domingo, 1 de junio de 2014

El Juego de la Oca de Fran J. Marber

Sinopsis:

Se pueden contar por miles los peregrinos que cada año recorren el Camino de Santiago con la intención de visitar al santo apóstol. Y lo hacen ignorando que ese sendero por donde ahora transitan perteneció siglos atrás a un oscuro ritual de sacrificios paganos. Lo que todos conocemos como El Juego de la Oca, ha logrado llegar hasta nuestros días bajo el formato de un inocente entretenimiento infantil, cuando en realidad lo que oculta es un ancestral rito iniciático que los antiguos maestros canteros medievales trataron de mantener vigente. Por tanto, cada una de sus siete pruebas: los puentes, la posada, el pozo, el laberinto, los dados, la cárcel y la muerte, ha existido y tiene una ubicación real en varios de los pueblos por donde transcurre la mítica ruta francesa que va desde Roncesvalles hasta Finisterre. En el año 1965 se produjeron en el norte de España una serie de misteriosos asesinatos que quedaron sin resolver. Unos crímenes que pudieron estar relacionados directamente con los sacrificios que el olvidado Camino de la Ocas exigía a quien osase transitarlo. Ahora, treinta años después, los hechos se repiten, y tendrá que ser un joven inspector de policía quien deba perseguir a la mente trastornada que tratará de revivir ese macabro juego. Siete pruebas, dos adversarios y un tablero de juego real. El juego ha comenzado...

Opinión:

Cuando vi esta novela no puede evitar que me viniesen a la mente otros títulos donde un juego es parte esencial de la trama.
El Ocho de Katherine Neville o El club Dumas de Arturo Pérez-Reverte fueron algunas de esas obras que dejaron un buen recuerdo en mí.

Esta novela ante la que nos encontramos, la componen sesenta y tres capítulos igual que casillas tiene el Juego de la Oca. Aunque he de decir que el número de capítulos (63), no es real.
Según vayamos avanzando en la novela iremos dando saltos. Por ejemplo, pasaremos del capítulo seis al doce. Porque recordemos...  la casilla seis corresponde a un puente... por lo tanto de Puente a Puente... (el resto de la frase ya la conocéis).
Este hecho se repetirá a lo largo de libro en más ocasiones, pero deberéis ser vosotros los que os mantengáis alerta para descubrir esos saltos. Como veis, participaremos en este juego y no únicamente como lectores.

Debo decir que el libro no es único, ni inolvidable.
Es una novela sencilla que se lee sin esfuerzo, que cumple la función de entretener, pero en la que lamentablemente he hallado más contras que pros.

La historia es original y nos aportará datos curiosos e interesantes sobre el Juego de la Oca y sobre la ruta francesa del camino de Santiago que va de Roncesvalles a Compostela. Una obra donde tiene mucha importancia la numerología.

La novela comienza en el presente.
El inspector Álvaro Moret es el encargado de hacernos una narración retrospectiva, contándonos todo lo que ocurrió en 1993, cuando fue el encargado de llevar la investigación de unos asesinatos cometidos en el camino de Santiago o antiguo camino de las ocas.

Todas las historias deben tener protagonistas y personajes secundarios para que el argumento sea sólido o nos enganche a la trama. En este caso aparecen varios personajes secundarios muy interesantes pero poco desarrollados. El autor los menciona prácticamente de pasada, hace un ligero esbozo sobre ellos y ese es posiblemente otro de los errores.
Uno de esos personajes es una anciana, Margot.
A través de ella iremos adentrándonos en la parte emocional de la novela cuyo protagonista de nuevo será el Inspector Moret. El inspector inicia con ella un extraño juego basado en un turno de preguntas aleatorio. Esta anciana le dará datos sobre los asesinatos y el misterioso Juego que ha iniciado el asesino (el transeúnte), ya que parece tener datos de primera mano. A cambio Moret deberá darle información sobre su vida privada y sobre algo en concreto que le perturba y permanece oculto en su interior.

El libro tiene un argumento como os he dicho anteriormente original, pero se le podía haber sacado mucho más.
La trama se desarrolla rápidamente, resulta demasiado precipitada. Vamos de una casilla a otra sin apenas profundizar en motivos, situaciones o protagonistas. Quedando algunos de los sucesos prendidos por alfileres. Provoca en el lector una serie de preguntas que quedan sin responder y ocasiona que algunas escenas al final puedan resultar ilógicas o incluso algo surrealistas.

Como terminar un par de datos curiosos:
Fran J. Marber es el seudónimo con el que firma el escritor nacido en Lorca en 1971: Francisco Martínez Bernal.

Otro dato es que en el capítulo final se cita el título de la última novela escrita por él en 2013, pero si queréis saber de que obra se trata tendréis que leer este libro.
Parece que aquí seguimos con el juego...de puente a puente... de oca a oca.... y de libro a libro.

Después de leer esta reseña quedaros con la parte positiva, no lo veáis como una pérdida de tiempo porque no lo es.
Es como he dicho, una obra cortita y entretenida. Podéis usarla para desconectar o bien para utilizar de Puente entre lecturas más complejas.


sábado, 24 de mayo de 2014

La vida elíptica de Marian Izaguirre

Sinopsis:

Personajes atrapados por sus recuerdos y el amor de la autora por los libros en la primera novela que publicó Marian Izaguirre. Luis González Dalmau, decano de la facultad de Filología de la Universidad Complutense de Madrid, se ha suicidado. O eso parece. Al estupor de sus compañeros, que culpan a la soledad, al transcurrir monótono del tiempo y al estrés, se une el del vicedecano, Javier Azcárate, que tampoco comprende por qué el erudito estaba leyendo antes de morir una novela comercial, muy de moda, firmada por Ángel Salvador, el seudónimo bajo el que se oculta un misterioso autor no identificado. La periodista Marta Salvador, obsesionada por el autor que firma los libros con su mismo apellido y al que creer conocer bien, ha decidido investigar la muerte de Dalmau, convencida de que el aparente suicidio tiene que ver con la exitosa novela. Y así, intrigados por las circunstancias de la muerte de Dalmau nosotros, los lectores, lo que acabamos persiguiendo es la vida íntima de los personajes tratando de desvelar quiénes son realmente. Hasta la última página.

Opinión:

Empezaré diciendo que he cometido un enorme error y no es otro que leer dos novelas seguidas del mismo autor, entiéndase con esto que no son una saga.
Como habéis podido ver la última novela que leí fue "La vida cuando era nuestra" (2013) y reconozco que  puso el listón demasiado alto para cualquier lectura posterior.
Aún así me arriesgué a leer esta obra, "La vida elíptica" la primera novela publicada por Marian Izaguirre hace veinte años y con la que obtuvo el premio Sésamo.

Dicen que las comparaciones son odiosas y no puedo estar más de acuerdo.
Lamentablemente en esta novela, Marian Izaguirre no consigue mantener la atención constante del lector e incluso debo decir que el hilo de alguno de los protagonista se me ha hecho soporífero en ocasiones.

La estructura de esta novela es similar a "La vida cuando era nuestra". Tres hilos argumentativos principales en los que de nuevo, uno de ellos corresponde a unas memorias. Un libro cuyo autor parece ser todo un misterio, ya que nadie conoce su identidad y que publica bajo el seudónimo de "Angel Salvador". Este hilo está narrado en primera persona y corresponde al libro "El corredor lateral".
Los dos hilos restantes narrados en tercera persona pertenecen a Javier Azcárate y Marta Salazar, que serán los encargados de averiguar la identidad de ese misterioso autor.

La narrativa es fluída, y la autora nos demuestra que ya poseía unas excelentes dotes narrativas desde el principio de su carrera novelística. Aun así, tras sus páginas no he hallado una historia que enganche ni resulte diferente. La intriga que esperaba encontrar se fue disipando con el paso de las páginas y se convirtió para mí en una historia sin ningún interés.

Otro detalle a tener en cuenta... Muchas veces nos dejamos llevar por la portada o la sinopsis y en este libro en concreto, la sinopsis induce a error, ya que no se ajusta a la historia real que hallaremos en el libro.

Para terminar sólo me queda comentaros, que habiendo leído su primera obra publicada (a pesar de no haberme gustado el libro) y una de las últimas, he obtenido de estas lecturas algo que considero positivo... Comprobar la gran evolución que ha sufrido Marian Izaguirre y que la ha convertido en lo que es hoy. Una excelente narradora.


martes, 20 de mayo de 2014

La vida cuando era nuestra de Marian Izaguirre

Sinopsis:

«Añoro la vida cuando era nuestra», comenta Lola, la protagonista de esta novela, y esa vida, que era tan suya y tan llena de ilusión, estaba hecha de libros y de charlas de café, de siestas lánguidas y de proyectos para construir un país, España, que aprendía paso a paso las reglas de la democracia. Pero llegó un día de 1936 en que el vivir se convirtió en puro resistir, y ahora, quince años después de todo aquello, sólo queda una pequeña tienda, una librería de viejo medio escondida en uno de los viejos barrios de Madrid. La vida cuando era nuestra es una espléndida apuesta, y basta con leer unas pocas páginas para darse cuenta de que es un libro muy especial, la novela ideal para descubrir que un día sin leer es un día perdido


Opinión:

Hay ocasiones en las que un libro nos cautiva por distintos motivos.
La mayoría de las veces la obra nos seduce por la portada, por la destreza expresiva de su autor, su originalidad, por personajes entrañables o simplemente por el argumento.
Lo que resulta raro es obtener todo eso en una misma obra, porque lo mas normal es encontrar a nuestra lectura alguna ligera pega.
En esas ocasiones... cuando una obra nos parece sublime en todos los aspectos, es cuando debería carecer de etiquetas y la única que en realidad le puede hacer justicia, es la de LITERATURA en mayúsculas.

¿Sabes lo que me pasa? -dijo abriendo las manos como si fuera a mostrar un secreto guardado hace mucho tiempo-. Que echo en falta la vida cuando era nuestra.

Con esta impactante frase Marian Izaguirre nos deja claro desde el principio dos cosas, su gran potencia narrativa frente a la impotencia y sufrimiento padecido por sus protagonistas.
Con este comentario podréis pensar que es una novela donde se narran únicamente penas y tristezas...descartad completamente ese pensamiento.
Es una novela que habla de sentimientos, sí, pero sobre todo es un homenaje a la literatura y a los que amamos los libros. Como bien se indica en la sinopsis, Un día sin leer es un día perdido.

Lo primero que me gustó fue su portada... cuantas veces me habré visto en la misma pose en la que se encuentran retratados los niños. Podrías pasarte tardes enteras mirando el escaparate, observando sus libros, leyendo títulos y autores, intentando averiguar de que puede tratar cada uno.
En una sola palabra... Soñando.
En cuanto comencé a leer me di cuenta lo excepcional que era esta novela. Una pequeña joya a la que le bastaba tan sólo un par de capítulos para empezar a brillar.
Su autora hace uso de un lenguaje sencillo y elegante. Nos atrapa entre bellas descripciones donde disfrutar de su peculiar estilo de narrar.

La historia la componen tres hilos argumentativos narrados en dos tiempos.
El de la enigmática Alice... Porque la llamaremos así, pero... ¿Quién se esconde verdaderamente tras esa misteriosa mujer con acento y porte Inglés, que narra su historia o lo que quiere de ella, en primera persona?... (Me temo que eso ya lo averiguaréis si logro que os pique la curiosidad). Sólo puedo decir que nos encontramos ante una mujer con un pasado no muy claro, pero con una forma de vivir muy clara.
El segundo hilo argumentativo narrado en tercera persona corresponde a Lola y Matias. Los propietarios de una pequeña librería de viejo en el Madrid de la posguerra.
Por último el hilo que creo que es el más original y que da una fuerza expresiva extraordinaria a la novela.
Este tercer hilo está escrito al igual que el de Alice en primera persona y corresponde a un libro. Si, efectivamente habéis leído bien. Un libro incluido en otro libro, y será este narrador el encargado de unir con una fuerte amistad a Lola y Alice, mientras comparten su lectura.
Este curioso libro que leen se titula La chica de los cabellos de Lino, cuya protagonista es Rose Tomlin.
¿Qué hace tan especial a ese hilo para que destaque sobre los otros dos?... muy sencillo.
La naturalidad con la que está narrado, la cercanía de su personaje central y las bellísimas descripciones que encontraremos incluidas en él. Lo que más me ha llamado la atención es la delicadeza, el detalle con que nos describe los trajes que lucían tanto Damas como Caballeros. El gran contraste que había entre los vestidos de las Damas Inglesas, sobrios y recatados frente a los de las Damas que frecuentaban el París de los años 20, mas cortos y desenfadados.

En serio, esta novela es una verdadera delicia. Sus capítulos breves nos aportan la sensación de que la lectura avanza de forma muy rápida y lamentaréis terminarla.
Para mí ha sido la mejor novela que he leído en lo que va de 2014.



lunes, 19 de mayo de 2014

Cicatrices de Tana French

Sinopsis:

Las cicatrices nunca desaparecen, quedan grabadas en la piel como el dolor que las causó. ¿Qué haces cuando tu hermano te dice una y otra vez que eres tú la culpable de la muerte de vuestra hermana? Sophie, una niña de ocho años sufre un constante maltrato psicológico por parte de su hermano que la culpa de la muerte de su hermana mayor que fue asesinada en un tiroteo antes de que naciera Sophie. Él la obliga a tocar las cicatrices que le quedaron de esta tragedia hasta que Sophie un día decide rebelarse contra estas cicatrices que intentan grabarse en su propia vida.




Opinión:

Esta vez os vais a encontrar con un comentario muy breve...
Cicatrices, es una historia narrada en tan sólo 40 páginas y poco podemos comentar si no queremos descubrir detalles importantes a futuros lectores.
Creo que para hacernos una idea clara de lo que tenemos entre manos basta con leer la sinopsis y conociendo de antemano el dato del número de páginas... cuestión de arriesgarse y leerlo. Tan sólo nos llevará media hora y en el supuesto caso de que la lectura no sea del todo satisfactoria, tampoco habremos perdido mucho.

Sobre la narración en general os diré que a lo largo del relato se crea una atmósfera de suspense, la trama resulta muy intensa pese a su brevedad y obliga inevitablemente al lector a reflexionar.
Debo decir que es cierto que esperaba algo más. Quizás, una historia algo más desarrollada puesto que el argumento da para mucho más.
¿Qué puede ocurrir cuando alguien sufre un maltrato psicológico? Supongo que todo depende de donde esté el límite de cada individuo, de la paciencia de que disponga, del estado de ánimo y actitud ante esa situación, de como reaccione su entorno más cercano.... cientos de factores. Pero... ¿Qué ocurre si ese maltrato psicológico, "brutal" viene de alguien tan próximo como es tu hermano y tienes tan sólo ocho años?
Pues eso tendréis que averiguarlo vosotros mismos leyendo esta historia.
Lo que si os puedo adelantar es que en este final el autor juega un poco con la imaginación del lector, que logra atraparnos en la historia y que no pararéis hasta finalizarla.


lunes, 5 de mayo de 2014

Matar a Leonardo Da Vinci de Christian Gálvez

Sinopsis:

Europa, siglo XIV. Mientras España, Francia o Inglaterra ultiman su unificación, los Estados italianos se ven envueltos en conflictos permanentes por culpa de la religión, el poder y el ansia de expansión territorial. Lo único que les une es el renacimiento cultural de las artes, en el que los mecenas pujan por tener en sus filas a los mejores artistas del momento. En la Florencia de los Médici, epicentro de este despliegue artístico, una mano anónima acusa a un joven y prometedor Leonardo da Vinci de sodomía. Durante dos meses será interrogado y torturado hasta que la falta de pruebas lo ponga en libertad. Con la reputación dañada, Leonardo partirá hacia nuevos horizontes para demostrar su talento y apaciguar las secuelas psicológicas provocadas en prisión. ¿Quién lo acusó? ¿Con qué motivo? Mientras se debate entre evasión y venganza Leonardo descubrirá que no todo es lo que parece cuando se trata de alcanzar el éxito.

Opinión:

En esta ocasión me gustaría comenzar la reseña de una forma distinta a la habitual.
No voy a decir que comenzando con una pequeña editorial, porque no lo es, pero sí con un pequeño comentario o apunte que quiero hacer como lector.
Además como ya sabéis, este blog no pretende ni ha pretendido nunca imitar a los críticos profesionales. Siempre he vertido o compartido, mis comentarios personales y percepciones sobre los libros que voy leyendo, y siempre desde el punto de vista de un simple lector.

Hay ocasiones en las que un libro llega a nuestras manos y nos sentimos un poco reticentes a la hora de ponernos con él...
Este es el caso de Matar a Leonardo da Vinci.

Aunque el tema y la época que trata me apasiona, es cierto que el nombre de su autor me frenaba un poco.
Sinceramente he de decir, que lo que me descuadraba era que Christian Gálvez se decantase para su primera novela por una categoría tan seria y nada sencilla, como es la novela histórica.
Todos sabemos a estas alturas que una novela de este tipo debe tener una base muy bien documentada y no todos los autores que comienzan un proyecto en este género consiguen una obra si no ya perfecta, al menos creíble.
Unos se decantan por narrar historias ambientadas en hechos históricos y otros narran la Historia en un ambiente novelado, como podréis ver no es lo mismo, de esto podríamos hablar largo y tendido, así que retomando el comentario...
No es que yo tenga tendencia a juzgar a un autor de antemano, porque no es mi caso.
Creo que no se puede juzgar sin conocer y además, a mí personalmente, me gusta dar siempre una oportunidad a los autores noveles y/o poco conocidos y sobre todo en lo concerniente a literatura.
Aun así, había algo magnético escondido en la sinopsis de este libro que tiraba de mí, tentándome e invitándome a mirar la portada una y otra vez e incitándome a comenzar la lectura.
Como tampoco soy de las que reseñan un libro únicamente por la cubierta, ya que de sobra sé, que lo importante se encuentra en el interior, me decidí a ponerme con él.
Pues bien, ahora es cuando debo deciros, que me alegra enormemente haberlo hecho. No sólo me ha sorprendido el buen hacer de este autor de sonrisa tímida, además me ha encantado todo lo que he hallado en su escrito.

El libro es una mezcla de novela histórica, biografía e intriga.
Este cóctel perfecto convierte la novela en una historia apasionante donde se recrea una de las épocas más convulsas de Europa y a su vez ese despertar, esa renovación del conocimiento tan esperada que llegó con el Renacimiento.

Personajes como Botticelli, Miguel Ángel, Rafael... o familias como los Médici, los Borgia o los Sforza, son los encargados de acompañarnos junto a Leonardo, en este viaje del que ya conocemos muchos hechos, pero que otros nos sorprenderán por no ser tan conocidos o relatados.

La novela da pequeños saltos en el tiempo, que nos situarán en los acontecimientos más importantes de la vida del Maestro florentino, siendo testigos de primera mano de sus inquietudes, logros y fracasos.
Emprenderemos un viaje a lo largo de cincuenta y cinco capítulos, siendo transportados a ciudades como Florencia, Milán y Roma entre otras.
Una narración excelente sobre un genio adelantado a su tiempo, dotado con una de las mentes más brillantes y prodigiosas de toda la historia.
Un hombre que será admirado, odiado, envidiado e incluso perseguido por sus obras y descubrimientos, pero que al final, estas mismas serán las responsables de convertirle en inmortal.

Una obra excelente como ya habéis podido intuir, que nos hará perder la noción del tiempo y... ¿qué quién sabe? quizás nos revele o nos de pistas sobre quién fue esa dama de sonrisa enigmática que se asoma desde uno de sus cuadros, o nos ilustre sobre detalles de la vida de este genio.

Si queréis conocer más detalles sobre este libro os animo a poneros con él.
Os aseguro que no os defraudará o al menos podréis decir eso de...
Nunca te acostarás sin saber una cosa más.