Actualizada 10/10/2017

Saga Sargento Carmelo Domínguez de Fernando Roye

jueves, 13 de abril de 2017

Las señoritas Lagarde de Jacinta Ramírez de Rodrigo

Sinopsis:

Cuatro hermanas. Un secreto familiar. Un amor prohibido.
Octubre de 1875, Antonio López de Sandoval, brigadier de ingenieros, regresa a España después de haber luchado en Cuba durante cinco años. Su vida esconde un gran secreto.
Determinado a que nadie lo descubra, se dispone a abandonar el ejército y a refugiarse en una pequeña localidad andaluza. Aquí, el enigmático personaje conoce a Esperanza Lagarde, de quien se enamora perdidamente.
 La precaria economía familiar de la joven es uno de los motivos por el que sus hermanas permanecen solteras, pero hay otro más importante. Cuando Antonio lo averigua, toma una sorprendente decisión que acabará cambiando la vida de todos.
Basada en hechos reales, esta es una historia de intrigas. sospechas y engaños.
Una aventura increíble que recrea una época en la que las mujeres no podían elegir su destino.

Opinión:

Leí en alguna entrevista a la autora, no recuerdo en que medio, que para esta novela se había empapado de la obra de autores españoles de la época, lógicamente salía a relucir el nombre de Doña Emilia Pardo Bazán y el de D. Benito Pérez Galdós, dos autores elegidos con gusto y acierto, ya que son dos escritores de referencia en el género del realismo español.
Por lo tanto, esta novela ya tenía un punto a favor si lograba tan solo la mitad del realismo que ellos conseguían en sus novelas.
Es cierto que la autora consigue recrear muy bien la sociedad de finales del siglo XIX y en este punto habría que hacer especial hincapié, en como logra reflejar el papel de la mujer, en una sociedad donde como se indica en la sinopsis, no podían elegir su destino.
No voy a decir que haya conseguido imitar o alcanzar el estilo de los dos genios literarios españoles, anteriormente citados, porque eso es algo imposible, entre otras cosas le falta imitar el lenguaje excesivamente cuidado en el que ambos eran expertos, además de que se sabe que Galdós era un experto pintor de ambientes.

Aún así, hay que decir que el grado de satisfacción tras la lectura es bastante alto.

Las señoritas Lagarde, nos ofrece una historia familiar, una narración donde los personajes principales son mujeres, pero sobre todo, una historia que esconde un enorme secreto.
La narración se respalda en dos acontecimientos históricos, el asesinato de Prim y los primeros años de la guerra de cuba, la que fue conocida como la guerra de los diez años, si bien, el punto desde el que surge esta historia, el más importante, es el asesinato de Prim y los acontecimientos tanto previos como posteriores al atentado que tuvo lugar en la calle del turco.

En los cuatro primeros conocemos a la familia Lagarde y al que será el protagonista masculino, Antonio, mostrándonos los meses previos a su llegada a Sanlúcar.
Ahí surge el misterio, o más bien el primero de ellos, porque realmente esta historia parece un ovillo. Según avanza la lectura empiezan a aparecer secretos que se enlazan, y solo al final, descubriremos la verdad.
A continuación tenemos otros cinco capítulos, cada uno de ellos dedicado a un personaje.
Caridad, Rosario, Milagros, Antonio y Esperanza.
Cinco personajes fundamentales y bien definidos, a través de los cuales iremos conociendo a la sociedad de la época, si bien, de entre ellos destaco a 3, a los que forman el triángulo amoroso. Antonio, Milagros y Esperanza, pero de ellos ya hablaremos cuando les toque el turno.

Como he dicho, esta historia la componen diez capítulos...
El último
se titula La carta y en él nos aguardan las revelaciones, pero también las sorpresas. Y aquí llega el "pero" de la novela, se supone que este capítulo debería cerrar la historia, pero el final elegido a mí, me deja más incógnitas y sobre todo preocupación, por los personajes.

También hay que señalar, que al final nos encontramos con que la autora ha incorporado tres pequeños bloques bajo los títulos de contexto histórico, personajes históricos y cronología, donde se facilitan los datos necesarios para comprender o conocer el trasfondo histórico sobre el que se construye la historia.
Pero volvamos a la novela...

Las señoritas Lagarde es una saga familiar, una novela que podíamos catalogar en distintos géneros. Es una historia costumbrista con tintes románticos, donde la ficción se mezcla con los hechos históricos y donde además, encontramos una historia real sobre una antepasada de la autora.
Esta novela está muy bien ambientada, hace énfasis en las costumbres y algo que destaca es la diferencia que encontramos en el lenguaje, diversos registros y niveles para diferenciar la clase de la que provienen los personajes.

El realismo
, como indica su nombre, era un testimonio fiel de la realidad, huyendo del idealismo que encontramos como característica principal en las obras del romanticismo, y es curioso, porque aquí vemos reflejado ambos géneros.
Las dos hermanas pequeñas tienen una idea particular sobre el amor.
Milagros más pragmática y realista, contrasta enormemente con la idea que sobre el amor tiene Esperanza.

Las acciones de los personajes
, son un claro reflejo del ambiente en el que se mueven.
La madre, apocada, es el clásico "Ángel del hogar". Una mujer de provincias, a la que no le gusta relacionarse socialmente, que vive volcada en las tareas de casa, en el marido y los hijos, huyendo de la ociosidad, y las dos hijas mayores siguen su ejemplo al pie de la letra.

En la tercera de las hijas, Milagros, vemos a una de esas mujeres soñadoras, que empezaban a ser más independientes. Quiere ser maestra y en ella vemos retratada esa parte de la sociedad que inspirándose en la filosofía krausista, apoyaba la Institución Libre de Enseñanza. Sin duda el mejor personaje femenino.


De Antonio López de Sandoval, realmente sabemos muy poco.
Su verdadera historia la iremos conociendo a lo largo de la obra, pero se sabe que tuvo relación con Prim e incluso que pudo estar relacionado con su asesinato, pasando los últimos cinco años luchando en Cuba.
Tiene una personalidad embaucadora, es un gran seductor, y al igual que todos los personajes, los lectores también caemos bajo su influjo.
No tiene una, tiene mil caras y en cada situación sobresale sorprendiéndonos con los giros argumentales que el mismo provoca. Es un personaje excelente, sobre todo un virtuoso en contar tanto verdades, como medias verdades y grandes mentiras.

Don Pedro
, el cabeza de familia, es un hombre con carácter, al que le gusta cumplir con las tradiciones, por lo tanto sus hijas deben casarse por orden de edad, y aquí surge el conflicto narrativo; Antonio se enamora de Esperanza, la hija pequeña, y parece que lo va a tener complicado.
Él es perseguido por un pasado convertido en misterio y a Esperanza la persigue la tradición y un pesado lastre, porque las señoritas Lagarde han nacido solteronas.
Las dos mayores, tan retraídas e insulsas como la madre, no resultan nada agraciadas y el reto de casarlas se ha convertido en toda una aventura.

Y pasito a pasito, personaje a personaje, hemos llegado casi al final, al momento que me reservo para Esperanza.
Y es que, realmente es un personaje que no me ha gustado; quizás porque Milagros consigue eclipsarla con su fuerza y argumentos.
Esperanza es un personaje que se deja llevar y que realmente sin su hermana mayor, sería totalmente maleable. La vemos crecer, pasar de ser una jovencita bonita que resalta por encima de sus hermanas, a convertirse en una total belleza. Pero la belleza, no lo es todo...



1 comentario:

  1. hola! que buena propuesta que buscare como motivo principal de mi lista, tiene muchos ingredientes muy interesantes, familias , sentimientos encontrados, cada personaje parece perfectamente delineado. gracias y un enorme saludobuho!

    ResponderEliminar