Entrada destacada. Colaboración revista "Cita en la glorieta"

Rey de picas de Joyce Carol Oates

miércoles, 25 de enero de 2012

Que veinte años no es nada de Marta Rivera de la Cruz


Sinopsis:

El famoso escritor Cósimo Herrera, eterno candidato a un Nobel que no llega nunca, decide retirarse a Ribanova, una pequeña ciudad de provincias apartada y brumosa. Allí conocerá a Luisa, una muchacha veinte años más joven y que desde el primer momento sentirá por el forastero un amor tan apasionado como imposible. "Que veinte años no es nada" no es solo la crónica de este amor irrealizable, sino también un lúcido relato de iniciación y una sugerente novela de comunidad, con un elenco de personajes secundarios tan rico que cada uno de ellos merecería su propia novela. Marta Rivera de la Cruz nos sorprende con su habilidad para descubrir detrás de cada suceso una historia extraordinaria, con su narración a veces tierna y otras irónica, pero siempre comprensiva, y con su capacidad para crear un mundo narrativo propio, en un tiempo casi mítico que nunca acaba de definirse.

Opinión:

Empezaré diciendo que no es un bestseller ni una novela para premio nobel, pero es que los lectores no necesitamos eso, queremos historias sencillas pero que conecten con nosotros. En esta historia lo que sí encontraréis, es una narración muy agradable de leer y que se aleja de lo común.
Hay que decir que en los libros de Marta Rivera, los personajes no son pocos. Por ese motivo, se van presentando al lector de forma tranquila, sin agobiar, al tiempo que cuentan sus vidas. Esas tramas se entrelazan de forma magistral con las de otros personajes y al final, terminan dando vida a la maravillosa ciudad de Ribanova.
La mayoría de las novelas de esta autora, tienen algo especial, y es que sus personajes, los habitantes de esa bonita ciudad citada con anterioridad, no desaparecen tras pasar la última página. Son personajes que permanecen vivos de una novela a otra, porque no es difícil volver a encontrarlos si decidimos continuar leyendo la obra de Marta.

Es una obra narrada con un ritmo pausado pero que no resulta para nada aburrida. Con una historia central de amor preciosa, que engancha, y con unos personajes que podríamos denominarlos por hacerlo de alguna forma, como secundarios aunque imprescindibles, de los que luego no puedes olvidarte.
En fin, una lectura muy gratificante, inolvidable y emotiva...


No hay comentarios:

Publicar un comentario