Última saga actualizada 10/10/2017

Saga Sargento Carmelo Domínguez de Fernando Roye

jueves, 28 de mayo de 2015

La cocinera de Himmler de Franz-Olivier Giesbert

Sinopsis:

La venganza es un plato que se sirve frío.
He aquí la hilarante epopeya de Rose, una cocinera que nunca le ha temido a nada y que ha sobrevivido a las barbaries del siglo xx (el genocidio armenio, los horrores del nazismo y los delirios del maoísmo) sin perder el humor, el deseo de sexo y el afán de venganza: los tres pilares de la felicidad en su particular credo.
 A los ciento cinco años aún regenta su famoso restaurante en Marsella, guarda una pistola en el bolso y no puede evitar los pensamientos eróticos cuando se cruza con algún tipo interesante. Esta singular cocinera, marcada por dos hombres y un siglo, se toma la justicia por su mano matando a sus enemigos suavemente. Rose pertenece ya a esa galería de grandes personajes literarios de los que no podemos separarnos.

Opinión:

Lo primero que quiero es puntualizar, que no os lleve a error la sinopsis. No se trata de una novela de humor.

Podemos encontrar, sarcasmo e ironía.
Es cierto, que en algún momento, logra arrancarnos una sonrisa, pero ese gesto se debe a que los pensamientos, opiniones y actuaciones de la protagonista, resultan políticamente incorrectos.
Esa sonrisa nuestra, se debe a que los lectores aunque no esté bien reconocerlo, nos regocijamos ante algunos de sus actos... y apoyamos o compartimos algunos comentarios. Es una sonrisa más bien de asombro, pero repito... no es una novela de humor.

Dicho esto comienzo con la reseña que ya aviso que tiene cosas positivas y negativas.
He dejado pasar un par de días desde que he finalizado la lectura y he comenzado a elaborar la reseña, porque hasta yo misma me he sorprendido.
Había bastantes cosas en esta lectura que fallaban o no me convencían.
Voy a intentar sintetizar lo máximo posible esas impresiones, pero como veréis una y mil veces vuelvo a lo mismo... El desarrollo.

Es una novela con un comienzo prometedor y que ha recibido muy buenas críticas, pero para mi gusto, es como una masa que no liga... como una comida que se hace con prisas, acelerada y que no llega a extraer de los ingredientes todo el sabor...

La historia está narrada a dos tiempos.
Nos situamos en 2012 y allí conoceremos a nuestra protagonista, próxima a cumplir 105 años.
Rose, comenzará a escribir sus memorias, por lo tanto, además de personaje principal, actúa como narrador, acercándonos a un relato subjetivo, ya que nos llega en primera persona.
La historia tras ésta breve presentación, nos llevará a 1915, justo en el momento en que comienza la persecución del pueblo Armenio a manos de los Turcos.
En esa época conoceremos al que será su mejor amigo, su alter ego. Una salamandra que la acompañará y que lleva el nombre de "Teo".

Algunas de las reflexiones que hace Rose a lo largo de la novela, son dignas de enmarcar. Es uno de los puntos positivos de la obra.

"No soporto a la gente que se queja. El problema es que el mundo está lleno. Por eso tengo un problema con la gente.Al final, la única cosa que nos separa de los animales no es la conciencia que estúpidamente les negamos, sino esa tendencia a la autocompasión que deja a la humanidad por los suelos".

Sorprende su buen humor, siempre ve el lado positivo de las cosas, no se amedrenta ante nada ni nadie y hace uso de la paciencia que es buen aliado de la venganza. En conclusión, es una luchadora y sobre todo, una superviviente.
Le molesta la gente que no hace más que revivir el pasado, llorando una y mil veces por lo mismo, sin dejar de lamentarse. Por lo tanto, ya intuimos que Rose narrará su vida sin profundizar excesivamente en determinados sucesos dolorosos. Es como si los musitase, como si solo fuesen anécdotas que complementan y aportan vivencias a su relato.

A simple vista, parece que Rose nos relatará su vida, y es cierto, pero no hay que centrarse exclusivamente en el personaje, lo realmente importante, lo que da valor a esta obra, son los acontecimientos que van surgiendo a su alrededor.
Ella sirve de nexo, hilvanando de forma magistral esas pequeñas historias con un telón de fondo único, los hechos más relevantes del Siglo XX.
Su vida es solo un gancho para que el lector se interese por la Historia.

Está claro que Rose, su caracterización, es fundamental.
Destaca por encima del resto de personajes que son, meramente ambientales.
El autor, intenta que conectemos con ella, al mismo tiempo que crea expectación.
Y digo... intenta, porque el fin lógico -en una historia que utiliza un narrador protagonista, que relata, aunque sea por encima sucesos dramáticos vividos- es crear empatía inmediata con ese personaje. Pero yo sintiéndolo mucho, no he logrado conectar con ella.
En algunos momentos sentimos admiración, sí, y también tenemos deseos de conocer toda su historia pasada a través de los acontecimientos que relata. Suponemos que al narrarlos en primera persona, parecerán más reales, pero al narrarlos de forma tan superficial... no se consigue eso. Por supuesto esto es un fallo del autor, si bien, el personaje está bien construido, sus vivencias resultan a veces demasiado fantasiosas.

Por lo tanto ya hemos visto que para conectar con el lector, no solo se necesita una buena historia desarrollada y un buen personaje.
Esa capacidad de sintonía con los lectores, también se debe a la forma de expresarse del autor.
En este caso, no defrauda.
Hace gala de un lenguaje cuidado y a la vez sencillo. No se demora en detallar demasiado los acontecimientos y la narración fluye viéndonos arrastrados con ella.
Esto tiene una doble lectura.
Que la narración fluya está bien porque no se hace pesada en ningún momento, pero volvemos al error citado una y otra vez... sin detallar o profundizar en algunos datos, la narración es insustancial.
Los acontecimientos históricos se citan muy por encima, el genocidio armenio, el holocausto nazi, el comunismo en china y en Rusia... Es como si el personaje pasase por esas situaciones sin fijarse demasiado en lo que ocurre a su alrededor. El autor utiliza como pilares esos sucesos y en cambio los cita casi de pasada, Por más que reflexiono... no logro entender esa decisión, la narración resulta superficial.

Un aporte importante es la estructura.
Dos tramas, pasado y presente que fluyen de forma paralela, porque como he indicado al comienzo, Rose, no se centrará únicamente en relatar sucesos pasados.
Al mismo tiempo que Rose escribe sus vivencias, en el presente comenzará una pequeña investigación paralela.
Intentará descubrir información sobre una persona que acaba de fallecer y que suponemos que debió conocer en el pasado.
De esa breve investigación, no os voy a hablar. El motivo principal es que es una trama secundaria por la que se pasa casi de puntillas. Por lo tanto si el autor no le da demasiada importancia, tampoco se la voy a dar yo. Esa investigación podía haberle dado más juego y sembrar más intriga.

Casi en la recta final del libro, el ritmo de la narración decae. Yo habría prescindido totalmente de la parte que sitúa la acción en China.
Por suerte, es un fragmento muy pequeño, pero aun así deja un sabor amargo en el lector.

Hay algo positivo, si os gusta la cocina encontraréis algunas recetas que Rose preparaba en su restaurante, Le petite provence.

Ahora sois vosotros los que tenéis la sartén por el mango y la capacidad de decidir si os apetece leer esta novela o prescindir de ella.
Como siempre he intentado ser lo más rigurosa posible a la hora de elaborar el comentario.

viernes, 22 de mayo de 2015

Saga del cabo Holmes de Carlos Laredo


En esta entrada se incluyen las reseñas de las cinco novelas que componen a día de hoy la saga.

El rompecabezas del cabo Holmes (Cabo Holmes 01)
Sinopsis:

Una joven modelo aparece ahogada en la costa gallega, junto con algunos restos del yate en el que viajaba con el presidente de uno de los más importantes grupos empresariales del mundo de la moda, la publicidad y los negocios inmobiliarios, que se da por desaparecido. El cabo de la Guardia Civil José Souto, apodado Holmes por su minuciosidad y su afición a las novelas policíacas, es el encargado de investigar lo que se supone un desgraciado accidente. Cuando empiezan a surgir extrañas y oscuras coincidencias relacionadas con el supuesto naufragio, Holmes se encontrará buscando trabajosamente cada pieza y su lugar en un complicadísimo rompecabezas en el que se mezclan la moda, el lujo y la prostitución, mafiosos de medio pelo, matones barriobajeros y hasta un peculiar y refinado detective privado que contribuirá de forma eficaz y sorprendente a la resolución de un caso en el que nada ni nadie es lo que parece

La decepción del cabo Holmes (Cabo Holmes 02)
Sinopsis:

El cabo José Souto, apodado Holmes por su afición a las novelas detectivescas y por su minuciosidad en el trabajo, se enfrenta a la investigación de un extraño accidente automovilístico en un salvaje acantilado de la Costa de la Muerte. Lo que a simple vista parece un caso fácil se va complicando a medida que la identidad del fallecido y las circunstancias del accidente resultan cada vez más dudosas. Con la ayuda de su amigo Julio Santos, el detective privado y dandi madrileño al que ya conocimos en El rompecabezas del cabo Holmes, Souto conseguirá desenredar trabajosamente una trama en la que se mezclan contrabando, conexiones políticas, el Prestige y hasta su vida personal. Con un final frenético y sorprendente, esta nueva aventura del cabo Holmes nos transporta de nuevo a los bellos paisajes de la costa gallega mientras el protagonista pone a prueba su suspicacia y el valor de la amistad, el amor y la lealtad.

El secreto de las abejas (Cabo Holmes 03)
Sinopsis:

Los pintorescos pueblos de Cee y Corcubión, en la bella y salvaje Costa de la Muerte gallega, se ven sacudidos por un atraco millonario en una caja de ahorros local, de cuya investigación se hará cargo el cabo de la Guardia Civil José Souto, conocido por todos como cabo Holmes. El guardia volverá a aplicar toda la perspicacia, perseverancia e intuición que lo caracterizan y que le han permitido resolver complicados casos en el pasado; sin embargo, en esta ocasión tendrá que enfrentarse también a sus propias debilidades y vencer una irresistible tentación para conseguir llegar a un desenlace tan escondido como sorprendente.

La línea divisoria (Cabo Holmes 04)
Sinopsis:

Un pescador acude al puesto de la Guardia de Civil de Corcubión afirmando haber visto cómo alguien había sido arrojado al mar desde un lujoso yate. Tras la aparición de un hombre ahogado en la misma zona, el cabo primero José Souto, conocido como el cabo Holmes por su afición a la novela negra y la minuciosidad de sus investigaciones, se encarga del caso, que tiene todo el aspecto de tratarse de un asesinato. No lo tendrá nada fácil, ya que el yate pertenece a un importante empresario gallego muy bien relacionado en las altas esferas y cuyos abogados y empleados no están precisamente dispuestos a colaborar. La aparición de Julio César Santos, el detective madrileño, que casualmente busca información sobre el mismo empresario, aporta a la investigación un toque extra de tensión y suspense, que llevará a los dos protagonistas hasta una resolución tan peligrosa como inesperada.
 
Matar al heredero (Cabo Holmes 05)
Sinopsis:

El cabo José Souto,Holmes, lleva casi un año sin conseguir resolver el caso de asesinato de un joven aristócrata local, que ha conmocionado a la localidad de Corcubión, en la Costa de la Muerte gallega. La llegada de su amigo Julio César Santos, el caprichoso y millonario detective madrileño, y su oferta de ayuda estimulan su amor propio y lo obligan a replantearse la investigación. Entre ambos, cada uno con sus particulares métodos, descubrirán que hasta las mejores familias tienen sus secretos y sombras, y cuán poderosos y dañinos pueden ser el amor, el odio y la venganza, aunque no siempre de la forma más evidente. Una vez más, el cabo Holmes tendrá que hacer acopio de todas sus capacidades deductivas para, con algo de ayuda de su amigo Santos y sus no tan ortodoxos procedimientos, en los que casi siempre interviene alguna mujer, poner fin a una investigación de complejas conexiones e inesperado desenlace.

**********


Opinión: El rompecabezas del cabo Holmes (Cabo Holmes 01)

Centrándonos únicamente en el título ya tenemos un indicio de lo que encontraremos en el interior de esta novela.
El rompecabezas del cabo Holmes

Para empezar, queda bastante claro que es de corte policíaco.
También sabremos, que el caso será algo complicado para el investigador. Un rompecabezas, en el que como es lógico en un principio, muchas de sus piezas no encajarán.
Lo siguiente es observar el sobrenombre que recibe el protagonista, Holmes. Con solo ese dato ya deducimos que el personaje principal estará dotado de un fino olfato y que será bastante minucioso, dando vueltas a las piezas hasta conseguir que encajen todas.
Creo que con esto ya tenemos lo esencial para una novela policíaca.

La historia comienza de forma directa.
El cuerpo de una modelo, es encontrado flotando frente a las costas gallegas y a partir de ahí, como no podía ser de otra manera, la trama se complica.
Algunos restos hallados hacen pensar en un primer momento, que se encuentran ante un naufragio y el caso va a parar a manos del cabo Souto, al que todos conocen por el apodo de Holmes.
Según avance la novela comprobaremos que todos los personajes que aparecen, tienen algo que ocultar, tanto o más, que el famoso empresario desaparecido.
Pero de eso ya hablaremos más abajo...

Lógicamente al leer avanzaremos en nuestra propia investigación, al mismo tiempo que los personajes implicados en ella. Nos creamos nuestra lista de principales sospechosos con sus motivos correspondientes. Aquí juegan un papel importante "los secretos mejor guardados de cada uno" y al final descubriréis que no están tan bien guardados, porque como suele ocurrir en las buenas novelas, todo terminará saliendo a la luz.
Se suele decir, nadie guarda mejor un secreto que el que lo ignora.

Carlos Laredo nos ofrece una novela cargada de intriga desde el comienzo.
El ritmo, todo hay que decirlo, no es constante, afloja en algún momento puntual, pero aun así, la novela resulta atrayente y la trama no te suelta.
Como ya os habréis podido imaginar, nos encontramos ante una historia bastante real y que se ajusta en muchos momentos, lamentablemente, a la situación actual en nuestro país...
Una empresa con muchos trapos sucios, algunos casi imposibles de lavar, por lo que lo más sencillo es intentar mantenerlos ocultos.
La forma más sencilla de mantener a alguien calladito es a base de dinero, pero claro, siempre planeará la duda de si a ese mudo, se le escapa o le da por tirar de la manta.

Así que de esta modo, hallamos más ingredientes con los que se sustenta esta historia.
Buenas dosis de corrupción, prostitución de lujo, falsificación, tráfico de influencias y un amplio plantel de personajes mafiosos.

Sobre los personajes:
La novela cuenta con un número de personajes no muy elevado lo que facilita la lectura y el seguimiento que hace el lector de cada uno.
El autor presenta a cada personaje en el momento adecuado, no como otras novelas que aprovechan el primer capítulo para presentarte a todos de sopetón.

Y aquí llegamos a algo que me ha llamado mucho la atención.
En un principio contamos únicamente con la investigación del cabo Holmes, pero al avanzar un poquito más en la lectura veremos como esta estructura cambia.
Julieta, la hija del empresario desaparecido, contrata a otro investigador, Santos. Así la historia da un giro radical.
La trama principal, que en un principio era la del cabo Holmes pasa inmediatamente a un segundo plano, aunque es cierto que las dos investigaciones se van solapando. Cada una se desarrolla en un escenario y de ella, se obtienen algunas piezas que serán clave para dar al final con la verdad. Los datos que van obteniendo ambos investigadores los comparten por lo que para el lector, será como si ambos trabajasen en el mismo caso.
Aun así, bajo mi punto de vista, Santos logra eclipsar totalmente a Holmes.

Hay personajes con los que logras conectar y otros a los que desearías poder quitarte de un plumazo. 
De estos dos extremos voy a hablaros...

Santos es uno de los personajes que más me ha gustado, resulta atrayente, no solo por la descripción que hace su autor de él. Sería el compañero perfecto para Holmes, en las futuras entregas de esta saga.
Porque si el Sherlock Holmes de Baker Street, tuvo a su inseparable Dr. Watson ¿Por qué motivo no debería tener nuestro Holmes de Corcubión como compañero al detective Santos? Formarían un tandem perfecto.

Y por contra tenemos a Julieta, la hija del empresario. Un personaje que por su conducta se me ha llegado a atravesar. Es tan superficial e insufrible, que no voy a hablar más de ella.

Otro detalle que me ha gustado de este escritor.
Además del desarrollo de la investigación, de las complicaciones que van surgiendo, el autor no se centra únicamente en eso, va mucho más allá.
Sin necesidad de dar grandes explicaciones ni descripciones, logramos crearnos una idea bastante clara de como es cada personaje.
Su implicación en el misterio, sus posible motivaciones, sus miedos y por supuesto, también sus debilidades. De esa forma veremos realmente como son y lo mucho que tienen que ocultar cada uno de ellos.

También hay algún detalle que no me ha llegado a convencer del todo y afecta al comportamiento de algunos personajes, por ese motivo lo incluyo en este apartado.
La relación que se crea entre Holmes y Santos, en un principio me ha resultado un poco irreal.
No se como funciona exactamente la Guardia Civil, pero no creo que un caso que empieza a complicarse por momentos, con todos los detalles que os he mencionado con anterioridad, lo dejen en manos de un simple cabo.
Tampoco creo que el encargado de una investigación, independientemente del cargo que ostente, vaya a filtrar con tanta facilidad datos a un investigador privado, sin pedir permiso a sus superiores, por muy amigos que se hagan y muchas promesas de colaboración que se hagan el uno al otro.

Otra relación que me ha parecido extraña en un principio es la de Santos y Julieta.
Cuando se contrata a alguien, y más siendo la presidenta de una multinacional, creo que el trato no es tan familiar. Por mucho que te digan tutéame, con toda la sinceridad del mundo, los primeros días creo que el trato es algo más distante, ya que ante todo, es una relación profesional...

¿Cuál es la clave del éxito de esta novela? La sorpresa.
Desde el comienzo al lector le sobrevuelan las dudas.
¿Habrá sido realmente un naufragio?
¿Pueden estar ante un caso de secuestro?
¿Podría el empresario haber fingido su propia desaparición?
¿Quién mueve los hilos?

Pues bien, las pistas no aclararán nada al lector, lo único que harán será sembrar más dudas, y eso es algo que considero muy positivo, ya que el misterio no se resolverá completamente, hasta las páginas finales. Aunque pensemos que sabemos a ciencia cierta quien es el responsable de todo, la conclusión del caso nos sorprenderá.

Para los seguidores y amantes del género policíaco esta novela es una gran muestra de que nuestros autores españoles han alcanzado en los últimos años un gran nivel.
Como he dicho en otras reseñas, se han logrado hacer un hueco en este género a base de tesón, pero sobre todo por el buen hacer.

Este autor me ha dejado con ganas de continuar averiguando que será de la vida del cabo de la Guardia Civil, José Souto. Cosa que otras muchas sagas no consiguen.
Seguro que en breve os volveré a dar noticias de él.

Opinión: La decepción del cabo Holmes (Cabo Holmes 02)

Lo primero que debo decir es que he encontrado algunas pequeñas diferencias entre las dos novelas que de momento forman esta saga.

La más importante es que La decepción del cabo Holmes, supera en calidad a la anterior.

Otra es que esta nueva aventura es bastante más corta que su predecesora, algo normal, ya que evitamos el tener que presentar a los personajes principales.
En este nuevo libro además de con el cabo José Souto, contamos de nuevo con la colaboración del detective madrileño Julio César Santos.
Y quizás la más notable... La actuación de los personajes.
Santos, aquí tiene un menor protagonismo, una actuación más limitada y la mayoría de la investigación, como debe ser, recae sobre el cabo Holmes.

Esta segunda entrega, podría leerse casi de forma independiente. Carlos Laredo, llegado el momento, hace referencia al caso anterior de Holmes, con unos breves apuntes a modo de recordatorio y nos sobra para darnos por enterados de como nació la amistad entre el cabo y el detective Santos.
Aun así, vuelvo a repetir lo que ya he dicho en otras sagas, si no queréis perder ningún detalle, lo más recomendable es leerlas en orden. De esa forma veréis la evolución de los personajes y les conoceréis más a fondo.

Otro detalle que llama la atención es lo bien pensados que están los argumentos.
Cuando se presenta la trama y empezamos a ver los primeros indicios del caso, participamos no solo como lectores. Empezamos a hacer suposiciones desde el principio y a intentar sacar nuestras propias conjeturas, asumiendo el papel en la historia de detectives invitados.
Reconozco que yo tiro hacia lo fácil, me imagino un asesinato más simple, una trama menos compleja, y aquí es donde entra en juego la imaginación y/o maestría de Carlos Laredo, complicándolo y sorprendiéndonos.
Podemos imaginar o predecir quienes son los implicados casi desde el principio, pero eso no resta interés porque lo que desconocemos es el móvil del asesinato y los giros que irá dando el argumento.

Otras diferencias...
La intriga en esta historia va en aumento y resulta más entretenida que la anterior.
La narración es más fluida y el ritmo no decae, cosa que sí ocurría en algunos momentos puntuales en El rompecabezas del cabo Holmes.

Opinión: El secreto de las abejas (Cabo Holmes 03)

Los amantes de la novela policíaca, hay que reconocer que somos muy exigentes.
Buscamos argumentos enrevesados que se alejen de lo corriente, pero que al mismo tiempo, podamos seguir con facilidad sin perdernos dentro del relato.
Buscamos tramas complejas, sí, pero que no resulten previsibles. Queremos unos personajes que estén a la altura y cuyas actuaciones no sean artificiales.

Carlos Laredo en la primera entrega de esta saga, nos ofrecía una trama compleja.
Lo que comenzaba siendo la desaparición de un importante empresario, terminaba complicándose con temas muy actuales. Prostitución de lujo, contrabando y corrupción.

En la segunda, nos mostraba un nuevo caso de Holmes que comenzaba con un accidente de coche y la víctima que hallaban en su interior.
El argumento se tornaba más complejo al descubrir, que la identidad del fallecido no correspondía con la documentación encontrada. Una novela que volvía a sorprender por lo bien hilvanada que estaba.

Ahora de manos de la editorial Sinerrata, nos llega la tercera entrega de esta serie.

El secreto de las Abejas. Un caso del cabo Holmes.


Lo que primero llama la atención es que en esta entrega, ya no es necesario citar al cabo en el título principal.
Los buenos resultados de Holmes, hablan por si solos y su nombre queda relegado a un segundo plano. Un dato sin importancia...

Lo que más me gusta de esta serie, es que Carlos Laredo no se anda con preámbulos y evita dar rodeos innecesarios.
La trama comienza de forma directa desde las primeras páginas.
Esto, sumado a que como he dicho, son historias muy bien construidas, con una trama original, escritas con un estilo cuidado y aparentemente sencillo, logra obtener un efecto muy natural y que convence a los lectores.
En el primer libro, El rompecabezas del cabo Holmes, os decía que el ritmo decaía en algún momento.
En la segunda entrega, el autor subsanó completamente ese error, y en ésta tercera, repite este buen hacer, manteniendo el ritmo y la intriga hasta el final.

Holmes vuelve a enfrentarse a un caso que al principio parece sencillo de resolver.
El atraco a una sucursal bancaria.
Según vayamos avanzando veremos que las cosas no son como parecen y los enigmas se empiezan a amontonar.

La estructura de la novela es la clásica de Introducción, nudo, desenlace, y la narración sigue un desarrollo cronológico lineal, lo que se denomina narración Ab ovo.
Para los lectores de novela policíaca es importante como se plantea el caso, un tema sencillo que vemos como se va complicando.
Los avances y la evolución de la trama también resultan fundamentales. Demasiada información de golpe puede llegar a aburrir y en este punto, es donde Carlos Laredo, tiene el control sobre la novela y sobre nosotros, los lectores.
Dosifica las revelaciones haciendo avanzar la trama. Nos da esa información en el momento justo, tras esto, llega el desenlace que es la guinda que adorna el pastel.
Durante toda la novela nos mantiene en vilo, aunque esa tensión narrativa es ligera y convierte en ágil, el ritmo de lectura.

Los personajes.

Nuestro cabo Holmes, ha ido sufriendo desde el comienzo de la serie una notable transformación.
En la primera novela, en algún momento pasaba a ocupar un lugar secundario. En la segunda, vemos claramente esa evolución. Es más maduro e incluso más perspicaz y lleva el peso de la investigación complemente sobre sus hombros.

Holmes es el estereotipo de Héroe silencioso. Se mantiene al margen hasta que llegan los problemas y solo habla, cuando tiene algo importante que decir.
Le abruman los reconocimientos públicos en exceso, es modesto, y no le importa que los puntos se los lleven otros. En algún momento se enfrenta a dilemas morales, es un personaje dinámico y es precisamente eso, lo que le hace evolucionar a él y a la trama general de la saga.
Ahora, con la inclusión en la novela del personaje de Lolita, su novia de siempre, parece que estos problemas cotidianos, esos dilemas morales a los que hacía referencia hace un momento, aparecen de forma más constante. Son un punto de inflexión para Holmes, que se vuelve más humano y logra que su actuación sea más real.

A los lectores que os estéis preguntado por el detective Santos, he de deciros, que en esta entrega no hace acto de aparición, ni tan siquiera se le menciona.
Quizás estaba tomando demasiado protagonismo y las investigaciones que llevaba el cabo Souto, empezaban a depender en demasía de las averiguaciones del detective madrileño.
Si Carlos Laredo hubiese sido Conan Doyle, quizás habría optado por despeñar a Santos desde un acantilado de la Costa da morte, como hizo él en una catarata con Sherlock Holmes. El problema, es que Santos es más real y no habría logrado sobrevivir...

Al comienzo de la reseña os he dicho que los lectores de novela policíaca somos muy exigentes, y haciendo gala de ello, siempre sacamos alguna pequeña pega a lo leído.
Lo que menos me ha gustado de esta novela es el personaje de Lolita.
Aunque se le ha intentado dar un mayor protagonismo, a mi gusto, no convence. Los diálogos donde interviene me resultan muy artificiales y llega a convertirse en un personaje ambiental, molesto e incomodo, y totalmente prescindible.

Ahora voy a citaros dos cosas que no me han llegado a convencer, pero que aportan muchísimo realismo a la novela. Que a mí no me gusten no significa que sean malas opciones del autor, porque logra a través de ellas que el lector conecte con la conciencia. A falta del detective Santos, nosotros los lectores, nos convertimos en su Pepito grillo particular.
Me estoy refiriendo a la actuación de Souto en determinados momentos. Concretamente en las escenas donde aparece otro protagonista de esta novela, Marimar.
Aquí entran de nuevo los dilemas morales, y Souto, creo que no actúa de la forma más ética ni más correcta, para alguien que está llevando a cabo una investigación de ese nivel y que quiere con el tiempo, ascender en la escala de la Benemérita.
Hay que romper una lanza en su favor, es humano, y Holmes al contrario del personaje homónimo creado por Conan Doyle, no es infalible. Así que como digo, esta actuación, realmente aporta ese pequeño toque irracional.

La actuación de Marimar. Su lenguaje, la forma en que actúa, tampoco es lo habitual. Parece más el comportamiento de una adolescente que de una mujer empresaria de 26 años. Eso sí, alguna de sus intervenciones que podríamos considerar ilógicas, irreales, poco creíbles, logran sembrar incomodidad en el lector, que ha pasado ha preocuparse de Holmes como si fuese alguien conocido.
Estos detalles que podrían parecer a simple vista como negativos, son totalmente lo contrario.
El lector ha logrado conectar y empatizar con el protagonista.

Salvando estos pequeños detalles, que son mínimos, la novela, vuelve a ser totalmente recomendable.
En una de mis últimas reseñas, os mencionaba, que para mí es muy importante un buen comienzo y sobre todo, un buen final.
Carlos Laredo aprueba con nota.
El inicio de la novela atrapa al lector. El desarrollo mantiene la intriga, y el final, además logra convencer.

Ahora que ya he hablado del libro y de los personajes, voy a darle un pequeño tirón de orejas al autor.
Para las futuras entregas de la saga, a ver si es posible, que el cabo Souto se enfrente a una mujer real, que no solo utilice sus encantos para embaucar.
Hasta ahora los personajes principales femeninos, de cada libro, han sido demasiado estereotipados, demasiadas, femmes fatales.
No estaría mal encontrar una mujer en el cuartelillo de la guardia civil, o que su novia se aleje de los pensamientos típicos que la persiguen de... Mi única finalidad en el mundo es casarme contigo y tener hijos a los que cuidar.
Porque a veces... todo hay que decirlo, al leer algunos comportamientos y comentarios, me he sentido transportada a la época victoriana y a los libros de Conan Doyle.

Opinión: La línea divisoria (Cabo Holmes 04)

Los géneros de novela policíaca y/o negra, en los últimos años se han reinventado.
De un tiempo a esta parte, han experimentado una notable evolución, eso ya lo he mencionado con anterioridad, lo que creo no haber dicho, es que de ese movimiento de progreso se ha beneficiado especialmente la novela española.
Parece que en los últimos años hemos logrado desbancar a los autores nórdicos, que en la última década se habían posicionado en los primeros puestos del ranking internacional, negándose a abandonarlos.
Ahora, nuestros autores están haciendo resurgir estos géneros con fuerza y no solo en nuestro país, siempre gracias a su buen hacer, a una imaginación desbordante y a la diversidad de argumentos y escenarios.
De la mano de escritores como Mikel Santiago, Dolores Redondo, César Pérez Gellida, Alicia Giménez Bartlett, Lorenzo Silva, Víctor del Árbol, Domingo Villar o Carlos Laredo, por citar solo a algunos (porque haber hay muchos más y la lista se haría interminable), estamos conquistando el resto de mercados.

Tras esta breve introducción y tratándose de la cuarta novela de una saga que no sufre altibajos (uno de los puntos positivos para leerla completa), voy a intentar sintetizar de la forma más breve posible las ideas principales, añadiendo por supuesto mis impresiones sobre la nueva lectura.
Lo principal ya ha sido mencionado, así que voy a continuar indicando otras señas de identidad que caracterizan a esta saga.

Los títulos elegidos siempre están estrechamente relacionados con el caso que le tocará desentrañar al cabo Souto. Por lo tanto, nosotros ya hallaremos las primeras pistas sobre la investigación que se desarrollará en el interior.

Los elementos básicos de una trama...
Salvo en la primera entrega donde el ritmo narrativo disminuía ligeramente tras el comienzo, en el resto de libros se mantiene constante, generando intriga y aumentando nuestro interés por el argumento.

En un principio la trama nos llega desde dos hilos argumentales, el de Santos y el de Holmes que se van sucediendo, hasta llegar a un punto donde ambas historias terminan fundiéndose en una única. Se consigue así, respetar el orden cronológico lineal en que suceden los acontecimientos.

Los escenarios elegidos para desarrollar el argumento siguen siendo entorno a los idílicos parajes que componen la Costa da Morte gallega. Indudablemente en este apartado no podía olvidar mencionar las descripciones, aunque en este último libro hayan resultado más escasas o breves que en los anteriores.

En resumidas cuentas, es una saga entretenida, bastante fiel a la realidad, y eso al fin y al cabo es lo que buscamos los lectores.

Tampoco podemos olvidar hablar de los personajes.
En este caso me centraré solamente en el cabo Souto (Holmes) y en el detective César Santos.
Son personajes dinámicos, otro detalle que es importante para el desarrollo de la saga.
Individualmente, van progresando de una novela a otra, se ve como maduran, como evolucionan y aquí he de decir que de forma muy acertada, Carlos Laredo, ha recuperado al personaje del detective madrileño que estuvo ausente en el anterior caso, el secreto de las abejas.
Y es que Santos y Holmes forman un equipo que aún en la distancia, resulta inmejorable.

He hablado de que individualmente son personajes que crecen de una novela a otra, pero lo mismo ocurre en la relación de amistad/cooperación que ha surgido entre ellos.
En un principio no me convenció, pero reconozco que ha ido ganando en credibilidad.
Ahora esa relación que ha nacido entre ellos y que se ha afianzado con el paso del tiempo, hace que un personaje se complemente con el otro, todo ello aderezado con unos diálogos inteligentes y bastante simpáticos, porque ambos personajes son para darles de comer a parte, e intentan en más de una ocasión ir de sobrados saliendo al final trasquilados. 
Para suerte para los lectores, estos dos personajes no pueden permanecer mucho tiempo separados y terminan recurriendo el uno al otro para solucionar sus casos.

Otro detalle que llama la atención, es que son dos personajes que logran intrigar bastante al lector,  nunca llegamos a conocerlos del todo ni se hace excesivo hincapié en su vida anterior, creando un halo de misterio entorno a los personajes.

Para terminar quiero decir, que a pesar de no haber subido la valoración y mantener la nota en un 8, esta novela me ha resultado hasta el momento, la mejor de la saga.
Esa evolución que aparece reflejada en los personajes, esa mejora, también está presente en la prosa de Carlos Laredo, se nota más madurez en su escritura, el argumento me ha resultado más calculado, más complejo, y al final todo hay que decirlo... termina casando a la perfección.

En la anterior reseña di un pequeño tirón de orejas al autor, cariñoso eso sí, y ahora visto lo visto o mejor dicho leído lo leído, lo justo es decir que ha mejorado con creces y que para futuras entregas, sabiendo lo exigentes que somos los lectores y lo ávidos que estamos de nuevas aventuras de Holmes, no nos conformaremos con un Progresa adecuadamente sino con un Supera con creces las espectativas  y dicho esto me despido con un...
Hasta la próxima lectura.


Opinión: Matar al heredero (Cabo Holmes 05)

La quinta entrega de esta saga, que tiene por protagonista a ese cabo, al que todos apodan Holmes, por esa agudeza tan inusual, comienza con sorpresas.
Y es que varias cosas han cambiado, en la vida del cabo Souto, desde la última vez que tuvimos noticias suyas.
La primera, es que por fin se casa con Lolita, su novia de toda la vida; la otra es que el sargento Vilariño, jefe del puesto de la Guardia Civil de Corcubión, se ha jubilado, lo que sitúa a Souto aunque de manera provisional, como jefe del puesto; y la tercera y quizás más importante, es que Holmes se encuentra en una etapa en blanco. Tiene un caso abierto por asesinato, aparcado sobre su mesa desde hace un año y no consigue hacerlo avanzar.
En este punto entra en escena de nuevo el detective madrileño Santos.

Como ya avance en las anteriores reseñas de esta saga, Holmes y Santos, esta pareja tan distinta entre sí, forman un tandem perfecto, cuyas investigaciones se solapan y complementan a la perfección.
Matar al heredero comienza de forma bastante pausada, más relajada que las anteriores.
Podemos incluso pensar, que en esta nueva aventura, se va a dar más protagonismo a la parte personal que a la profesional. Parece que Holmes ha perdido un poco de fuelle, esa chispa que le hacía parecer infalible y que se basaba en argumentos incuestionables.

Santos, esta vez, será el que adquiera mayor protagonismo, y quien por simple curiosidad y/o aburrimiento, marcará el ritmo de la novela, al tiempo que retoma una nueva línea de investigación, en este caso que se encuentra estancado, en un callejón sin salida.

Sobre el argumento puedo deciros, que el joven asesinado es hijo de un médico adinerado de la zona y que según va avanzando la investigación, iremos viendo como no era el hijo perfecto que todos pensaban y escondía bastantes secretos.
Esos secretos son precisamente los que empujan y alimentan el interés de Santos por el caso y que harán que la trama vaya aumentando en intensidad.

Cada pista, cada descubrimiento, aportan un nuevo giro argumental a la trama, que nos mantendrá pegados a sus páginas.

Carlos Laredo vuelve a sorprendernos al tiempo que nos deleita con jugosas descripciones que muestran la belleza de las tierras gallegas.
He notado una evolución en su escritura e incluso puedo decir, que este libro, me ha gustado bastante más que los anteriores.
Los motivos son varios y paso a razonarlos:
El primero es que el argumento, dentro de su complejidad, resulta más normal, alejado de grandes complots, organizaciones delictivas y multinacionales con mucho que ocultar.
El segundo, es que hasta el momento en todas las investigaciones, Holmes y Santos nos marcaban el ritmo a los lectores. Nos indicaban con sus averiguaciones por donde iba la trama.
El lector tenía poco margen para elucubrar, las investigaciones de Santos y Holmes fluían, se solapaban, y al final, resolvían el caso casi sin titubear.
Los casos eran complejos y ellos infalibles.

En esta nueva aventura, eso ha cambiado. Holmes está literalmente perdido, tanto es así, que sin pedírselo, Santos decide investigar por su cuenta.
Los lectores en esta ocasión disponemos de más tiempo, más páginas y de las mismas pistas que ellos para intentar resolver el caso.
En esta parte he podido interactuar más, visualizar los hechos al tiempo que los protagonistas, he tenido la posibilidad de detectar posibles pistas ocultas, mientras que las anteriores novelas, me limitaba a leer y a pasar el rato.
También he visto a un Holmes más humano, por el que ha pasado irremediablemente el tiempo, pero que creo que aún tiene mucho que dar y que seguro que en un futuro muy próximo volverá a deleitarnos con grandes sorpresas.

Lo que menos me ha gustado, ya lo comenté con anterioridad. son los personajes femeninos.
Creo que Lolita tiene poca visibilidad en esta saga y debería tener más protagonismo y abandonar ese papel arcaico de "ángel del hogar".
Holmes y Lolita, son una pareja joven, y cuando uno en su casa tiene invitados, las funciones y labores se comparten. Las copas y los aperitivos se toman todos juntos, y no queda muy bien, que Lolita esté en la cocina, mientras ellos hablan de cosas de chicos...

Por otra parte el personaje de Marimar, es según mi opinión, totalmente prescindible. El carácter fuerte de una mujer, el temperamento, no se demuestra con un lenguaje soez ni barriobajero.


El rompecabezas del cabo Holmes (Cabo Holmes 01) Interesante
La decepción del cabo Holmes (Cabo Holmes 02) Recomendable
El secreto de las abejas (Cabo Holmes 03) Recomendable
La línea divisoria (Cabo Holmes 04) Recomendable
Matar al heredero (Cabo Holmes 05) Recomendable
 

lunes, 18 de mayo de 2015

El diario de Gordon de Marcos Chicot

Sinopsis:

El desenfrenado ingenio de Gordon, así como su arrollador afán justiciero, convierten su día a día en un continuo disparate que supera todos los límites cuando decide irse de vacaciones. Lo que puede suceder cuando Gordon está cerca es imprevisible, tanto en el trabajo como en un aeropuerto, en la playa y, por supuesto, en una discoteca. 
Diario de Gordon produce una mezcla de asombro y diversión que mantendrá en vilo a todo lector que se aventure en esta comedia trepidante. 
La comedia, como género literario, de vez en cuando proporciona novelas que atrapan a todo tipo de lectores, como ocurrió con los libros de Wilt, el personaje de Tom Sharpe, o más recientemente con El abuelo que saltó por la ventana y se largó.También es excepcional el caso del Diario de Gordon la comedia que consiguió imponerse a novelas de todos los géneros para alzarse con el Premio de Novela Francisco Umbral

Opinión:

Cuando Marcos Chicot se puso en contacto conmigo para ofrecerme su nueva obra, la verdad, es que me sorprendió bastante.
Había cambiado totalmente de registro.
Debo aclarar, que no es una novela escrita recientemente, más bien, es una obra rescatada del baúl de los libros olvidados y lejos del género al que nos tiene acostumbrado, el Thriller.
Con La hermandad (Finalista del Premio Planeta y el Ebook en español más vendido del mundo en 2013) y después, con El asesinato de Pitágoras, se hizo un hueco en nuestra literatura.
Ahora nos llega de su pluma, El diario de Gordon, dondese aventura en el género de la comedia.
La verdad es que ni me lo pensé y al momento respondí que sí, que me interesaba. No quería mantenerme al margen de lo que se preveía que sería, una nueva y emocionante aventura.

Cuando abordamos una lectura, cada uno lo hacemos desde una perspectiva. Punto de vista que depende de muchos factores y puede variar según la etapa en la que nos encontramos. Prejuicios, frustraciones, experiencias, estado de ánimo... Lo que quiero decir, es que con una novela que tiene por protagonista a un personaje tan especial, habrá disparidad de opiniones, y me parece que Marcos Chicot ha demostrado ser muy valiente. Porque hay que reconocer, que a Gordon, o se le adora o se le odia.
Es de esos personajes que te hacen sentir como si estuviese sobre una montaña rusa. En un momento te arranca carcajadas y un instante después, deseas que te trague la tierra por el sentimiento de vergüenza ajena que te invade.

El personaje de Gordon va evolucionando desde las primeras páginas.
Al comienzo nos engaña.
Parece un personaje al que todo el mundo adora y termina siendo un buscabroncas constante y rastrero. A todo esto habría que añadir, que su comportamiento cuando está bebido se agrava exponencialmente.
Es un narcisista que desde que pone el pie fuera de la cama, no levanta cabeza y va una detrás de otra, estrellándose en todas las situaciones que intenta afrontar.
Desde el comienzo me resultó amena la lectura y sobre todo, me intrigaba saber, como saldría de esos trances a los que por narices, tendría que enfrentarse. Los lectores lógicamente, optaríamos por salir del paso de las mismas tesituras, empleando la cabeza.
Tiene un sentido innato para complicar las cosas. Eso es un punto a favor de esta obra. Sus reacciones son tan disparatadas que nos alientan a seguir leyendo.
Hay que decir, que la caracterización del personaje, no tiene desperdicio, pero esto lo dejo para animaros a leer el libro. Lo que sí os diré es que Gordon es una mezcla de Torrente, Mister Bing y Benny Hill.

Esta obra rescatada que ahora ve la luz, no es ni mejor, ni peor que las anteriores.
Es totalmente distinta.
Una comedia cargada de ironía con un personaje grotesco, esperpéntico, absurdo y siempre con un sentido superdesarrollado de la revancha, sin olvidar que siente una adicción irrefrenable por la mortadela. Me vienen a la cabeza muchísimas más descripciones sobre su comportamiento, porque en este caso no son descalificaciones, simplemente es que el personaje se las trae.

Ahora voy a hablaros sobre el narrador.

Al principio de la lectura, parece que la narración nos llega desde un narrador externo que ha sido cautivado por el aspecto y distinción de nuestro extraño protagonista. Chicot logra crear confusión. Este narrador es totalmente subjetivo, ha caído sin remedio bajo el influjo de Gordon. Pero claro, miramos la cubierta y descubrimos que como bien se indica en el título, es el diario de Gordon, por lo tanto no os dejéis engañar por este embaucador.
El narrador es él.
Gordon ha querido plasmar en ese diario sus recuerdos para que sirvan de ayuda al resto de los mortales. Un detalle muy de agradecer, porque realmente sin él, el mundo estaría perdido.
Un bitácora que abarca, concretamente 20 días y donde veremos como él tiene una manera especial de contemplar el mundo. Por suerte, nosotros estamos fuera del alcance de ese influjo y podemos ver las cosas del color que realmente son.

La escritura de Chicot es otro punto a favor.
Hace uso de un lenguaje muy cuidado, un estilo que le caracteriza, pero esta vez contrasta con el ritmo ágil que alcanzan los diálogos.
Chicot se ha centrado en el personaje y la trama pasa a un segundo término. Lo importante de este libro es el comportamiento de Gordon, como entra, reacciona y sale de las situaciones.
Yo personalmente, considero que una novela es buena cuando logra sembrar intriga o despertar sentimientos en el lector, y esta, aunque no sea un Thriller ni novela de intriga, logra crear inquietud en nosotros.
Nos preguntamos...
¿Qué más puede pasarle a Gordon? ¿Cual será su siguiente ocurrencia?
Y es que nuestro absurdo personaje, no ha salido de un lance y ya se está metiendo en otro. También logra despertar nuestros instintos más oscuros... porque en más de una ocasión he deseado matarle.
Un libro que nos hace situarnos en la piel de Gordon y al mismo tiempo en la piel de los pobres incautos que se van cruzando con él.
Por haceros una breve descripción de como ve él el mundo os diré; que los niños son seres insoportables; los adolescentes todos sin excepción, unos drogadictos; las mujeres están todas locamente enamoradas de él y las que no lo están o son mujeres de moral distraída o lesbianas; sus vecinas unas cotillas y sus compañeros de trabajo unos ineptos.

Cada vez que alguien osa enfrentarse a él, Gordon crea un plan para impartir, lo que él considera justicia. Para nosotros sobra decir, que las situaciones son totalmente surrealistas.

Solo me queda recordaros que Marcos Chicot dona el 10% de todo lo que obtiene con sus obras a ONGs que ayudan a personas discapacitadas.
Espero que os animéis con esta nueva novela...