martes, 25 de junio de 2019

La ventana indiscreta de Cornell Woolrich

Sinopsis:

El derroche sin límites de talento, ingenio y técnica narrativa de que hace gala Cornell Woolrich (también conocido por su seudónimo William Irish ) en los ocho relatos que componen el presente volumen, convierten a este autor norteamericano en uno de los maestros indiscutibles del género policial. El mayor hallazgo de Woolrich (1903-1968) consiste en plantear una serie de problemas cotidiano y cercanos al lector y llevar su solución al extremo con la misma naturalidad con la que se propondría otra salida más plausible. Así encontramos relatos como Proyecto de asesinato, Cocaína, o el famoso La ventana indiscreta -llevado al cine por el genial Alfred Hitchcock-, que son verdaderas joyas del suspense, además de tres muestras definitivas de cómo a partir de un suceso aparentemente sin importancia se llega a una solución dramática marcada por la muerte y el crimen. La maestría en la utilización del diálogo, la inspirada elección de los escenarios y la meticulosa descripción psicológica de los personajes convierten esta selección de relatos en una obra imprescindible no sólo para los amantes del género policial, sino para todos aquellos lectores dispuestos a dejarse atrapar por la buena literatura.

Opinión:

Supongo que a todos os suena el título de "La ventana indiscreta", el relato que hoy reseño.

Hace unos meses os dije que iría comentando obras literarias que hubiesen sido llevadas al cine por el gran mago del suspense, y esta pequeña narración es otra de esas joyitas que los amantes del cine clásico tenemos que tener en cuenta para poder comparar.

Debo deciros que en esta ocasión, aunque la obra literaria es buena... la versión de Hitchcock la supera, porque cuenta con un gran abanico de matices y un desarrollo mucho más amplio que por la brevedad de la obra en papel no podemos apreciar.
Este relato escrito en 1942, cuenta con apenas cuarenta páginas, y es obra del escritor Cornell Woolrich, también conocido por los seudónimos de William Irish o de George Hopley, y forma parte, junto con otros siete relatos más, de este volumen donde se recogen algunas de sus mejores historias, consideradas como verdaderas joyas del suspense.
Quizás la que más suena, porque fue llevada al cine por Hitchcock en 1954, es esta de "La ventana indiscreta", que el genial cineasta tituló como Rear Window, literalmente La ventana trasera.
En castellano la película adoptó el título que ya conocemos, y quizás es el que mejor se adapta al argumento, porque también hay que señalar que el título dado por Cornell, It had to be murder, algo así como... Tenía que ser un asesinato... pues tampoco es que le haga mucha justicia.

En este pequeño prólogo que estoy haciendo antes de comenzar con el comentario del relato, falta mencionar que a Irish se le conoce también con el sobrenombre de "El Rey del suspense", y lo más curioso de leer su biografía, es que su vida personal estuvo marcada por una relación amor-odio con su madre.
Esto le llevó a convertirse en un ser huraño, alcoholizado y que terminó sus días invalido y viviendo en un hotel.
Tras leer esa breve nota biografía que aparece al comienzo del libro, me vino a la cabeza la imagen de Norman Bates, el protagonista de Psicosis, otra obra de Hitchcock que se estrenó en 1960, inspirada en los crímenes de Ed Gain, un asesino en serie de Wisconsin y que Robert Bloch plasmó con acierto en su novela en 1959. otra obra que ya reseñaré...

Pero bueno, llegando al tema que nos ocupa...
"La ventana indiscreta" es la narración que da título a este compendio de relatos y en ella me voy a centrar exclusivamente.
Quizás en otra ocasión, saque tiempo, y también reseñe el resto de relatos que en este volumen se incluyen...

Esta historia resulta perfecta para ser representada como obra de teatro, ya que el escenario, sobre el que se construye la trama, es una simple habitación, con una ventana orientada a un patio interior y desde la cual se observa, sin esfuerzo, la fachada del edificio de enfrente; como veis un escenario sencillo.
Tampoco son necesarios muchos personajes, ya que en el libro solo aparecen tres o cuatro.
El protagonista, Hal Jeffries que está impedido temporalmente, y Thorwald, el supuesto asesino.
El tercer personaje no tiene un gran desarrollo para la historia. Es totalmente incidental, me estoy refiriendo al criado de Jeffries, Sam, un personaje que solo hace acto de aparición en un par de escenas y cuyas acciones, en la obra de Hitchcock, aparecen repartidas entre los personajes que encarnan Grace Kelly, como novia de Jeffries, y Stella, la enfermera que le atiende.
A pesar de esto que acabo de mencionar, del poco protagonismo de este personaje secundario, sus acciones resultan determinantes para la trama, ya que si se prescinde de él, muchas de esas escenas y por lo tanto sus consecuencias, no se habrían producido.
El cuarto personaje es un policía, al que Cornell Woolrich solo le reserva un par de entradas y salidas de escena...

Pero lo que más me llamó la atención, de esta pequeña obra literaria, es comprobar que no aparece ni una sola mujer en toda ella, salvo ¡claro está!, la desaparecida; un personaje que solo aparece citado al comienzo de la obra, pero que por su desaparición, más que sospechosa, la convierte en omnipresente a lo largo de la narración.

El autor hace progresar la historia hasta el climax, desde más o menos la mitad de la historia, y sigue la estructura de la clásica narración Ab ovo, con una breve introducción, un nudo y un desenlace. Como veis todo con un estilo muy clásico...
El resto de los personajes ambientales que aparecen nombrados de refilón, no se relacionan con los dos protagonistas.

Esos personajes que comparten edificio o el patio del vecindario, viven cada uno en su propio mundo, aunque eso sí, todos participen de ese microcosmos que crea Woolrich para que se muevan en él los dos personajes principales.
Esas vidas de los personajes ambientales, que vemos descritas al comienzo, indican el progreso del tiempo en la narración, con sus historias personales, muchas dramáticas, avanzando paso a paso sin detenerse.

Al comienzo como digo Cornell nos muestra la vida de esos habitantes que comparten un patio de vecinos, y que Hitchcock logra, en su puesta cinematográfica, mostrarnos al detalle; quizás en esa falta de descripción del entorno, es en lo que falla este escritor...

Pero lo que más me ha gustado de esta breve novela, es la meticulosa descripción psicológica, que sí hace del personaje principal, sin olvidar, por supuesto, el argumento y la esencia de la historia, algo que al principio parece aparentemente sin importancia, pero que llegados a un punto, se complica tanto que el final termina marcado por una gran tensión dramática.

Otro detalle de esta narración que creo acertada, es que el autor nos pone en el lugar del protagonista; nace una complicidad entre nosotros debido a que emplea el uso de la primera persona.
Nos va contando los acontecimientos, según los ve a través de su ventana, pero parece que es privado de la gracia de la intuición, un don con el que sí contamos los lectores.
Nosotros vamos un paso por delante de él, intuimos que el reloj corre en su contra y que eso que comenzó como un entretenimiento sin consecuencias va a complicarse.
Ese detalle
que acabo de citar, ese reloj que avanza sin pausa pero sin prisa, es un elemento externo que aumenta la tensión y la ansiedad.

Cornell construye a partir de una historia sencilla y con total naturalidad, una trama a la que luego recubre con una atmósfera asfixiante, que lógicamente termina por adueñarse de los personajes.
Es un relato breve, de apenas cuarenta páginas pero que he creído muy interesante comentar.

El resto de novelas que han sido llevadas al cine por Hitchock  y que ya he comentado aparecen abajo...

Crimen perfecto
Extraños en un tren
La dama desaparece o Alarma en el expreso.
Pero... ¿Quién mató a Harry?
Rebeca

5 comentarios:

  1. Hola!!

    Comentarte que ya hace un tiempo soy seguidor de tu blog tu blog, y me gustaría decirte que ahora que me sigues de vuelta, tenemos en marcha el sorteo de dos ejemplares de mi primera novela en el que sólo podrán participar nuestros seguidores, cuyas bases puedes consultar en el siguiente enlace: https://www.lascronicasdevulcania.com/2019/05/sorteo-de-dos-libros-requisitos.html ¡Anímate y participa, que el plazo sólo dura hasta fin de mes!

    Todo lo que has de hacer para entrar en el sorteo (además de seguirme) es dejar un comentario en el enlace anterior con tus datos personales.

    ¡Un saludo y muucha suerte!

    Eduardo Aguiar www.lascronicasdevulcania.com

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa, me encanta esa película de Hitchock y me alucina pensar que no aparece el personaje de Grace Kelly, que yo recuerdo en la peli como importante... no sé igual no, porque la vi hace siglos...
    No sé si me leería estos relatos porque siempre me parece que me quedo con ganas... Pero tu reseña magnífica, como siempre.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Anda, me pasa como a Nitocris, me ha chocado que no aparezca el personaje de Grace Kelly, y también que tenga solo 40 páginas.
    Como también me quiero leer todas las obras que han sido llevadas a la pantalla por el mago del suspense, lo leeré, aunque ya voy advertida de que será bastane diferente.
    Un beso y gracias por tu reseña :-)

    ResponderEliminar
  4. La película me gusta y hace poco que he vuelto a verla. El relato no me importaría leerlo, es cortito, aunque ya voy prevenida que no me voy a encontrar lo mismo que en la pelí.
    Besos

    ResponderEliminar