martes, 6 de octubre de 2020

La inquilina de Wildfell Hall de Anne Brontë

Sinopsis:

Tras muchos años de abandono, la ruinosa mansión de Wildfell Hall es habitada de nuevo por una misteriosa mujer y su hijo de corta edad. 
La nueva inquilina –una viuda, al parecer –no tarda, con su carácter retraído y poco sociable, sus opiniones a menudo radicales y su extraña, triste belleza, en atraer las sospechas de la vecindad, y a la vez la rendida admiración de un joven e impetuoso agricultor. Pero la mujer tiene, en efecto, un pasado... más terrible y tortuoso si cabe de lo que la peor de las murmuraciones es capaz de adivinar. 

La inquilina de Wildfell Hall (1848), segunda y última novela de Anne Brontë, une al bello relato de un amor prohibido e invernal el retrato intensísimo del fracaso de un matrimonio degradado por el abuso y la violencia, descrito “con una predilección morbosa por lo grosero, cuando no brutal” que escandalizó y repugnó a sus contemporáneos. De hecho, todavía hoy, la dureza, audacia y auténtico rigor de esta novela siguen siendo igual de sorprendentes y desafiantes. 

Opinión:

Llevaba mucho tiempo deseando leer esta novela pero nunca encontraba el momento idóneo. Al fin, gracias al reto anual de lectura de clásicos que estoy haciendo y gracias también a una lectura conjunta en twitter, encontré el momento de iniciarme con  "La inquilina de Wildfell Hall", segunda y última obra de Anne Brontë que fue publicada en 1848 bajo el seudónimo de Acton Bell.

La inquilina de Wildfell Hall es una novela victoriana con detalles muy curiosos.
El primero es que es epistolar, algo muy frecuente en la época; el segundo detalle es que nos vamos a encontrar con dos narradores en primera persona, Gilbert Markham y Helen; y el tercer detalle es que nos vamos a encontrar con una historia dentro de otra.
Enumeradas estas curiosidades paso a hablaros de ellas más en detalle...

El género epistolar fue uno de los más empleados durante los siglos XVIII y XIX. En él se plasmaban sentimientos y opiniones, y servían sobre todo a los lectores para conocer en profundidad al emisor de las cartas. En este caso la historia nos va a hacer retroceder hasta el otoño de 1827, momento en que comienza nuestra historia. 
Gilbert Markham será el primer narrador con el que entremos en contacto. 
Él será el narrador principal al tiempo que también desempeñará la función de protagonista. Gilbert utilizará el primer capítulo de su narración para hacer una ligera presentación de los personajes que tomarán partido en la obra; tras eso nos contará la historia de una misteriosa mujer que llegó a la mansión de Wildfell Hall. Esa narración epistolar va dirigida a un amigo y relatará, como ya os he mencionado, hechos del pasado.
El segundo narrador será Helen, la misteriosa inquilina que da título a la obra, y su relato nos transportará un poco más hacia atrás en el tiempo, sirviendo para rellenar vacíos; esa historia dentro de la historia la conoceremos gracias a su diario personal.

En este libro vamos a encontrarnos con que el arco dramático de los personajes es muy variado.
Tenemos personajes con una evolución positiva, que mejoran con el desarrollo de la trama, pero hay que decir que este tipo es inferior en número al de sus antagonistas, ya que la gran mayoría experimentan un retroceso a peor en su evolución. 
Todos ellos comienzan siendo neutros, no conocemos su pasado y por lo tanto su forma de actuar hasta ese momento, pero después, según se va desarrollando el argumento, vemos como su evolución moral, de valores e ideológica sufre un deterioro, que en algunos casos lleva al final trágico. En estos últimos, los más criticados, se nota que la autora hace uso de esa licencia del escritor que la lleva a hacer uso de la justicia divina.

Y es que de eso se trataba, de hacer una crítica...
Anne no se pone límites a la hora de denunciar el maltrato, el alcoholismo, el adulterio, e incluso el cinismo malintencionado de una parte de la sociedad que contempla las situaciones al tiempo que miran hacia otro lado. También hay una alta carga de religiosidad, detalle con el que crea un gran contraste entre los personajes y no puedo olvidarme de mencionar el sentido del humor mordaz empleado.

Ya para terminar os diré que la publicación de este libro no estuvo exenta de polémica. Por ello tuvo que incluir un prólogo explicando que la crítica que en él se vertía no era generalizada sino que iba dirigida a un grupo en concreto.

14 comentarios:

  1. Hola,
    ¡qué envidia me habéis dado cuando os he visto comentar la novela en Twitter! Yo también me apunté al reto pero me va a ser imposible seguirlo al igual que las lecturas conjuntas, mi vida es algo caótica ahora mismo. No obstante, me lo llevo apuntado porque me ha gustado mucho lo que nos has contado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola eyra.
      Ya verás como te gusta esta novela.
      sobre lo que comentas de que no vas a poder seguir las lecturas conjuntas y los retos, te entiendo perfectamente, pero hay momentos en los que tenemos que dar prioridad a otros temas. Más adelante ya encontrarás tiempo para dedicarle a las lecturas conjuntas; cuando te animes te estaremos esperando.

      Un besazo.

      Eliminar
  2. Hola, Susurros:
    Como le dije a Nitocris, me alegro de haberla leído con vosotros, porque no sé si la habría acabado. La misión de moralización y de advertencia que lleva a cabo la autora me resultó un poco asfixiante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anabel.
      Lo cierto es que nos lo hemos pasado genial con la #Lecturaconjunta.
      A mí me ha pasado igual, que ese lado de la protagonista o de la autora, tan religioso, me aburría, pero el resto en general ha estado muy bien.
      Como siempre ha sido un placer leer en vuestra compañía.

      Un besazo.

      Eliminar
  3. Mi novela preferida de Anne Brontë, sin duda. Me sorprendió por la valentía con la que trataba temas como el alcoholismo o la independencia de la mujer, así que no me extraña en absoluto que en su momento fuese polémica ¿No te ha parecido muy moderna para estar escrita a mediados del XIX? Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mónica.
      A mí también me sorprendió ese detalle y me ha gustado mucho el estilo empleado.
      La novela, por supuesto que me pareció muy moderna, pero sobre todo muy valiente.

      Besos

      Eliminar
  4. Hola guapísima, ha sido un placer compartir con vosotr@s la lectura de La inquilina, me lo pasé muy bien. Me encanta cómo organizas la reseña y vas estructurándola, yo soy un poco más ecléctica, jeje..
    A mí me ha gustado mucho sobre todo por ver la gran evolución como escritora que sufrió Anne, es una pena que no siguiera viva para poder ver hacia dónde hubieran ido sus siguientes obras...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nitocris. Muchas gracias por tus palabras.

      Pues tienes toda la razón, al fallecer a una edad tan temprana no hemos podido saborear la evolución de su obra, y es una pena que no pudiese disfrutar del éxito de sus obras.
      Yo tengo todavía pendientes varias obras suyas, a ver por cual me decido.
      Un besazo.

      Eliminar
  5. Por un lado el estilo epistolar siempre me ha echado un poco para atrás, pero por el otro eso de que sea una historia dentro de otra me atrae. No descarto leerla más adelante, o por lo menos tenerla en cuenta como regalo para Moniki, que casualmente se está leyendo ahora otro de las Brontë ("Cumbres borrascosas") y me consta que le está gustando.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ray.
      Seguro que a Moniki le gusta esta historia, sobre todo porque va a ver lo diferente que es escribiendo a sus hermanas.
      Lo de la historia dentro de otra es un detalle curioso, porque "La inquilina" nos va a relatar su pasado, un diario que el otro narrador incorpora a la narración, y ese diario sirve para rellenar los vacíos y el misterio que se ha generado alrededor de ella.
      Es una obra muy interesante.

      Un besazo.

      Eliminar
  6. Veo que lo habéis pasado en grande con la lectura conjunta. Me alegro de que hayas disfrutado de la historia. Yo todavía no he leído nada de la autora; es la única de las Bronte con la que no me he estrenado.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Narayani.
      Yo tengo que leer todavía Agnes Grey, pero esta te aseguro que te va a gustar.

      Besos

      Eliminar
  7. Buenos días. Lo he pasado estupendamente leyendo la novela con vosotros y en cuanto a la novela, creo que lo más destacable en mi caso ha sido el poco aprecio que le he tenido a Helen durante toda la lectura y que a pesar de que lo epistolar nunca ha sido de mi agrado, en esta novela lo he disfrutado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inés.
      Me alegro que te haya gustado la experiencia de la #Lecturaconjunta. Te esperamos en otras.
      A mí el género epistolar me gusta, se me hace muy dinámico pero también puede resultar cargante en algunos momentos.
      Lo de Helen es curioso, porque yo tampoco la he cogido cariño, me ha parecido un personaje muy distante pero a la vez muy interesante.

      Un besazo.

      Eliminar