Última saga actualizada 29/11/2017

Saga del Inspector Zalo Alonso y de la forense Carmela Archer de Áurea L. Lamela

Mostrando entradas con la etiqueta Pedro Martí Martínez. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pedro Martí Martínez. Mostrar todas las entradas

domingo, 17 de abril de 2016

Saga César Giralt de Pedro Martí Martínez

La pieza invisible (César Giralt 01)
Sinopsis:

Tras el asesinato de su hermana; preso por la ira, César Giralt ejecutó al encerrador, el mayor asesino en serie que el país haya conocido. En los siguientes tres años, el inspector jefe se sumió en una espiral de culpabilidad que le acercó peligrosamente a la autodestrucción. Con la ayuda de su fiel subinspector y amigo, Gabriel Pérez; el laureado inspector jefe de la comisaría de Sant Martí de los Mozos de escuadra de Barcelona consigue levantar cabeza y volver al trabajo. El veinticuatro de agosto de 2.012, Marcos Vidal, un inspector de policía y antiguo amigo de César, se suicida lanzándose desde lo alto de un edificio. La viuda del policía no cree que su marido se haya suicidado, y buscará la ayuda del antiguo amigo de Marcos. Lamentablemente, Celia Rivas sólo consigue la negativa de César a inmiscuirse en una investigación que no le concierne y que ha sido archivada. Sin embargo, unos días después de su encuentro, César Giralt recibe una noticia que le sobrecoge: Celia Rivas también se ha suicidado.

**********

Opinión: La pieza invisible (César Giralt 01)

"Una novela negra, moderna, que trata de mirarse en el espejo de las grandes novelas nórdicas de la última década". 

De esta forma es como Pedro Martí contactó conmigo por primera vez. Estaréis de acuerdo en que la frase de contacto, es una excelente presentación para un libro.

Es cierto que Pedro Martí puede estar influenciado por las novelas nórdicas, "¿quién no lo está? si en los últimos años han invadido el mercado", pero por suerte, ésta supera con diferencia las que he leído. Y es que a mí sinceramente, las obras policíacas que vienen del norte, más allá de nuestras fronteras, me dejan fría,como su clima, y aún no he encontrado una que me llene por completo .
¿Por qué considero que este libro supera a cualquier novela nórdica? 
A grandes rasgos, porque los hechos que se narran, aunque pueden suceder en cualquier lugar del globo, nos resultan más reales, ya que trata temas de actualidad que nos tocan de cerca.
La historia transcurre en un escenario de sobra conocido, Barcelona 2012, y me dejo para lo último el papel que desempeñan los personajes, porque lo considero de vital importancia.
Los protagonistas de novela nórdica resultan más fríos, más distantes y carecen muchas veces de la empatía, de la cercanía o del humor, de un protagonista de carácter mediterráneo.
Dicho esto voy a centrarme en argumentar un poco lo encontrado.

La pieza invisible, es una obra muy curiosa que se mimetiza jugando al despiste con el lector. En momentos puntuales cumple con todas las características del género negro y un capítulo después, cambia adaptándose al policíaco e incluso al thriller. Todo esto sacando totalmente airoso a su autor.

La trama es dinámica, perfectamente hilada y los diálogos de los personajes colaboran a ello.
La prosa ágil y sencilla, accesible para todo tipo de lectores. Cada reacción de los personajes, cada acto o gesto que realicen, tiene consecuencias y queda reflejado en la narración, lo que nos lleva a unos personajes, sin excepción, redondos.
Si se tratase de simplificar la reseña, sería muy sencillo hacerlo:
Intriga cien por cien.
Comienzo impactante, desconcertante; con un desarrollo soberbio, sin fisuras y un final elegido a la perfección.

La novela comienza con un asesinato.
Directamente el autor siembra la intriga al tiempo que nos despista.
¿Quienes serán los personajes que se ven involucrados en esa escena?
Antes de descubrir ese misterio y entender como han llegado hasta allí, aún le quedan al lector bastantes capítulos por delante, todo un desafío al lector gracias al ingenio del autor.

Respecto a la estructura de la novela, nos encontramos con la clásica narración Ab ovo, ya sabéis, la narración relata los hechos partiendo de un momento en concreto, en este caso del primer capítulo que ya he mencionado y que puede considerarse como prólogo.
A continuación, tenemos la introducción, aproximadamente los cuatro primeros capítulos numerados; el nudo y el desenlace que lo sitúo alrededor del capítulo XXVII.
Al final encontramos un epílogo, que al igual que el capítulo introductorio, no hará más que seguir sembrando intriga en el lector, ya que ese pequeño fragmento no es más que un avance de la que será la siguiente novela de esta saga y que llegará con el título de "Donde lloran los demonios".



Siguiendo con la primera, ésta es una historia plagada de referencias literarias donde podemos apreciar no solo la pasión por Auster de César Giralt el protagonista, sino también, "deduzco" que de Pedro Martí, el autor de esta obra.
También encontraremos constantes giros al mundo del cine y un homenaje al ajedrez, juego que aparece presente en varios momentos a lo largo de la obra.

Antes os hablé de que la totalidad de los personajes resultaban redondos, por lo tanto voy a pasar a presentároslos, pero de una forma distinta, haciendo un guiño hacia el juego del ajedrez y asignando una pieza a cada personaje. Blancas para los buenos y negras para los malhechores.

El Rey, la pieza más importante y cuya captura es el único objetivo del juego.
Ya tenemos al personaje principal, César Giralt. Un hombre atormentado, de carácter analítico que se enfrenta posiblemente al caso más complejo de su trayectoria policial. Un personaje tan completo como complejo, pero excelentemente construido.
Por su puesto el personaje que cumple la función de antagonista de César, "no os voy a revelar su nombre", también estará representado por la ficha del otro Rey.

La descripción de los personajes secundarios la voy a comenzar con el compañero de César, el subinspector Gabriel Pérez, otra pieza fundamental en esta trama y que podría jugar en la posición de Torre. Podríamos decir que César y Gabriel son dos polos opuestos, respecto a comportamiento, pero que forman el tandem perfecto, se equilibran.

Dalia Torres, otra Torre, por lo tanto otra subinspectora que aparece a partir de la mitad de la novela y que al igual que el resto de personajes secundarios, será decisiva para la buena resolución del caso.
¿Por qué he decidido que Dalia y Gabriel sean las torres? pues porque una torre con la ayuda de su rey puede dar jaque mate al rey enemigo en un tablero vacío, mientras que el alfil o el caballo no pueden. 
 
Silvia, la sobrina de César, la Reina o Dama indiscutible. Lógicamente también es un personaje de peso. Una adolescente, madura, sensata, responsable que se aleja del estereotipo que tenemos hoy en día de la juventud y que en ocasiones se turna con Gabriel Pérez para hacer de Pepito Grillo del Inspector Giralt.
En este momento tendría que seguir asignando piezas, Celia y Marcos podrían asumir el papel de alfiles, ya que tienen un papel importante en toda la historia y sin ellos no habría caso.
Los caballos... El comisario Dávila y algún agente de inferior rango; los peones, todos los que ayudan a resolver dudas para la investigación.

Los fallos...
En la Segunda edición que es de la que yo dispongo, hay un par de erratas sin importancia, casi inapreciables que según me han dicho están pendientes de corregir para las próximas ediciones.

Como podéis comprobar, nos encontramos ante un adictivo debut literario que lo tiene todo para convertirse en uno de esos libros, de esas pequeña "delicatessen literarias" que empiezan a conformar esa literatura en auge que no paro de citaros a lo largo de las reseñas, novela negra o policíaca de fabricación casera, es decir "Made in Spain".
También es muy gratificante toparnos de vez en cuando con autores noveles de semejante calidad literaria.
Y es que, por desgracia, las listas de superventas están llenas de autores ya consagrados que arrastran consigo falsos aduladores y que lamentablemente para los lectores, no ven el momento adecuado de tomarse un respiro y llenan el mercado con obras infumables.
Es muy triste que en este país venda más un nombre que la verdadera calidad de una obra.
Pero también tenemos la otra cara de la moneda, los famosillos que de la noche al día se sienten escritores y deciden ponerse a escribir, valiéndose de ser caras conocidas que salen constantemente en los medios de comunicación; ya sea como presentador, contertulio o diana de los flash de la prensa.
Y es que a día de hoy, con solo cumplir alguno de estos requisitos, ya puedes escribir un libro y te llueven las editoriales... y ¡ojo!, aquí no critico a las editoriales que no desperdician el filón que tienen delante, ni tampoco a quienes compran esas obras que considero de dudosa calidad literaria, al igual que tampoco persigo el fin de hacer proselitismo, intentando convencer a nadie sobre lo que tiene que leer.


Para terminar solo deciros, que según dicen, la próxima entrega será mucho, pero que mucho mejor...