El hilo de la historia se focaliza sobre el detective y vamos obteniendo las posibles pistas a través de él. La historia está llena de giros inesperados, en parte algo lógico, ya que cada autor, en cada capítulo, intentaba reconducir la trama hacia su terreno...

Algo que me ha parecido muy curioso es que la obra, en general, difiere mucho de las novelas a las que nos tenía acostumbrados Agatha Christie. En ellas, todos los personajes pasaban a ocupar el lugar de sospechosos porque habían estado presentes durante el crimen, aquí no ocurre así.
En esta novela nos encontramos con un asesinato en un pueblecito apacible; en ese escenario los protagonistas se mueven sin restricciones.
Todos son personajes incidentales y sin motivaciones; no son sospechosos porque su forma de actuar no lo indica así. Solo al llegar al capítulo final, momento en que se recompone el crimen, conoceremos al culpable y los motivos.

Por otro lado, la Reina del crimen presenta a todos los personajes en los primeros capítulos y los mantiene bajo sospecha. Aunque no llega a profundizar en ellos, nos deja una idea bastante clara de como son.
En el almirante flotante aparecen muy pocos personajes, algunos no han tenido relación aparente con el muerto, tampoco tienen ningún rasgo especial que los haga interesantes y por eso no les prestamos demasiada atención. Desviamos nuestra mirada hacia otros, hacia el cebo, colocado con mucho acierto. también debo indicaros que los personajes van entrando en escena poco a poco, lo que hace que el desarrollo de la trama y el ritmo narrativo sea más lento.

Centrándonos de nuevo en esta obra colaborativa debo contaros algunos detalles que pueden influir en los lectores de forma negativa, por ejemplo se aprecian los cambios de narrador. Los autores no demostraban la misma técnica ni calidad y por lo tanto el estilo es bastante desigual, del mismo modo ocurre con la extensión de los capítulos, hay algunos muy breves y otros que en comparación pueden resultar demasiado extensos.

Ya para terminar os hablo sobre el apéndice final
En él aparecen las soluciones finales que algunos de los escritores entregaron a modo de resolución del caso.
Ese apéndice resulta muy interesante porque vemos la forma de argumentar de cada uno de ellos, nos encontramos con planteamientos muy notables y observamos el desarrollo de alguna situaciones que no aparecen en el libro.


15 comentarios:

  1. Como nos tienes acostumbrados, otra reseña perfecta. Una vez más. ¡felicitaciones!

    ResponderEliminar
  2. Como te comenté en twitter no es una novela policiaca al uso. Y es verdad que al leerla se nota deslavazada. Inevitablemente los autores no podían dejar de ser ellos mismos. A mí me gustó por el experimento en sí, porque reconocí perfectamente el estilo de Agatha y por ver a qué conclusión llegó cada uno de ellos cuando escribía su parte...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nitocris.
      Coincido contigo. Lo mejor es el experimento y el apéndice final en el que vemos como argumenta cada uno.
      Un besazo.

      Eliminar
  3. No he leído ninguna de las novelas del Detection Club , pero me parece muy interesane el experimento y ver como se las apañaron esos 12 autores para escribir a tantas manos. Me lo llevo apuntado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ayla.
      REsulta muy interesante. En esa novela vamos a ver como cada uno de los autores intenta desarrollar la trama tirando hacia lo que mejor maneja. Es un experimento muy interesante.
      El resto de libros no sé si estarán traducidos al castellano, tendría que mirarlo.
      Besos.

      Eliminar
  4. ¡Hola! La verdad es que me parece una novela necesaria para todos aquellos adeptos a las novelas policíacas o de misterio. Yo apenas he hecho incursiones en el género, así que siento que quizá estaría un poco perdida si me animase con esta colección de relatos.

    Un beso, nos quedamos por aquí como nuevas seguidoras.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por pasaros por el blog.
    Es, como dices, una gran novela para todos los amantes del género, pero cualquier lector al que le guste una obra con crimen de por medio estará contento entre sus páginas.

    Un beso. os sigo.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo no conocía este experimento. Estoy contigo y algunas de tus comentaristas en que una obra hecha a doce manos no puede tener la unidad de una monodirigida, pero el experimento es desde luego cutrioso.
    La buscaré y la leeré, amiga mía.
    Cuidate . Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Carlos.
      Ya verás que interesante es, como digo en la reseña, por ese juego creado entre ellos en que cada uno tira para lo que mejor sabe hacer.

      Muchos besos.

      Eliminar
  7. Hola. Llego a tu espacio de casualidad y me encuentro con esta reseña que me ha dejado intrigadísima. Desconocía el libro pero me parece una propuesta muy original. Me llama la atención el hecho de esa conjunción de plumas en un género que me gusta tanto. Indagaré un poco más sobre este libro. Y como veo que reseñas libros que me pueden interesar, decido quedarme por aquí. No sé si me conoces pero me presento. Soy Marisa y llevo www.lecturapolis.com, donde serás bienvenida. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa.
      Bienvenida a este pequeño espacio donde compartir lecturas. Ya me he pasado por tu blog y también te sigo en twitter.
      Sobre el libro... si te gusta la literatura policíaca más clásica te lo recomiendo, pero como he dicho anteriormente, por el experimento que es bastante interesante.

      Saludos

      Eliminar
  8. Creo que la descubrí gracias al blog de Nitocris, si no me falla la memoria. Y tengo mucha curiosidad. Cuando lo lea, ya os contaré qué tal el experimento ;-)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anabel.
      Pues a mí me suena que también fue por el blog de Nitocris por el que me enteré de esta novela... De todas formas, esperamos impacientes tu comentario. Ahora que Nitocris está en Twitter, que hemos conseguido llevarla al lado oscuro, podemos organizar alguna lectura en conjunto.
      Besotes

      Eliminar
  9. Había oído hablar de este experimento, pero no lo había leído. Va siendo hora :-) Me lo llevo anotado.

    ResponderEliminar