martes, 2 de agosto de 2022

Robinson Crusoe de Daniel Defoe

Sinopsis:

Robinson Crusoe naufraga y acaba en una isla desierta. Allí tendrá que hacer uso de su inteligencia y perspicacia para defenderse de los peligros que esconde el lugar, deshabitado solo en apariencia. Publicada en 1719, está considerado uno de los clásicos más leídos de todos los tiempos, y en rigor, se trata de la primera de las grandes novelas inglesas, un texto fundacional. Además de un libro de aventuras, lleno de inolvidables personajes, Robinson Crusoe es una de las primeras reflexiones narrativas sobre la soledad, la sociedad y las relaciones humanas.
La presente edición, traducción de Julio Cortázar, incorpora una detallada cronología, además de una introducción a cargo de John Richetti, catedrático emérito A. M. Rosenthal de lengua inglesa en la Universidad de Pensilvania y uno de los más reconocidos especialistas en la literatura del siglo XVIII.

Opinión:

Robinson Crusoe es una novela catalogada dentro del género de la literatura de viajes; uno de los géneros que tuvo más éxito durante "La edad Augusta", estilo de literatura inglesa de raíz cultural clásica y que se corresponde con los reinados de la reina Ana, el rey Jorge I y Jorge II.
Este tipo de novelas de aventuras o de viajes, muchas veces era un medio para criticar la realidad y así surgieron obas como "Los viajes de Gulliver" o esta de la que hoy os hablo y que también ha sido considerada como juvenil por su contenido y fácil lectura.
Ese contenido incluye batallas navales contra piratas, naufragios, ataques de caníbales, motines, persecuciones a caballo, pero sobre todo lo que encontramos es un relato de supervivencia, de la lucha del hombre contra la naturaleza; una historia que habla de autosuficiencia, de soledad y de relaciones humanas.

Robinson Crusoe está considerado como uno de los clásicos más leídos de todos los tiempos y, según dicen, basada en las experiencias de un marinero real de nombre Alexander Selkirk que formó parte de una expedición corsaria con el objetivo de saquear buques mercantes españoles. Selkir, a diferencia de nuestro protagonista, solo pasó cuatro años y medio en una isla ubicada en el Pacífico, a 560 km de la costa de Chile.
Esta obra está escrita a modo de diario y memorias, y en ella el protagonista irá plasmando todas sus vivencias.

Esta edición que he leído incluye las dos partes del conocido clásico.
El primer libro vio la luz bajo el título de "La vida y las extrañas y sorprendentes aventuras de Robinson Crusoe de York, navegante", lógicamente el título ganó abreviándose y es conocido como Robinson Crusoe.

En la primera novela el protagonista nos cuenta su historia desde que embarca por primera vez, naufraga y termina perdido en una solitaria isla durante 28 años. Un largo periodo que solo logra superar haciendo uso de su inteligencia. Posteriormente Robinson, tras lograr su rescate, vuelve de nuevo a la isla que considera de su propiedad.
Este sería el contenido y argumento del primer libro.

La secuela llevó el título de "Las nuevas aventuras de Robinson Crusoe" y en ella conocemos a un personaje ya anciano, con los mismos deseos de aventura que en su juventud. Unos deseos que le llevan a embarcar rumbo al Lejano Oriente, cruzando Asia hasta llegar a Rusia y de ahí, de vuelta a Inglaterra.

Reconozco que la primera obra, la clásica Robinson Crusoe, me ha parecido mucho más amena que la segunda, a pesar de que la segunda tiene un ritmo más ágil que se debe a que no se profundiza tanto en detalles de la aventura, y abarca además más territorio. 
Lo que no me ha gustado de esas nuevas aventuras es la superioridad moral con la que el autor viste al personaje. 
Crusoe encuentra refugio en la religión y eso le convierte en un pesado que intenta convertir a la fe cristiana a todos los que no piensan igual. Se convierte en dueño de sí mismo y se cree amo y señor de los demás.
Los biógrafos de Defoe dicen que estuvo a punto de hacerse clérigo, pero que después tuvo una crisis de fe; esa disyuntiva resuena fuerte en su obra y pese a lo que he dicho de que no me gusta su personalidad hay que entender que Robinson Crusoe es un personaje acorde a su tiempo.

Para terminar y como nota curiosa os diré que el espíritu aventurero de la obra y su afán colonialista sirvió para inspirar a otros autores. Wilkie Collins hace un pequeño homenaje a la obra en La piedra lunar a manos de uno de los protagonistas que utiliza el libro como fuente de inspiración.


4 comentarios:

  1. Saludos cordiales. Me ha parecido interesante lo que opinas sobre la novela. Qué gusto ver una reseña de un libro del siglo XVIII.

    ResponderEliminar
  2. Hola Susurros, no he leído Robinson Crusoe, no sé si caerá algún día, pero es que lo que me comentas de la religión y sus "discursos" me echa un poco para atrás...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Susurros, que no me he logado 🤦​​, jeje... madre mía qué despiste... Bueno pues el mensaje anterior era mío
      Un besazo nuevamente

      Eliminar
  3. Leyendo tu reseña, me han entrado ganas de volver a leerla porque hace tantos años que apenas la recuerdo. La secuela no la he leído nunca, pero no está de más hacerse con esta edición tan chula de Penguin Clásicos. Besos.

    ResponderEliminar