lunes, 21 de julio de 2014

La abadía de los crímenes de Antonio Gómez Rufo


Sinopsis:

Corre el año del Señor de 1229 cuando una oleada de crímenes en la abadía catalana de San Benito causa honda inquietud en la Corona de Aragón.
Varias novicias del primer convento femenino del reino han aparecido asesinadas. Para esclarecer estas muertes, el rey don Jaime I inicia personalmente la investigación con la ayuda de la sagaz Constanza, una singular monja navarra. Se teje así, en el primer cenobio femenino, una trama de interiores.
El lector se recrea en el universo medieval femenino, un mundo limitado, oscuro, secreto. Un mundo ajeno al mundo.

Opinión:

He leído muchas y diversas opiniones sobre este libro. Como es lógico con unas estoy de acuerdo y otras en cambio, no las comparto.
Tanto unos comentarios como otros son totalmente respetables, es algo que no debemos olvidar. Cada uno tiene su criterio personal y nadie debe verse ofendido porque no se comparta su misma opinión.
Algunas opiniones aluden a que esta novela contiene errores de bulto, que el comportamiento de las monjas es impensable y no se ajusta a la realidad y por decir alguno más, que para Sor Constanza, una de las protagonistas principales, se ha diseñado un perfil imposible para la época...
Yo os voy a dar como siempre, mi opinión sobre esta novela a lo largo de la reseña y sobre algunos detalles que considero importantes e interesantes a la vez.

Nos encontramos ante una novela policíaca de corte histórico.
Una obra que resulta interesante y que nos acerca a una época de la historia poco relatada. La Alta Edad Media, concretamente en la Corona de Aragón.
La trama se desarrolla a través de dos historias paralelas. Una de ellas se centra en la difícil relación del Rey Jaime I con su primera esposa, la Reina Leonor, y por otro lado, encontramos la investigación que se lleva a cabo en el monasterio de manos de una monja, Constanza, para esclarecer el asesinato de varias hermanas del convento Benedictino.

Algunos momentos en la trama son dignos de mención, ya que logran arrancar alguna carcajada al lector. Tanto por la ingeniosa y ágil lengua de la hermana Constanza, como por el sarcásmo que es habitual en el Rey.
Os pongo algunos fragmentos para que juzguéis vosotros mismos.

"—Creo que nuestra alma se pasa la vida durmiendo y, como dijo Nuestro Señor Jesucristo, hay que estar despierto porque nunca se sabe a qué hora ni de qué manera se hará presente el diablo.
¿Eso dijo Jesucristo? se extrañó el rey de la cita evangélica.
Tal vez no sonrió la monja. Pero reconoced que expresada en un buen latín la cita habría hecho fortuna".

"—En fin cabeceó don Jaime, irónico. Como tú dices, soseguémonos y comamos, que tan importante es el cordero como la cordura.
O la ternera como la ternura apostilló ágil de lengua e ingenio Constanza, sin levantar los ojos del plato, redoblando la ironía del rey".

¡Señor, por piedad! Llegó a balbucir la abadesa. ¡Me mataréis de un susto!
Tomaré nota. Tal vez evite muchas guerras si logro causar igual efecto sobre mis enemigos...

La historia está narrada de forma fluida. Con capítulos breves que saltan de un hilo conductor a otro. Resulta una novela muy sencilla de leer porque aparecen pocos personajes y tanto la parte histórica como la investigación, resultan muy entretenidas. También es cierto, que tanto trama como personajes podían haberse desarrollado un poco más porque al llegar al final de la obra, te queda la sensación de querer más, la novela se hace corta.

Otra cosa favorable y que me ha gustado, es el lenguaje utilizado a lo largo de la novela. Haciendo uso de términos no habituales, que me han hecho recurrir al diccionario en más de una ocasión para consultar su significado. Convirtiendo la lectura en amena y didáctica a la par. 
Por poneros un ejemplo, aparece la palabra Chozpar de la cual desconocía su significado y creo que era la primera vez que la oía. (Si la conocíais, perfecto. De lo contrario os doy tiempo para que recurráis a un diccionario antes de continuar con la reseña).

Si os preguntáis si la trama resulta creíble, eso depende de la opinión personal de cada lector. Es cierto que algunas situaciones resultan chocantes. Pero lo que no debemos obviar, es que nos encontramos ante una Novela no ante una biografía, ni un ensayo histórico, por lo tanto, no debemos ser intransigentes con el autor y buscar en la novela algo que no se ofrece.

Sobre el comportamiento de las monjas en la abadía y los actos que realizan tras sus muros (en la novela, dejemos esto claro) y que al final lógicamente, son descubiertos por el Rey y Constanza, pues diré sin destripar nada, (porque es un dato insignificante), que los abortos y asesinatos de bebés estaban a la orden del día.
Muchas doncellas mancilladas eran enviadas a los conventos para limpiar el buen nombre de sus familias, no es algo que nos vaya a sorprender a estas alturas.
Muchas monjas, Abadesas etc.. no iban al convento por voluntad propia ni devoción. Es un error pensar que tras los muros de un convento únicamente habitaban almas puras y dedicadas a llevar una vida monástica y contemplativa, acogida a una serie de reglas; como el celibato, la obediencia, pobreza y castidad.
Digo yo... que de todo tiene que haber en la viña del señor.

Lo que no podemos hacer es juzgar a todo un colectivo por los actos puntuales que realizan algunos individuos y menos aún cuando en este caso hablamos de una novela...  
Del comportamiento de Constanza (una especie de detective a lo Agatha Christie), tengo poco que decir. ¿Por qué no habría de existir en esa época una mujer, monja o dama de corte; sagaz y con un fino y desarrollado olfato detectivesco? Lo considero tan lógico y normal como el papel que desempeña Guillermo de Basquerville en El nombre de la Rosa de Umberto Eco. Y nadie se ha quejado hasta el momento de ese instinto innato o inherente a él. Parece por algunos comentarios que circulan en la red, que las monjas estaban destinadas a la oración, a hacer bollería, funciones de enfermeras en las leproserías, únicamente. Algo totalmente falso.
Deberíamos revisar la obra de Santa Teresa de Jesús y observaríamos como entre sus textos subyace una gran defensa de la mujer, cosa totalmente prohibida en la época y ver como en ellos lograba burlar la censura y con ello a la Santa Inquisición, o también, podemos retroceder unos siglos más, concretamente hasta el S. XI/XII y leer sobre la vida de Hildegarda de Bingen, otra monja cuyo compotamiento hay que tener en consideración, por supuesto sin olvidar a Catalina de Erauso, S. XVI/XVII, llamada la monja alférez por algo...

Sobre los errores de bulto, alguno sí que hay.
En la época en la que se sitúa la historia (1229) era imposible que se degustase un tazón de chocolate tal y como lo conocemos (un alimento obtenido de las semillas del cacao), ya que se cree que el primer Europeo en tener contacto con la semilla, fue Cristobal Colón en uno de sus múltiples viajes a América.
También puede ser que el autor se refiera a otra sustancia de aspecto similar y se haya permitido la libertad de denominarlo como chocolate. Existen otras semillas de las cuales se pueden obtener sustancias similares  y que ya existían en la época, como es la semilla del algarrobo (palabra de origen árabe) y podría ser una posibilidad ya que el árbol es originario del Mediterráneo oriental. Esto último por supuesto, son conjeturas mías...
El consumo de picatostes...por supuesto que podía ser un alimento habitual en las mesas de un convento, ya que sería una forma de dar uso al pan atrasado, ya que no es más que pan frito en manteca o aceite. Quedaba eso o utilizarlo para alimentar a los animales.

Considero que es una novela muy recomendable para pasar el rato, escrita con una prosa elegante. Si por el contrario lo que buscáis es historia totalmente rigurosa y que narre los hechos de forma literal, sin permitir ninguna clase de licencia al escritor, entonces no es una novela destinada a vosotros.

Me permito hacer un último apunte para que sirva de aviso o advertencia y evitar que ocurra lo que ha sucedido en otros blogs, (no únicamente con este libro) y evitar el mal trago de tener que borrar comentarios innecesarios.
Sobre la situación política que se narra en la obra he evitado hacer ningún tipo de mención. Cada cual que lea el libro y sobre ese aspecto en concreto que haga los comentarios en los sitios destinados para ello.
Considero que este es un blog para hablar exclusivamente de literatura y no de ideologías.
Siempre hay quien ante la más mínima oportunidad obvia hablar del libro o de lo que cuenta la historia y ven una brecha abierta para entrar y verter comentarios que no vienen al caso.


1 comentario:

  1. hola esta hermoso tu blog muchas reseñas me encanta te gustaria afiliar me sigues y o te sigo sigueme ahora te sigo besos !

    http://mundochinnixarchi.blogspot.com

    ResponderEliminar