Actualizada 24/03/2017

Saga de Frédéric Poison de Víctor M. Mirete

Mostrando entradas con la etiqueta Novela Policíaca. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Novela Policíaca. Mostrar todas las entradas

domingo, 23 de abril de 2017

Misterio en blanco de J. Jefferson Farjeon

Sinopsis:

En la velada del día de Nochebuena, una gran nevada obliga al tren de las 11:37 procedente de la estación londinense de St. Pancras a detenerse en las proximidades de Hemmersby. Decididos a no pasar la noche en el vagón, un ecléctico grupo de seis pasajeros decide desafiar las inclemencias del tiempo e intentar llegar al cercano pueblo. A mitad de camino, se ven obligados a refugiarse en una solitaria casa de campo que, a pesar del fuego encendido en la chimenea, el té para tres dispuesto sobre la mesa y el agua de la tetera todavía hirviendo, parece estar desierta. Atrapados por las circunstancias en ese reducido espacio, los viajeros intentarán desentrañar el enigma de la vivienda deshabitada y, cuando la tormenta finalmente amaine, de las cuatro personas que han sido asesinadas…
La recuperación de esta espléndida novela de intriga de ambiente navideño, desaparecida de las librerías desde hace más de setenta años, se ha convertido en un festivo e inesperado éxito editorial en el Reino Unido, resucitando así el interés de la crítica y los lectores por un escritor que Dorothy L. Sayers no dudó en calificar como «un insuperable maestro en el marco de las aventuras de misterio».

Opinión:

Misterio en blanco, es una obra de J. Jefferson Farjeon, que inicialmente fue publicada en 1937 y presentada con un cuento de navidad. Ahora, ha reaparecido más de setenta años después, convirtiéndose en un inesperado éxito editorial en Reino Unido.
Esta novela en concreto, es una de las más leídas de este autor, aunque en su larga y prolífica carrera escribió más de setenta obras; curiosamente Alfred Hitchcock adaptó una de ellas para la gran pantalla, la pieza teatral titulada "El número 17".
Esta historia tiene un marcado estilo británico, incluso podríamos encontrar en ella un homenaje a otros autores de novela policíaca, como Arthur Conan Doyle o Agatha Christie, célebres por sus exhaustivos detectives.

Pero hagamos una breve presentación de los personajes para después poder centrarnos en el argumento...
Tenemos a Jessie Noyes, una joven y bonita corista; a los hermanos Carrington, Lydia y David; a un triste y soñador oficinista, el joven Thomson (sin P); a Edward Maltby, un anciano perteneciente a la Real Sociedad de Psicología, (quizás otro guiño hacia Conan Doyle) y al señor Hopkins (el pelmazo del grupo).

Todo comienza con una inmensa nevada que obliga a los protagonistas a abandonar el tren en el que viajan. Piensan que cualquier alternativa es mejor que permanecer encerrados en él, esperando a que vengan a rescatarlos o a que las vías vuelvan a estar operativas para llegar por fin, a sus ciudades de destino.
Tras una breve presentación de los personajes, estos se lanzan sin pensárselo mucho al exterior, enfrentándose a las duras inclemencias del tiempo y arrastrándonos inevitablemente con ellos.

El señor Matlby es el primero en bajar del tren, y rápidamente desaparece en la inmensa cortina de nieve que cae.
El resto del grupo salvo Hopkins, deciden seguir sus pasos... pero la nieve ha cubierto rápidamente sus huellas, y los cuatro jóvenes quedan abandonados a su suerte, en medio del fuerte temporal.
Como ya habéis comprobado en la sinopsis, el recorrido de estos aventureros será breve aunque cargado de contratiempos, pero por suerte para ellos, pronto encuentran en su camino una solitaria casa de campo donde resguardarse.
El silencio reina en la casa mientras el fuego de las chimeneas caldea las habitaciones, una tetera hierve el agua sobre el fogón de la cocina y el servicio de té espera en el salón.
En ese momento, una pregunta rasga el cargado ambiente, ¿dónde están los habitantes de la casa?

De esta forma comienza una novela que nos transporta al pasado.
Es una novela intemporal, en la que parece que el tiempo se detiene y aunque tendremos a lo largo del argumento, algunas referencias que la sitúan en 1937, el comportamiento de sus personajes, la trama e incluso la forma de narrar, en ocasiones, nos hace pensar en otra época, la de Dickens.
El autor nos ofrece una historia de misterio de corte clásico donde veremos como el narrador sabe más aparentemente de lo que cuenta.
La cadencia narrativa es lo que transmite intriga al relato.
El ritmo es pausado, Farjeon impone su propio tono y su propio tempo, se toma con mucha calma el introducir algo de acción, haciendo gala más bien de una tensión sostenida, y acelerando únicamente la trama al final, con un desenlace quizás para mi gusto, demasiado abrupto.

Os he mencionado al grupo de personajes que forma parte de la avanzadilla, pero a ellos pronto se les unirán, tres, cuatro, incluso seis personajes más...
Un grupo singular en extrañas circunstancias, la necesidad les empuja hacia la casa y al final la necesidad les retiene allí.
Desde el comienzo empiezan a ocurrir cosas extrañas, los personajes de actitud sospechosa, aparecen al mismo tiempo que abandonan los escenarios, y esa situación, hace que la casa empiece a parecerse al famoso camarote de los hermanos Marx.

La novela parece una función teatral, con amplios y surrealistas diálogos.
Los personajes llegan a rozar el absurdo en muchas ocasiones, hablan y hablan entre ellos, sin llegar a decir nada coherente o que tenga lógica para nosotros. Ese detalle, obliga al lector a permanecer atento, ya que cualquier dato mencionado de forma ingenua, puede ser de vital importancia para no perdernos una pista trascendental para la resolución del misterio.

Como digo, es una novela perfecta para representar en el teatro, ya que podemos definir claramente los actos, con cambios mínimos de escenario.
Las escenas y las conversaciones se superponen unas a otras en distintas habitaciones, al tiempo que la trama avanza.
Esta obra es un compendio de géneros.
Tiene mucho de folletín; coincidencias, situaciones poco verosímiles y exageradas, y todo ello, adornado con un fino sentido de humor inglés.
Los diálogos de los que ya os he hablado, se alargan muchas veces sin sentido y los acontecimientos se dosifican con ironía.
A su vez, también podemos encontrar registros de novela de misterio y policíaca, e incluso de las comedias de enredo, porque como veréis es una historia sencilla que se va complicando a pasos agigantados.

Una obra atrevida y en ocasiones alocada que reconozco que se ha convertido en otra excelente lectura compartida con los blogs de Si fuésemos libros, Un libro junto al fuego y No solo leo.


martes, 18 de abril de 2017

Serie Tessa Leoni de Lisa Gardner


Y yo a ti más (Tessa Leoni 01)
Sinopsis:

Una pregunta, una decisión rápida y Brian Darby yace muerto en el suelo de la cocina. Su mujer, Tessa Leoni, agente de la policía estatal, declara haberlo matado en defensa propia y tiene heridas que lo confirman. Para la veterana detective D.D. Warren debería ser un caso fácil, pero ¿dónde está la hija de seis años?
Mientras la investigación entra en una búsqueda frenética de la niña desaparecida, la detective Warren ha de compartir caso con su antiguo novio, Bobby Dodge, para conseguir desentrañar los entresijos del cuerpo de policía estatal de Boston y de paso desenterrar algunos secretos familiares. ¿De verdad dispararía una agente bien entrenada a su propio marido? ¿Haría daño una madre a su propia hija?
Pero para Tessa Leoni lo peor no ha llegado aún. Sin vuelta atrás. Sin nadie en quien confiar. Tiene un único objetivo y usará toda su energía y sus conocimientos para hacer lo que ha de hacer. Ningún sacrificio es demasiado grande, nada es inconcebible. Una madre sabe a quién ama. Y todos los demás van a pagar.

Opinión: Y yo a ti más (Tessa Leoni 01)

Después de tanta novela del Siglo XIX, como he estado leyendo últimamente, me apetecía cambiar de registro, necesitaba un cambio brusco, algo totalmente diferente que aportase una pequeña descarga de adrenalina.
Este thriller lo clasificaban como trepidante, inquietante y extremo, y la verdad, es que ha cumplido bastante bien con las expectativas depositadas en él.

El comienzo de la novela resulta algo confuso.
Tras un breve prólogo nos encontramos con dos personajes en una situación límite.
La agente Tessa Leoni se enfrenta a alguien que le obliga a tomar una decisión rápida tras formularle una pregunta sencilla:
¿A quién quieres?
A continuación solo sabemos que su hija ha desaparecido y que su marido yace muerto en el suelo de la cocina con tres balazos en el pecho.
Se ha abierto la veda y la caza del criminal está en marcha.
Tessa emprende una búsqueda contrarreloj, la de su hija, mientras que toda la policía de la ciudad, al mando de la detective D.D. Warren, se vuelcan en darle caza a ella.

Lo primero que nos llama la atención es encontrarnos con dos tipos de narrador que se alternan a lo largo de toda la obra.
En primera persona tenemos la versión de la agente Tessa Leoni, protagonista de la saga, que nos ofrecerá la historia más personal.
Esa historia, pronto empezamos a ver que no coincide mucho con la realidad. Los flashback son constantes y comienzan a surgir secretos del pasado, mientras que vemos que la versión contada sobre los hechos, empieza a desmoronarse.

En tercera persona conocemos los detalles de la investigación; a la sargento detective D.D Warren, la encargada de llevar el caso y a su compañero, Bobby Dodge.

Según vayamos avanzando, iremos conociendo tanto detalles de la vida de los personajes, como sobre los lentos avances de la investigación, y aquí surge uno de los puntos curiosos, porque la investigación realmente no avanza gracias a la brillantez del equipo de investigadores, sino a las aportaciones de otros personajes secundarios, que contribuyen o colaboran facilitando información.

La autora domina muy bien el género y logra mantener una tensión constante gracias a la incorporación de giros argumentales.
Teje una red de mentiras a nuestro alrededor y los lectores nos lanzamos de cabeza a la lectura, quedando atrapados en una tela de araña que a cada paso nos va envolviendo más.
En una tela de araña los ejes principales parten de un punto central y ese punto de partida nosotros ya lo conocemos, la sospechosa muerte del marido de Tessa, Brian Darby.
A continuación pensamos que la pequeña Sophie, será el elemento sobre el que se centrará la búsqueda, encontrarla sería lógicamente la prioridad, pero nos equivocamos.
Tessa Leoni, sí centra su búsqueda en ella, pero para la Detective Warren, la prioridad es dar caza a Tessa y desde ahí encontrar a Sophie, viva o muerta, algo incongruente, porque según sus palabras el único fin es encontrar a la niña.
Pero los lectores vemos como el tiempo pasa y la investigación no parece avanzar en ningún punto.
¿El motivo? D.D

Toda la acción recae sobre los dos personajes femeninos, y sobre ellas, sobre esos personajes que derrochan una fuerte personalidad, centramos nuestra mirada.

Tessa es un personaje extremo, vemos en esta entrega, como es capaz de sobrepasar sus propios límites con el único fin de salvar a su hija. Creo que esta novela es un comienzo prometedor para la saga.
He visto una gran evolución en la protagonista, a través de todos los datos que se facilitan, tanto del presente como del pasado, y creo que será alguien que no dejará de sorprendernos.

La agente D.D. Warren, creo que es el elemento negativo de esta historia, al menos para mí, y es que este personaje o más bien su actitud, ha llegado a saturarme en exceso.
D.D está embarazada y podríamos pensar que ese sentido de protección sobre su bebé, se vuelca sobre la niña desaparecida, la sensibiliza convirtiéndola en una perseguidora insaciable sobre quién ella considera categóricamente como culpable de TODO.
Pero no, no seamos sexistas, el comportamiento de D.D se debe a que ella es así, es cansina y parece carecer de empatía.
Tessa, en un principio se nos presenta como una mujer presa de la violencia doméstica, aún así, la inspectora no le concede ni el más leve beneficio de la duda.
Se obceca en su persecución, quiere detenerla sea como sea, y termina convirtiendo el desarrollo de la investigación en un tema casi personal.
Tessa en vez de encontrar una aliada en ese mundo de hombres, solo consigue un adversario con un extremado sentido de la competitividad.
La detective convierte el hecho de que la sospechosa es guapa y vulnerable en un lema que repite incansablemente, y tantas repeticiones sobre lo mismo solo producen ruido.
Parece que sus principios están algo trastocados, ya que olvida el lema principal, nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario.
Es un personaje demasiado cuadriculado, que llega a obsesionarse con todo.

Da vueltas y más vueltas entorno a la culpabilidad y ni baraja ni acepta ninguna otra posibilidad. Lógicamente una mente tan estrecha solo supone una traba para la investigación.

Esperaba encontrar en la historia a un antagonista a la altura de Tessa Leoni, competitiva, por supuesto, pero también más razonable.
Ambos personajes son obstinados, perseverantes, pero resultan como el día y la noche.
Me sorprende que hasta el momento, en todas las reseñas leídas, nadie cuestione la personalidad de este personaje, y la tachen de inspectora brillante.
Supongo que todo se reduce a lo mismo de siempre, cuestión de gustos, pero yo en una situación comprometida, preferiría que dejasen mi caso en manos de Tessa que en alguien como D.D.

Aún así, hay que reconocer, que es una forma brillante de presentarnos y entregarle el protagonismo de la serie a la joven agente, ya que conocemos desde el primer tomo de la saga, las dos caras de este personaje, sabemos que no existen límites para ella.
Y quizás, el personaje de D.D sea la forma empleada para que los lectores participemos más y tejamos nuestras propias teorías, porque en esta novela, nada es lo que parece.
La narración y los diálogos conviven en buena armonía, y el final elegido, tras atar meticulosamente todos los cabos, pues bueno, se ajusta a lo que todos deseabamos, aunque en algún momento nos parezca cogido por los pelos. Lo que más me soprende es que alguien tan meticulosa o quisquillosa como D.D, se conforme con algunas de las explicaciones finales.

Y llegados a este punto, poco más puedo decir, solo recomendaros esta novela que estoy segura de que no os dejará indiferentes...


martes, 4 de abril de 2017

El misterio del carruaje de Fergus Hume

Sinopsis:

Cuando un hombre es hallado muerto en el interior de un carruaje de alquiler, uno de los más distinguidos ciudadanos de Melbourne es acusado de asesinato. El ilustre joven proclama su inocencia, pero se niega a dar una coartada. Pronto se descubre la identidad de la víctima: un caballero recién llegado a la ciudad, muy bien relacionado con las altas esferas de la sociedad, y que pretendía en matrimonio a la hija de un rico hacendado, Madge Frettlby, que a su vez está enamorada de Brian Fitzgerald, un apuesto irlandés instalado en Melbourne para hacer fortuna.
Desentrañar el misterio será tarea de un eminente abogado y dos intrépidos detectives que llevarán al lector desde los más distinguidos salones de la alta sociedad, al submundo más miserable de los bajos fondos.

Opinión:

Ya sabéis lo mucho que me gusta la novela del siglo XIX.
En esta ocasión os hablo de la primera novela policíaca que logró convertirse en un bestseller.
Fue publicada en 1886, y a la muerte de su autor en 1932, se habían vendido más de 750.000 ejemplares, la mitad de ellos en los seis primeros meses tras su publicación, convirtiéndose en la novela más vendida del siglo XIX y principios del siglo XX.

Fergus Hume y el teatro.

El mayor sueño de este autor era llegar a ser un gran dramaturgo, y esa vocación se ve plasmada en esta historia, donde encontramos claras influencias del género.
El argumento parece dividido en actos, que son los que marcan de forma brusca los cambios o giros en la historia.
En el primer acto conoceremos en que consiste el misterio, y va desde el asesinato hasta la detención del joven Fitgerald.
En el segundo, nos encontramos con el juicio en su totalidad y es aquí, donde encuentro las mayores semejanzas con una obra de teatro.
La estructura de los diálogos, que son el método empleado en la ronda de declaraciones de los testigos, utilizan un estilo muy directo, haciendo uso de expresiones muy cortas que agilizan las escenas, y dando alternancia al discurso de los personajes que intervienen en esa escena.
El tercer acto se corresponde con el desenlace de la obra y conlleva una serie de revelaciones que desentrañaran el misterio que rodea al asesinato del carruaje.
En esa parte los acontecimientos se desencadenan de forma rápida y muestran de forma lineal, paso a paso la historia tal y como sucedió.
Por otro lado, no hay un gran número de personajes y en cada escena intervienen un número muy limitado de ellos. Algunos incluso desaparecen tras su corta aparición.

Un homenaje a los autores victorianos.

El libro lo componen 35 capítulos no muy extensos, y en ellos encontramos constantes alusiones a novelas y autores de la época.
Entre los referenciados podemos encontrar a Wilkie Collins, Edgar Allan Poe , Émile Gaboriau o Arthur Conan Doyle, entre muchos otros, pero quizás lo que más sorprende, son las constantes citas a escritoras, en un momento de la historia donde las mujeres, nos centraremos solo en este gremio, no estaban muy valoradas, y muchas de ellas optaban por publicar sus obras bajo seudónimo. Por eso resulta extraño a la vez que admirable, que Fergus las haga un hueco en su obra y sobre todo que de los constantes comentarios se desprenda la gran admiración y respeto que sentía por las obras de Mary Elizabeth Braddon y Anna Katherine Green, por cierto reseñadas en este blog.


¿Realismo o Naturalismo?

Las clásicas novelas victorianas se caracterizaban porque reflejaban de forma muy real la vida social de la época, en concreto sobre la aristocracia y la clase media emergente.
Pero esta historia, que muchos incluyen dentro del género del Realismo, tiene unos rasgos pronunciados que a mi me parece que pertenecen más bien al Naturalismo, ya que la trama, aunque habla de la aristocracia, profundiza bastante más en la vida callejera, adentrándose en los suburbios más marginales. Hace especial hincapié en la diferencia de clases, refleja la parte más dura y oscura de la condición humana y las taras sociales como la prostitución, las bandas callejeras o el alcoholismo.
Vemos una amplia critica social, aderezada con buenas dosis de ironía. La clase alta se resguarda tras un velo de hipocresía, tras falsas apariencias que serán un elemento fundamental en el desarrollo del argumento.

Una historia policial un tanto inusual.

No nos encontramos ante una historia policial al uso. Pensamos que al tratarse de una novela policíaca, el responsable de llevar a cabo la investigación será un detective, y eso no es del todo cierto.
Samuel Gorby es un detective que al comienzo parece que será el encargado de desentrañar el misterio, pensamos que su intervención será constante, pero poco a poco, según avanza la trama, vemos como este personaje empieza a perder fuelle y termina haciendo, como se diría en teatro, Mutis por el foro, es decir, saliendo de escena...

En ese momento, hacen acto de aparición dos personajes con bastante relevancia para el argumento. Un nuevo detective, Kilsip, con bastante más fuerza y personalidad que el anterior y Ducan Calton, el abogado defensor.
Pero tanto Gorby como Kilsip, son detectives imperfectos, con modos poco convencionales y mientras ellos se discuten el aplauso del público, Calton toma el mando de esta investigación y será finalmente quien, con su sagacidad, desentrañe la mayor parte del misterio.
Calton es un personaje muy bien definido y con el que el lector logra empatizar. Para mí, es el mejor personaje de toda la historia con diferencia.

Arquetipos

Sobre el resto de personajes no hay mucho que decir.
Podríamos hablar de Brian Fitgerald, el joven que es acusado desde el comienzo, y que desempeña uno de los papeles principales, pero no llega a cuajar.
Aunque el personaje está muy bien definido, a mí no deja de parecerme un peón, aunque necesario para el desarrollo de la trama, pero solo un peón.
Madge Frettlby, su enamorada, hija de un rico hacendado de Melbourne, tampoco me llega a convencer, y el motivo es que ambos personajes, al igual que el resto que aparecen en este relato, están demasiado estereotipados.

Las mujeres parecen tiernas flores de invernadero, demasiado ingenuas, con muy poco que decir o más bien nada, ya que su conversación resulta completamente vacía, ajustándose al canon de la época.
Los hombres, virtuosos y en apariencia inteligentes, portadores del fino sentido del humor inglés.
La clase humilde, además de tener que cargar con el lastre de la falta de cultura, aparecen cargados de defectos, faltas que no dudan en utilizar los de la clase snob para mofarse de ellos.
Entre medias de estas clases surge otra, la correspondiente a los dos detectives y que parecen mantenerse al margen de todas estas características.

Detalles

La novela incluye en la narración, cartas, fragmentos de los periódicos, transcripciones del juicio, lo que aporta un cambio en la estructura que convierte en amena la lectura.

Al final de la obra encontramos un posfacio donde Fergus Hume, nos cuenta no solo como surgió la idea de la novela, sino todas los problemas que tuvo que solventar antes y después de su publicación.

Por último recomiendo dejar la lectura de la introducción, para el final. Creo que en ella se dan demasiadas pistas sobre el desarrollo de la trama, que en algún momento pueden llegar a destripar parte del argumento.


miércoles, 19 de octubre de 2016

Rebeca de Daphne du Maurier

Sinopsis:

"Anoche soñé que volvía a Manderley..."

Nadie que conozca la película basada en esta novela podrá olvidar la voz en off que recita la frase inicial de la obra más lograda de Daphe du Maurier: REBECA.
Así comienzan los recuerdos de la segunda señora de De Winter, que la transportan de nuevo a la aislada y gris mansión situada en la húmeda y ventosa costa de Cornish.
Con un marido al que apenas conoce, la joven esposa llega a este inmenso predio para ser inexorablemente ahogada por la fantasmal presencia de la primera señora Winter.

Opinión:

Esta novela de la que hoy os hablo y que fue escrita  por la famosa novelista inglesa Daphne du Maurier en 1938, está considerada como una de las mejores novelas policíacas. Por ese motivo, cuando desde el blog de Juan Carlos se me invitó a participar en el reto de Libros encadenados, vi la oportunidad perfecta para releer esta historia y de paso, aportar un nuevo libro a la pestaña de Clásicos de Ayer y de Hoy.

La forma de narrar tan completa y detallada, con un ritmo pausado y cadencioso, sumado a ese comienzo elegido que nos da la bienvenida a sus páginas y al suspense que se esconde tras ellas, creo que forman un pequeño conjunto de elementos que son los que le dan la nota brillante a esta novela.

"Anoche soñé que había vuelto a Manderley. Me encontraba ante la verja del parque, pero durante algunos momentos no pude entrar. La puerta estaba cerrada con candado y cadena. Llamé en sueños al guarda, pero nadie me contestó, y cuando miré detenidamente a través de los barrotes mohosos de la verja, vi que la caseta estaba abandonada".


La novela está narrada en primera persona por la segunda mujer de Maximilian de Winter, desde un presente que intenta parecer feliz pero donde pesan demasiado los acontecimientos del pasado.
La nueva Sra. de Winter, nos hace retroceder en el tiempo para empezar a narrar la historia desde el momento en que conoce a Maxim.
Y con esto llega el primer aporte de misterio. En ningún momento de la obra se menciona el nombre de la joven... pero de esto ya hablaremos un poquito más abajo, porque antes quiero que conozcáis a los dos personajes que acapararán toda nuestra atención,

En esta historia existen dos protagonistas omnipresentes, que se encargan de marcar los pasos de todos los personajes y de sus acciones.
Uno, como bien indica el título es Rebeca. Un personaje que no aparece físicamente, pero cuya presencia parece acechar en todas las esquinas, como un fantasma, calando profundamente, acaparando todas las atenciones y eclipsando con su sola presencia.
El otro personaje ubicuo, es la mansión, Manderley.
Aquí es donde el lector cae rendido ante la prosa tan descriptiva que emplea Daphne du Maurier. Consigue crear una atmósfera arrebatadora.
La gran mansión, construida sobre una hondonada y rodeada de una enorme pradera, aparece como por arte de magia ante nosotros, imponente, envuelta en brumas y flanqueada por bosques, con el mar como tapiz al fondo. Un espectáculo sobrecogededor... porque en esta historia, los escenarios poseen una fuerza sobrenatural que también se plasma en el argumento.
El interior, con sus habitaciones, la amplia escalinata de la entrada, el eco de las pisadas por los corredores, son elementos que crean el ambiente necesario para aportar más intriga al argumento.


Quizás el comienzo de la lectura, puede parecer algo lento para algunos lectores, pero tan solo son 30 páginas que se leen en un suspiro y que nos invitan a conocer un poco como serán los personajes.
Y ahora sí, ha llegado el momento de hablar de los personajes. pero no de todos.
Curiosamente, los personajes femeninos son los que consiguen cautivar e hipnotizar al lector. Todo el peso de la trama recae sobre ellos y de forma brillante salen airosos del encargo. Por ese motivo no voy a entrar en detalles sobre los personajes masculinos.

La nueva esposa, hay que reconocer que no está a la altura y no solo porque ella lo repita de forma constante.
El personaje sufre una ligera evolución, pero no experimenta un cambio lo suficientemente pronunciado para que me haya convencido. No he logrado conectar con ella.
En ocasiones tiene un comportamiento y unas reacciones infantiles que llegan a rozar el absurdo. No me gustan los personajes de este tipo, tan lastimosos que se pasan la vida justificándose y justificando a terceros, que sin llegar a considerarse el centro del mundo, piensan que todos andan pendientes de sus acciones para juzgar u opinar después sobre ellos. Me parecen algo paranoicos y al final ven fantasmas donde realmente no los hay.

La duda sobre la extraña muerte de Rebeca empieza a planear por su cabeza, a obsesionarla y los celos aparecen en un personaje que como ella misma se define, y como nosotros podremos observar a lo largo de toda la novela, es débil, insegura, impresionable e inmadura.
La falta de nombre que he mencionado con anterioridad, es significativa y acrecienta lo insustancial del personaje. Solo sabemos lo que dice Maxim al respecto:

"Tiene un nombre poco corriente y encantador..."

En algunas culturas se cree que los nombre no sirven únicamente para llamarnos, sino que contienen la esencia misma de la persona. No vamos a exagerar hasta tal punto, pero el quitarle ese derecho a este personaje hace que aparezca ante nosotros como un ser insignificante, totalmente manejable frente al gran personaje de Rebeca, a la que se le da mayor importancia o relevancia y que domina totalmente el argumento.
Lo mejor es ver la lucha de esta joven contra el fantasma inexistente de Rebeca,

Rebeca o más bien su sombra permanece de forma constante en la mansión, de ello se encarga la Sra. Danvers, el ama de llaves. Un personaje extraño, escalofriante, que sentía una adoración enfermiza por Rebeca y que ha terminado convirtiéndose en obsesión. Sin duda el personaje redondo de esta novela.
Y esto me lleva a otro punto importante que puede llevarme a "justificar" el comportamiento infantil del que acuso a la joven Sra. de Winter.
La diferencia social y/o cultural creo que es el causante de crear, ese gran contraste que existe entre todos los personajes femeninos.
La Sra. Danvers, como ama de llaves, es una mujer instruida; Rebeca y su cuñada Beatriz pertenecen a la clase alta, más liberal y la única que no encaja en ese mundo, al que ha llegado de rebote, es la nueva esposa. Como podéis apreciar, quizá su forma de actuar, tímida en ocasiones e incluso demasiado servil y asustadizo en otras, se deba precisamente a su status social y/o a la educación recibida.

Como podéis observar, Maximilian de Winter y el resto de personajes masculinos, son meramente secundarios. Personajes ambientales que sirven de adorno para la excelente trama.

Al principio de esta reseña os hablaba de que el comienzo era magnifico, y ahora ha llegado el momento de hablar del final.
La opción elegida para terminar esta novela está totalmente a la altura. Cargada de silencios deja al lector completamente intrigado, nos invita a imaginar o más bien a elucubrar sobre el futuro de los personajes y sobre todo de Manderley.

Curiosidades...
La obra de Daphne du Maurier, en general, ha sido una fuente de constante inspiración y creatividad en muchos aspectos.

  • Los cineastas se rifaban sus obras para llevarlas al cine, entre ellos y por poner un ejemplo, estaba Alfred Hitchcock, que hizo las adaptaciones cinematográficas de varias de sus obras, no solo de Rebeca, también de La posada de Jamaica y de la archiconocida, Los pájaros
  • De la misma forma, han sido publicados varios libros que dan continuidad a esta historia de Rebeca. Unos escritos con mayor acierto que otros, como La Sra de Winter de Susan Hill, que reseñaré en breve.
  • Según el Diccionario de la Real Academia Española; en castellano, se denomina rebeca al tipo de chaqueta que curiosamente llevaba la protagonista de la película, Joan Fontaine.
  • Y en Psicología, se conoce como El síndrome de Rebeca, a los celos patológicos hacia la ex-pareja de la pareja, cuando son sin fundamento y llegan a afectar al comportamiento normal de quien los sufre.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Nunca es tarde para morir de Pablo Palazuelo

Sinopsis:


«Las Trompetas de Jericó tronaron desde el cielo anunciando la inminente llegada de la muerte»

Así arranca esta novela negra y de misterio, en la que cinco enigmáticos veteranos de sus respectivos servicios secretos conocen a una cautivadora adolescente, de mala vida y peor fortuna, que desatará una espiral de sorprendentes fatalidades y los arrastrará hacia un enemigo despiadado.




Opinión:

Estructura:
Nunca es tarde para morir es una obra donde el relato de los acontecimientos ocurre de forma lineal.
El prólogo comienza con esta frase:

 «Las Trompetas de Jericó tronaron desde el cielo anunciando la inminente llegada de la muerte» 

Tras este arranque, la historia comienza a narrar un suceso que nos sitúa concretamente en 1987.
El resto de la trama se desarrollará casi en su totalidad en 2010. Pero este dato hay que puntualizarlo, ya que más adelante, bien entrada la historia, volveremos con un pequeño salto hacia atrás en el tiempo, hasta el momento que se narra en el prólogo, donde se ampliará la información y lograremos dar significado a esa enigmática frase de apertura.
También hay que decir, que al final, el autor se reserva un breve capítulo a modo de epílogo donde se narrarán los posteriores acontecimientos, situando la narración en 2011.

La trama sucede en apenas un mes. Un periodo muy breve pero intenso en lo que a acontecimientos y acción se refiere.

Hay dos líneas argumentativas destacables.
Una de ellas es la de cinco personajes ya ancianos, que en su juventud estuvieron relacionados en mayor o menor parte, con las agencias de espionaje de sus respectivos países.
Un ruso, un americano, un inglés, un francés y un alemán... (esto podría ser el comienzo de un chiste si también hubiese un personaje español) pero la diferencia con ese tipo de chistes, es que en esta historia la caracterización de los personajes, se aleja de los típicos clichés que circulan alrededor de las nacionalidades. Porque estaréis de acuerdo, en que en muchas novelas relacionan una nacionalidad con una actitud o comportamiento generalizado de sus gentes, algo que personalmente considero un error.
El otro hilo argumental es el correspondiente a una joven policía, Marian.
En un principio este personaje secundario parece meramente incidental, pero poco a poco va imponiendo su presencia hasta tomar completamente el protagonismo.
En resumidas cuentas, estos personajes serán los encargados de guiarnos por toda la trama en una narración donde se han cuidado todos los detalles al máximo.

Género:
Hay algo curioso en esta obra y es que podría catalogarse tanto como novela negra, como policíaca, y es que este libro tiene rasgos de las dos al mismo tiempo.
Es cierto que el género negro se asocia con frecuencia al policíaco, pero la gran diferencia es que en la novela negra, el argumento suele ser bastante más violento, con mucha corrupción y los buenos no dudan en cruzar el límite, en algunos momentos, hacia la ilegalidad.
Eso son características presentes en esta obra, pero yo voy a intentar hablaros sobre lo que más me llama la atención y que corresponde al género policíaco.
En este género como norma, al comienzo suele narrarse un crimen, y al menos eso es lo que nosotros esperábamos encontrar nada más comenzar la lectura. En cambio, eso no sucederá hasta bien centrados en el argumento, más o menos cuando llevamos un tercio leído.
Otra característica que tienen en común las novelas de este género, es que nunca se habla del crimen perfecto, porque como se indica en la portada:

El crimen perfecto es aquel que no es un crimen.

Al margen de todo lo mencionado hasta este momento y en contra de lo que podáis pensar, su lectura no se hace pesada en ningún momento, al contrario. Ese primer tercio se lee en un suspiro y es que el autor utiliza ese tiempo para que el lector empatice con los personajes.

Otra particularidad del género policíaco, es que al final siempre obtendremos las respuestas a, quién ha sido el culpable de cometer el crimen y el móvil, y en este punto, Pablo Palazuelo lo cumple al detalle.
El factor sorpresa juega el papel más importante en esta historia porque no conoceremos esos datos hasta el capítulo final, es decir, más o menos en la página 598 de 608 que tiene el libro. ¡Aquí hay que quitarse el sombrero!

Desde el comienzo, una sucesión de coincidencias harán desconfiar de un personaje en concreto. Pero no olvidemos que son licencias utilizadas por los escritores y al final se cumple el dicho de que nada es lo que parece.
Los giros son constantes y los acontecimientos del pasado también serán de vital importancia. El pasado se hará presente y terminará volviéndose en contra de los personajes.

El único fallo que he encontrado se encuentra justo en el final, pero no afecta ni a la lectura ni al desarrollo de la historia. Se trata de la línea de acontecimientos en torno a un personaje "Valentina", y es que esa narración, el orden en que acontecen los hechos o como están narrados, me crea un poco de confusión. Puede que sea un error de comprensión mío o bien que soy demasiado literal y me gusta que se den los datos de forma precisa.

Al margen de esto solo me queda deciros que es una novela totalmente recomendable que crea adicción.
El elaborado argumento se va complicando según avanza la lectura y aparecen nuevas expectativas que van de la mano de nuevas sorpresas. Esos golpes de efecto resultan verosímiles con lo cual observamos como el autor emplea la intriga de una forma muy inteligente.
Nos obliga como lectores a participar en una investigación paralela. Nos formulamos preguntas al tiempo que intentamos resolverlas, y esas respuestas solo verán la solución como hemos dicho, al final.
La ambientación, los escenarios, el perfil creado para cada personaje, son detalles también a tener muy en cuenta, eso sin contar el trabajo oculto de documentación e investigación que se intuye que ha realizado el autor para obtener una novela tan cuidada en detalles.


miércoles, 26 de agosto de 2015

Saga Greta Lindberg de Lena Svensson


La redención y la muerte (Greta Lindberg 01)
Sinopsis:

"Greta Lindberg" regresa a Mora, su ciudad natal, en la región central de Suecia, para hacerse cargo de una librería. Decide llamarla Némesis y dedicarla, exclusivamente, a los libros de misterio que la apasionan. Establece un club de lectura en el que se inscriben varias mujeres de la ciudad. Pronto, una de ellas muere inesperadamente. Donde la policía (incluido el padre de Greta, el inspector Karl Lindberg) ve una muerte natural, ella supone un asesinato: la letra se ha hecho carne, la tinta sangre, ha brotado de los libros que leen en el club y se ha instalado entre ellas.

Con una secuencia que va de la premeditación asesina a la violencia y la tortura, la novela se construye con los irrespirables secretos de un pequeño pueblo. Habitada por personajes memorables como el atormentado y mujeriego teniente Stevic, la pragmática sargento Nina Wallström, la fotógrafa Hanna Windfel o la chismosa local, Pernilla Apelgren; la trama se articula con precisión y no exenta de cierto humor. Lena Svensson ha creado con Greta Lindberg un personaje que pasará a la historia: sagaz, osada, seductora y llena de guiños a otros detectives de la novela negra.

"Lena Svensson" ha creado con Greta Lindberg un personaje que pasará a la historia: sagaz, osada, seductora y llena de guiños a otros detectives de la novela negra.



El cazador y la presa (Greta Lindberg 02)
Sinopsis:

Una vez más, el pueblo de Mora se ve envuelto en un caso que conmociona a la población. Esta vez, en el comienzo de la temporada estival, un secuestro y posterior asesinato sacude la tranquilidad de las calles, en especial, porque se trata de una niña de once años.Las sospechas recaen sobre un joven retraído, que se gana enseguida el desprecio de todos en Mora. Al poco tiempo, aparece muerto también. Es Greta Lindberg quien, como la miss Marple de Agatha Christie, se topa con los crímenes, como si ellos se involucraran con la muchacha y no al revés.Una vez más, Greta, con su afición por las novelas de detectives, intentará desentrañar el misterio con la complicidad del teniente Stevic, con la reticencia del inspector Karl Lindberg, su propio padre. Aun así, tendrá tiempo para ocuparse de su librería, para organizar presentaciones de libros y para formar parte de una trama en la que, hasta último momento, no se sabrá quién es el cazador y quién la presa.



El ángel y el infierno (Greta Lindberg 03)
Sinopsis:

En medio de la luminosa noche estival sueca, un auto cae de la carretera hacia el precipicio. Su conductor arde en un infierno particular. Casi de inmediato, se descarta que haya sido un accidente; las huellas de otro vehículo señalan que el coche fue empujado antes de caer al vacío. Sin embargo, en la vida intachable de la víctima, el afamado obstetra y ginecólogo Malte Metzgen, no hay lugar para sospechosos. Pero todos lo son: el hermano ensombrecido por la figura del doctor, la cuñada mantenida, la mujer despechada, la secretaria eternamente enamorada. En un escenario en el que nadie es quien dice ser, Greta será la encargada de correr los velos de cada uno. Fiel a su estilo, convencerá al teniente Stevic de las teorías más descabelladas; actuará a espaldas de su padre, el inspector Lindberg; y encontrará tiempo para llevar adelante su librería especializada en novelas policiales y el renombrado Club de Lectura. Lena Svensson nos trae otra trama perfecta para Greta Lindberg: sagaz, irreverente, llena de guiños a otros autores de misterio. Una trama que transita el sutil borde entre la serenidad de un ángel y la eclosión del infierno.


La araña y la mariposa (Greta Lindberg 04)
Sinopsis:

En el pueblo de Mora, los meses se han vuelto apacibles mientras el invierno llega lento y perezoso para instalar noches eternas y días de encierro. Un hombre, sin embargo, ha sido hallado muerto envuelto en nailon, colgando de una viga, en un viejo internado para varones.Ese crimen enseguida remite a la desaparición de un niño ocurrida más de treinta años antes en el mismo internado, que nunca pudo ser resuelta. La investigación, entonces, estuvo a cargo de Karl Lindberg, actual inspector y jefe de la policía de Mora, además de padre de Greta, librera y detective aficionada, que no puede evitar investigar cada homicidio que se produce en el pueblo.Pronto, los crímenes aumentan, aunque la astucia del asesino los disfraza de otra cosa: suicidios, muertes naturales. No hay más conexión entre ellos que el pasado común en el internado y la presencia de mariposas en cada uno de los asesinatos. El homicida trabaja con la minuciosidad y la paciencia de una araña en cuya tela van cayendo uno a uno aquellos que estuvieron relacionados con la desaparición nunca esclarecida.Lena Svensson ha creado con Greta Lindberg una detective inusual: sagaz pero luminosa, lectora incansable de novelas de misterio, con guiños a otros autores del género; esta vez, Greta deberá lidiar, además de investigar las muertes, para delicia de los lectores que la siguen con devoción, con una media hermana, con los preparativos de la boda del padre y con un vínculo amoroso con el teniente Stevic que se afianza página a página.


**********


Opinión: La redención y la muerte (Greta Lindberg 01) El cazador y la presa (Greta Lindberg 02)

La saga de momento la componen estos dos libros, La Redención y la Muerte y El Cazador y la Presa, pero según mi opinión es otra escritora con talento a tener en cuenta.
Sobre el primer volumen diré que lo que al principio parece ser un crimen sencillo termina teniendo relación con sucesos ocurridos treinta años antes.
El segundo libro trata sobre el asesinato de una niña, un caso que girará en torno a pedofília y pornografía infantil.
Como en todas las sagas la autora deja hilos pendientes de resolver que irá solucionando a lo largo del resto de libros, pero son datos que no son importantes para el desarrollo de la trama.

Aunque se la pueda situar dentro de la novela policíaca Nórdica, el dato curioso es que la autora es Argentina y utiliza varios seudónimos entre los que se encuentran Andrea Milano, Breeze Baker o Sienna Anderson.

Estas obras no están escritas de la forma clásica dónde un detective es el encargado de llevar la investigación.
Aquí la protagonista es la propietaria de una librería donde se venden exclusivamente libros de suspense y policíacos.
Con un padre inspector de policía y habiendo crecido leyendo novelas policíacas, Greta Lindberg se convierte en alguien con una capacidad especial para resolver misterios, observadora y atenta.
Analiza las situaciones hasta hallar la respuesta, aunque en algunas ocasiones pueda llegar a parecernos un pelín entrometida.

Su forma de escribir es sencilla y curiosa.
En vez de hacer hincapié en el asesinato, muestra más interés en narrar los sucesos que forman parte de la investigación posterior, sin llegar a saturar con datos excesivos sobre el crimen, e incluso cuando logras saber quién es el asesino (más o menos a la mitad), eso no resta interés a la historia, ya que la trama no pierde intensidad y te vuelcas exclusivamente en saber como se resolverá el caso, restando importancia al dato de quién es el causante .
En los dos libros aparecen alusiones constantes a títulos y autores del género policíaco.
El único fallo de la saga es la traducción, que en ocasiones resulta pésima utilizando frases y giros que no son corrientes en castellano.

Las novelas cuentan con todos los ingredientes indispensables para hacerlas al menos entretenidas.
Asesinatos, polis, investigación detallada y un pueblo pequeño donde casi todos se conocen y donde es casi imposible mantener un secreto.
la vieja cotilla que espía desde detrás del visillo encargada de propagar por el pueblo todos los chismes, ciudadanos deseosos de colaborar con la policía...
¿Que más queremos para pasar una tarde entretenida?

Opinión: El ángel y el infierno (Greta Lindberg 03)

En esta ocasión voy a ser muy breve, porque creo que poco más puede añadirse a lo que ya dije en su momento cuando reseñé los dos primeros volúmenes de esta saga.

Es una novela bastante buena, que atrapa desde el principio y que logra mantener el suspense hasta el final.
Si el análisis fuese sobre la saga en general, diría que no sufre altibajos y que después de meditarlo mucho, considero que es mucho mejor que la serie de Dave Gurney.
El motivo para opinar así es muy sencillo.

Cuando elijo una novela policíaca lo que quiero es que entretenga, esta claro que otro aliciente es no identificar al asesino en la primera frase, pero sobre todo a lo que no quiero asistir es a una clase avanzada de física cuántica.
No busco tramas complejas, ni asesinos múltiples con grandes dotes de estratega, donde al final el protagonista tenga que explicar paso por paso la solución del caso y como ha llegado hasta ella demostrando ser un superpoli.

Quiero historias creíbles, con personajes normales y corrientes, situaciones que no sean demasiado rebuscadas y en esta saga la autora es lo que nos ofrece.

Un detalle interesante, es que la autora complementa la trama con anécdotas y referencias sobre Agatha Christie y su obra, de la que la protagonista es fan número uno.

Y ahora viene la parte negativa.

Me reitero en lo que dije en mi anterior reseña sobre esta saga.
La traducción es pésima.
Me sorprende que una editorial publique algo sin revisar, con una traducción tan mal hecha y con construcciones gramaticales de este tipo:
  • Greta estaba pendiente de Anne-Lise que, de a poco, comenzaba a reaccionar.
  • De todos modos, paraba bien la oreja para no perderse nada de lo que sucedía alrededor.
Y esto es sólo una pequeña muestra de lo que podemos encontrar, ya que está plagada de giros que no son habituales en castellano.
Salvo que la traducción no esté dirigida hacia el mercado Español, cosa que sería un tremendo error bajo mi punto de vista.

Si sois de los que leéis todo lo que cae en vuestras manos, no os desaniméis y lanzaros a leer esta saga porque la autora de verdad promete.
No tiene nada que envidiar a otros autores que han destacado dentro del género policíaco, donde parece que los autores Nórdicos se han hecho un hueco últimamente.

La novela se lee bien a pesar de esto que acabo de indicaros y es adictiva, os prometo que devoraréis lo que llevamos de saga en menos de una semana.

Opinión: La araña y la mariposa (Greta Lindberg 04)

La autora en esta cuarta entrega, se ha decantado por romper la narración lineal a la que nos tenía acostumbrados.
El prólogo nos hace retroceder en el tiempo, situando la acción en 1980.
Con este comienzo conoceremos algunos detalles del pasado del inspector Karl Lindberg, concretamente en lo que se refiere a uno de sus primeros casos. Considero que este pequeño detalle es una elección muy acertada. Los seguidores de la saga, echábamos en falta que se nos facilitasen datos sobre la vida de este personaje, que parecía en algunos momentos algo distante.
De esta forma empiezan a rellenarse vacíos que había alrededor de la vida del inspector y la relación se hace más cercana entre este personaje y el lector.

Hay varias tramas argumentativas..
Una de ellas, podríamos decir que la principal, gira alrededor de todos los personajes que viven en Mora; es decir, Greta la protagonista de la serie, el inspector Lindberg, Nina, el teniente Stevic, y aquí incluiríamos también, el asesinato sobre el que se teje la narración.
Otro hilo argumental es el de Vanja. Una detective privada, a la que contratan para resolver una desaparición en una ciudad situada a dos horas de Mora.
Este personaje toma bastante importancia en la novela y suponemos que también será alguien fijo en las futuras entregas de esta saga.
Para terminar con este apartado citaré el hilo que corresponde al asesino. Aunque sus apariciones son breves, resultan fundamentales para el desarrollo de la historia.
Todas las tramas citadas y sus personajes se cruzan lógicamente en concreto, y de ahí comienza a fluir un argumento impactante de forma lineal.
Los sucesos del pasado en esta obra, son de vital importancia y algunos de los giros que acompañan a esta nueva historia, brillantes. Hacen que la serie mejore de forma notable y me ha sorprendido gratamente no reconocer entre los personajes, quien de ellos es nuestro nuevo asesino.

Otro dato interesante, como he mencionado en las anteriores reseñas, es el constante homenaje al género policíaco y a sus autores, que se hace en todas las entregas de esta saga.
En esta ocasión se citan libros como el último de Sophie Hannah, Los crímenes del monograma o la serie del inspector Sejer escrita por Karin Fossum. Saga que por cierto no dudo en apuntarme para leer en un futuro cercano.
El título hace referencia en concreto a una escrita por el italiano Andrea Camirelli La paciencia de la araña.

Pero todas las novelas no tienen por qué ser perfectas y ésta tiene algún detalle que puede llegar a cansar...
Algo que hace que el lector pueda saturarse, es como se argumenta la relación existente entre Greta y el teniente Stevic.
La mayoría de la situaciones en las que aparecen juntos, terminan con escenas de cama.
Eso está muy bien para obras del tipo de 50 Sombras de Grey... pero los lectores de novela policíaca damos más importancia a un argumento que se construya sobre información de otro tipo. Digamos que una par de escenas serían más que suficientes para que nos quede claro una relación que parece consolidarse. Como se suele decir lo poco agrada y lo mucho cansa...


La redención y la muerte (Greta Lindberg 01) Bastante interesante
El cazador y la presa (Greta Lindberg 02) Bastante interesante 
El ángel y el infierno (Greta Lindberg 03)  Recomendable
La araña y la mariposa (Greta Lindberg 04) Recomendable
 

martes, 11 de agosto de 2015

El misterio de Gramercy Park de Anna Katharine Green

Sinopsis:

La acaudalada familia Van Burnam regresa de un viaje al extranjero al mismo tiempo que aparece una mujer muerta en el salón de su casa. Un gran aparador ha caído sobre ella aplastando su cara, y aunque la policía sospecha que la víctima es la esposa de uno de los hijos del señor Van Burnam, éste insiste en que no la reconoce. ¿Qué hacía la mujer en una mansión que permanecía cerrada? ¿De quién son las extrañas prendas que llevaba puestas? ¿Estaba muerta antes de caer sobre ella el aparador?...
Obra maestra de la «madre de la novela de detectives», Anna Katharine Green, conocida como la Agatha Christie de la época victoriana. Su protagonista es la encantadora señorita Butterworth, brillante precursora de la señorita Marple. 
En El misterio de Gramercy Park (1897) una solterona de mediana edad, la señorita Butterworth, se convierte en detective aficionada cuando un extraño asesinato tiene lugar en la mansión contigua a su vivienda. Así da comienzo una compleja investigación llena de giros equivocados y con una intrigante trama que mantiene en vilo al lector hasta la última página.

Opinión:

Lo primero a lo que habría que hacer mención, es a la cuidada edición que nos presenta Editorial dÉpoca.
El libro presenta una sobrecubierta con una ilustración, Óleo sobre lienzo «An elegant woman» de Fernand Toussaint. El interior no se queda atrás e incluye varias ilustraciones que hacen cómoda y enriquecen la lectura.

Algunos críticos tras leer el primer libro publicado de Anna Katharine, El caso Leavenworth, cuyo protagonista era el detective Ebenezer Gryce; no creyeron, que una novela de tan preciso y complejo argumento que incluía conocimientos legales, pudiese ser obra de una mujer... Y es que a Anna Katherine se la considera como la primera mujer que escribió una novela de detectives.

El misterio de Gramercy Park fue publicada en 1897. Hay que recalcar que ésta, es la décima obra policíaca de la autora y la primera que tiene como protagonista a Amelia Butterworth.
La autora en sus libros, resalta las supuestas diferencias que existían en la época entre hombres y mujeres, haciendo un excelente retrato de la sociedad.
Aunque Anna Katherine Green se declaraba antisufragista, sí se reconocía como una mujer preocupada por las situaciones de indefensión a las que las mujeres se veían constantemente sometidas.

Nuestra protagonista, Amelia Butterworth, es una mujer fuerte que lucha contra todo lo que acabo de mencionar.
Independiente e inteligente, se enfrentará sin dudarlo y dejará en evidencia, a todo aquel que se cruce en su camino, incluido al personaje masculino de esta historia, el ya citado, detective Ebenezer Gryce.

Nos encontramos ante una historia con intrincado argumento al que se suma una crónica histórica y social.
Se supone que Amelia en El misterio de Gramercy Park, debe ser solo una mera colaboradora y el afamado detective Gryce llevar el peso de la investigación, pero al final de la lectura nos demostrarán que juntos forman un equipo excelente. Gryce aporta la experiencia y profesionalidad adquirida a lo largo de una larga carrera y Amelia la verdadera inteligencia y un método muy eficaz, la observación.

La novela tiene cuarenta y dos capítulos distribuidos en cuatro partes y uno de los fallos es el ritmo, que lamentablemente sufre de demasiados altibajos.
Otro detalle es el uso de constantes giros. Eso pensaréis que puede ser positivo... estoy de acuerdo, pero siempre y cuando no sean en exceso.
Cada personaje encargado de investigar va emitiendo veredictos sobre el caso, dependiendo de las pruebas obtenidas hasta el momento. Los abusivos giros en el argumento, hacen cambiar frecuentemente de sospechoso al lector, al tiempo que se van incorporando nuevos personajes. Eso que en un principio podría ser un buen aliciente se convierte en completamente lo contrario y terminamos aburriéndonos, no por el argumento que es muy original, sino por tanto cambio que hace que el final se haga cuesta arriba.

El gran fallo... la personalidad de la protagonista...
El personaje de Amelia se me ha hecho un poco cargante. Es petulante, clasista, estirada, prepotente y cotilla, aunque esto último, ella se empeñe en dejar claro, que no es así. Está demasiado pagada de sí misma. Me hubiera gustado un personaje más humilde y con menos dosis de orgullo.
Podemos pensar que la Señorita Butterworth, es la antecesora de Miss Marple. Otra encantadora metomentodo; pero pienso que el personaje en momentos hace que la novela provoque con su particular método de actuar un sentimiento más de fobia que de filia y eso repercute de forma negativa en la lectura. Nos centramos más en la forma de actuar de Amelia que en la investigación en sí.
Sobre la opinión que me ha generado el inspector, tampoco me voy a andar con remilgos. parece distante, en ocasiones ajeno a los acontecimientos, otras veces disperso; aunque luego veamos que no es así y que tras esa fachada anodina se esconde un personaje al que no se le escapa casi nada. La particularidad de este personaje es que apenas aparece, y cuando lo hace no conocemos su modo de proceder y como llega a sus deducciones detectivescas, no existe mención al desarrollo de ellas.

Amelia y el detective Gryce son personajes totalmente opuestos. Puede parecer una paradoja pero son antagónicos, en lo que en su forma de llevar una investigación se refiere. Son como los polos opuestos de un imán, se atraen y al final se complementan.

El gran atractivo quizás pueda recaer en la curiosidad o en el afán de conocimiento. Es interesante conocer una de las primeras obras policíacas escritas por una mujer y con un argumento innovador para la época con una forma de redactar la narración, totalmente distinta a lo que conocemos.


viernes, 22 de mayo de 2015

Saga del cabo Holmes de Carlos Laredo


En esta entrada se incluyen las reseñas de las cuatro novelas que componen a día de hoy la saga.

El rompecabezas del cabo Holmes (Cabo Holmes 01)
Sinopsis:

Una joven modelo aparece ahogada en la costa gallega, junto con algunos restos del yate en el que viajaba con el presidente de uno de los más importantes grupos empresariales del mundo de la moda, la publicidad y los negocios inmobiliarios, que se da por desaparecido. El cabo de la Guardia Civil José Souto, apodado Holmes por su minuciosidad y su afición a las novelas policíacas, es el encargado de investigar lo que se supone un desgraciado accidente. Cuando empiezan a surgir extrañas y oscuras coincidencias relacionadas con el supuesto naufragio, Holmes se encontrará buscando trabajosamente cada pieza y su lugar en un complicadísimo rompecabezas en el que se mezclan la moda, el lujo y la prostitución, mafiosos de medio pelo, matones barriobajeros y hasta un peculiar y refinado detective privado que contribuirá de forma eficaz y sorprendente a la resolución de un caso en el que nada ni nadie es lo que parece

La decepción del cabo Holmes (Cabo Holmes 02)
Sinopsis:

El cabo José Souto, apodado Holmes por su afición a las novelas detectivescas y por su minuciosidad en el trabajo, se enfrenta a la investigación de un extraño accidente automovilístico en un salvaje acantilado de la Costa de la Muerte. Lo que a simple vista parece un caso fácil se va complicando a medida que la identidad del fallecido y las circunstancias del accidente resultan cada vez más dudosas. Con la ayuda de su amigo Julio Santos, el detective privado y dandi madrileño al que ya conocimos en El rompecabezas del cabo Holmes, Souto conseguirá desenredar trabajosamente una trama en la que se mezclan contrabando, conexiones políticas, el Prestige y hasta su vida personal. Con un final frenético y sorprendente, esta nueva aventura del cabo Holmes nos transporta de nuevo a los bellos paisajes de la costa gallega mientras el protagonista pone a prueba su suspicacia y el valor de la amistad, el amor y la lealtad.

El secreto de las abejas (Cabo Holmes 03)
Sinopsis:

Los pintorescos pueblos de Cee y Corcubión, en la bella y salvaje Costa de la Muerte gallega, se ven sacudidos por un atraco millonario en una caja de ahorros local, de cuya investigación se hará cargo el cabo de la Guardia Civil José Souto, conocido por todos como cabo Holmes. El guardia volverá a aplicar toda la perspicacia, perseverancia e intuición que lo caracterizan y que le han permitido resolver complicados casos en el pasado; sin embargo, en esta ocasión tendrá que enfrentarse también a sus propias debilidades y vencer una irresistible tentación para conseguir llegar a un desenlace tan escondido como sorprendente.

La línea divisoria (Cabo Holmes 04)
Sinopsis:

Un pescador acude al puesto de la Guardia de Civil de Corcubión afirmando haber visto cómo alguien había sido arrojado al mar desde un lujoso yate. Tras la aparición de un hombre ahogado en la misma zona, el cabo primero José Souto, conocido como el cabo Holmes por su afición a la novela negra y la minuciosidad de sus investigaciones, se encarga del caso, que tiene todo el aspecto de tratarse de un asesinato. No lo tendrá nada fácil, ya que el yate pertenece a un importante empresario gallego muy bien relacionado en las altas esferas y cuyos abogados y empleados no están precisamente dispuestos a colaborar. La aparición de Julio César Santos, el detective madrileño, que casualmente busca información sobre el mismo empresario, aporta a la investigación un toque extra de tensión y suspense, que llevará a los dos protagonistas hasta una resolución tan peligrosa como inesperada.
 

**********


Opinión: El rompecabezas del cabo Holmes (Cabo Holmes 01)

Centrándonos únicamente en el título ya tenemos un indicio de lo que encontraremos en el interior de esta novela.
El rompecabezas del cabo Holmes

Para empezar, queda bastante claro que es de corte policíaco.
También sabremos, que el caso será algo complicado para el investigador. Un rompecabezas, en el que como es lógico en un principio, muchas de sus piezas no encajarán.
Lo siguiente es observar el sobrenombre que recibe el protagonista, Holmes. Con solo ese dato ya deducimos que el personaje principal estará dotado de un fino olfato y que será bastante minucioso, dando vueltas a las piezas hasta conseguir que encajen todas.
Creo que con esto ya tenemos lo esencial para una novela policíaca.

La historia comienza de forma directa.
El cuerpo de una modelo, es encontrado flotando frente a las costas gallegas y a partir de ahí, como no podía ser de otra manera, la trama se complica.
Algunos restos hallados hacen pensar en un primer momento, que se encuentran ante un naufragio y el caso va a parar a manos del cabo Souto, al que todos conocen por el apodo de Holmes.
Según avance la novela comprobaremos que todos los personajes que aparecen, tienen algo que ocultar, tanto o más, que el famoso empresario desaparecido.
Pero de eso ya hablaremos más abajo...

Lógicamente al leer avanzaremos en nuestra propia investigación, al mismo tiempo que los personajes implicados en ella. Nos creamos nuestra lista de principales sospechosos con sus motivos correspondientes. Aquí juegan un papel importante "los secretos mejor guardados de cada uno" y al final descubriréis que no están tan bien guardados, porque como suele ocurrir en las buenas novelas, todo terminará saliendo a la luz.
Se suele decir, nadie guarda mejor un secreto que el que lo ignora.

Carlos Laredo nos ofrece una novela cargada de intriga desde el comienzo.
El ritmo, todo hay que decirlo, no es constante, afloja en algún momento puntual, pero aun así, la novela resulta atrayente y la trama no te suelta.
Como ya os habréis podido imaginar, nos encontramos ante una historia bastante real y que se ajusta en muchos momentos, lamentablemente, a la situación actual en nuestro país...
Una empresa con muchos trapos sucios, algunos casi imposibles de lavar, por lo que lo más sencillo es intentar mantenerlos ocultos.
La forma más sencilla de mantener a alguien calladito es a base de dinero, pero claro, siempre planeará la duda de si a ese mudo, se le escapa o le da por tirar de la manta.

Así que de esta modo, hallamos más ingredientes con los que se sustenta esta historia.
Buenas dosis de corrupción, prostitución de lujo, falsificación, tráfico de influencias y un amplio plantel de personajes mafiosos.

Sobre los personajes:
La novela cuenta con un número de personajes no muy elevado lo que facilita la lectura y el seguimiento que hace el lector de cada uno.
El autor presenta a cada personaje en el momento adecuado, no como otras novelas que aprovechan el primer capítulo para presentarte a todos de sopetón.

Y aquí llegamos a algo que me ha llamado mucho la atención.
En un principio contamos únicamente con la investigación del cabo Holmes, pero al avanzar un poquito más en la lectura veremos como esta estructura cambia.
Julieta, la hija del empresario desaparecido, contrata a otro investigador, Santos. Así la historia da un giro radical.
La trama principal, que en un principio era la del cabo Holmes pasa inmediatamente a un segundo plano, aunque es cierto que las dos investigaciones se van solapando. Cada una se desarrolla en un escenario y de ella, se obtienen algunas piezas que serán clave para dar al final con la verdad. Los datos que van obteniendo ambos investigadores los comparten por lo que para el lector, será como si ambos trabajasen en el mismo caso.
Aun así, bajo mi punto de vista, Santos logra eclipsar totalmente a Holmes.

Hay personajes con los que logras conectar y otros a los que desearías poder quitarte de un plumazo. 
De estos dos extremos voy a hablaros...

Santos es uno de los personajes que más me ha gustado, resulta atrayente, no solo por la descripción que hace su autor de él. Sería el compañero perfecto para Holmes, en las futuras entregas de esta saga.
Porque si el Sherlock Holmes de Baker Street, tuvo a su inseparable Dr. Watson ¿Por qué motivo no debería tener nuestro Holmes de Corcubión como compañero al detective Santos? Formarían un tandem perfecto.

Y por contra tenemos a Julieta, la hija del empresario. Un personaje que por su conducta se me ha llegado a atravesar. Es tan superficial e insufrible, que no voy a hablar más de ella.

Otro detalle que me ha gustado de este escritor.
Además del desarrollo de la investigación, de las complicaciones que van surgiendo, el autor no se centra únicamente en eso, va mucho más allá.
Sin necesidad de dar grandes explicaciones ni descripciones, logramos crearnos una idea bastante clara de como es cada personaje.
Su implicación en el misterio, sus posible motivaciones, sus miedos y por supuesto, también sus debilidades. De esa forma veremos realmente como son y lo mucho que tienen que ocultar cada uno de ellos.

También hay algún detalle que no me ha llegado a convencer del todo y afecta al comportamiento de algunos personajes, por ese motivo lo incluyo en este apartado.
La relación que se crea entre Holmes y Santos, en un principio me ha resultado un poco irreal.
No se como funciona exactamente la Guardia Civil, pero no creo que un caso que empieza a complicarse por momentos, con todos los detalles que os he mencionado con anterioridad, lo dejen en manos de un simple cabo.
Tampoco creo que el encargado de una investigación, independientemente del cargo que ostente, vaya a filtrar con tanta facilidad datos a un investigador privado, sin pedir permiso a sus superiores, por muy amigos que se hagan y muchas promesas de colaboración que se hagan el uno al otro.

Otra relación que me ha parecido extraña en un principio es la de Santos y Julieta.
Cuando se contrata a alguien, y más siendo la presidenta de una multinacional, creo que el trato no es tan familiar. Por mucho que te digan tutéame, con toda la sinceridad del mundo, los primeros días creo que el trato es algo más distante, ya que ante todo, es una relación profesional...

¿Cuál es la clave del éxito de esta novela? La sorpresa.
Desde el comienzo al lector le sobrevuelan las dudas.
¿Habrá sido realmente un naufragio?
¿Pueden estar ante un caso de secuestro?
¿Podría el empresario haber fingido su propia desaparición?
¿Quién mueve los hilos?

Pues bien, las pistas no aclararán nada al lector, lo único que harán será sembrar más dudas, y eso es algo que considero muy positivo, ya que el misterio no se resolverá completamente, hasta las páginas finales. Aunque pensemos que sabemos a ciencia cierta quien es el responsable de todo, la conclusión del caso nos sorprenderá.

Para los seguidores y amantes del género policíaco esta novela es una gran muestra de que nuestros autores españoles han alcanzado en los últimos años un gran nivel.
Como he dicho en otras reseñas, se han logrado hacer un hueco en este género a base de tesón, pero sobre todo por el buen hacer.

Este autor me ha dejado con ganas de continuar averiguando que será de la vida del cabo de la Guardia Civil, José Souto. Cosa que otras muchas sagas no consiguen.
Seguro que en breve os volveré a dar noticias de él.

Opinión: La decepción del cabo Holmes (Cabo Holmes 02)

Lo primero que debo decir es que he encontrado algunas pequeñas diferencias entre las dos novelas que de momento forman esta saga.

La más importante es que La decepción del cabo Holmes, supera en calidad a la anterior.

Otra es que esta nueva aventura es bastante más corta que su predecesora, algo normal, ya que evitamos el tener que presentar a los personajes principales.
En este nuevo libro además de con el cabo José Souto, contamos de nuevo con la colaboración del detective madrileño Julio César Santos.
Y quizás la más notable... La actuación de los personajes.
Santos, aquí tiene un menor protagonismo, una actuación más limitada y la mayoría de la investigación, como debe ser, recae sobre el cabo Holmes.

Esta segunda entrega, podría leerse casi de forma independiente. Carlos Laredo, llegado el momento, hace referencia al caso anterior de Holmes, con unos breves apuntes a modo de recordatorio y nos sobra para darnos por enterados de como nació la amistad entre el cabo y el detective Santos.
Aun así, vuelvo a repetir lo que ya he dicho en otras sagas, si no queréis perder ningún detalle, lo más recomendable es leerlas en orden. De esa forma veréis la evolución de los personajes y les conoceréis más a fondo.

Otro detalle que llama la atención es lo bien pensados que están los argumentos.
Cuando se presenta la trama y empezamos a ver los primeros indicios del caso, participamos no solo como lectores. Empezamos a hacer suposiciones desde el principio y a intentar sacar nuestras propias conjeturas, asumiendo el papel en la historia de detectives invitados.
Reconozco que yo tiro hacia lo fácil, me imagino un asesinato más simple, una trama menos compleja, y aquí es donde entra en juego la imaginación y/o maestría de Carlos Laredo, complicándolo y sorprendiéndonos.
Podemos imaginar o predecir quienes son los implicados casi desde el principio, pero eso no resta interés porque lo que desconocemos es el móvil del asesinato y los giros que irá dando el argumento.

Otras diferencias...
La intriga en esta historia va en aumento y resulta más entretenida que la anterior.
La narración es más fluida y el ritmo no decae, cosa que sí ocurría en algunos momentos puntuales en El rompecabezas del cabo Holmes.

Opinión: El secreto de las abejas (Cabo Holmes 03)

Los amantes de la novela policíaca, hay que reconocer que somos muy exigentes.
Buscamos argumentos enrevesados que se alejen de lo corriente, pero que al mismo tiempo, podamos seguir con facilidad sin perdernos dentro del relato.
Buscamos tramas complejas, sí, pero que no resulten previsibles. Queremos unos personajes que estén a la altura y cuyas actuaciones no sean artificiales.

Carlos Laredo en la primera entrega de esta saga, nos ofrecía una trama compleja.
Lo que comenzaba siendo la desaparición de un importante empresario, terminaba complicándose con temas muy actuales. Prostitución de lujo, contrabando y corrupción.

En la segunda, nos mostraba un nuevo caso de Holmes que comenzaba con un accidente de coche y la víctima que hallaban en su interior.
El argumento se tornaba más complejo al descubrir, que la identidad del fallecido no correspondía con la documentación encontrada. Una novela que volvía a sorprender por lo bien hilvanada que estaba.

Ahora de manos de la editorial Sinerrata, nos llega la tercera entrega de esta serie.

El secreto de las Abejas. Un caso del cabo Holmes.


Lo que primero llama la atención es que en esta entrega, ya no es necesario citar al cabo en el título principal.
Los buenos resultados de Holmes, hablan por si solos y su nombre queda relegado a un segundo plano. Un dato sin importancia...

Lo que más me gusta de esta serie, es que Carlos Laredo no se anda con preámbulos y evita dar rodeos innecesarios.
La trama comienza de forma directa desde las primeras páginas.
Esto, sumado a que como he dicho, son historias muy bien construidas, con una trama original, escritas con un estilo cuidado y aparentemente sencillo, logra obtener un efecto muy natural y que convence a los lectores.
En el primer libro, El rompecabezas del cabo Holmes, os decía que el ritmo decaía en algún momento.
En la segunda entrega, el autor subsanó completamente ese error, y en ésta tercera, repite este buen hacer, manteniendo el ritmo y la intriga hasta el final.

Holmes vuelve a enfrentarse a un caso que al principio parece sencillo de resolver.
El atraco a una sucursal bancaria.
Según vayamos avanzando veremos que las cosas no son como parecen y los enigmas se empiezan a amontonar.

La estructura de la novela es la clásica de Introducción, nudo, desenlace, y la narración sigue un desarrollo cronológico lineal, lo que se denomina narración Ab ovo.
Para los lectores de novela policíaca es importante como se plantea el caso, un tema sencillo que vemos como se va complicando.
Los avances y la evolución de la trama también resultan fundamentales. Demasiada información de golpe puede llegar a aburrir y en este punto, es donde Carlos Laredo, tiene el control sobre la novela y sobre nosotros, los lectores.
Dosifica las revelaciones haciendo avanzar la trama. Nos da esa información en el momento justo, tras esto, llega el desenlace que es la guinda que adorna el pastel.
Durante toda la novela nos mantiene en vilo, aunque esa tensión narrativa es ligera y convierte en ágil, el ritmo de lectura.

Los personajes.

Nuestro cabo Holmes, ha ido sufriendo desde el comienzo de la serie una notable transformación.
En la primera novela, en algún momento pasaba a ocupar un lugar secundario. En la segunda, vemos claramente esa evolución. Es más maduro e incluso más perspicaz y lleva el peso de la investigación complemente sobre sus hombros.

Holmes es el estereotipo de Héroe silencioso. Se mantiene al margen hasta que llegan los problemas y solo habla, cuando tiene algo importante que decir.
Le abruman los reconocimientos públicos en exceso, es modesto, y no le importa que los puntos se los lleven otros. En algún momento se enfrenta a dilemas morales, es un personaje dinámico y es precisamente eso, lo que le hace evolucionar a él y a la trama general de la saga.
Ahora, con la inclusión en la novela del personaje de Lolita, su novia de siempre, parece que estos problemas cotidianos, esos dilemas morales a los que hacía referencia hace un momento, aparecen de forma más constante. Son un punto de inflexión para Holmes, que se vuelve más humano y logra que su actuación sea más real.

A los lectores que os estéis preguntado por el detective Santos, he de deciros, que en esta entrega no hace acto de aparición, ni tan siquiera se le menciona.
Quizás estaba tomando demasiado protagonismo y las investigaciones que llevaba el cabo Souto, empezaban a depender en demasía de las averiguaciones del detective madrileño.
Si Carlos Laredo hubiese sido Conan Doyle, quizás habría optado por despeñar a Santos desde un acantilado de la Costa da morte, como hizo él en una catarata con Sherlock Holmes. El problema, es que Santos es más real y no habría logrado sobrevivir...

Al comienzo de la reseña os he dicho que los lectores de novela policíaca somos muy exigentes, y haciendo gala de ello, siempre sacamos alguna pequeña pega a lo leído.
Lo que menos me ha gustado de esta novela es el personaje de Lolita.
Aunque se le ha intentado dar un mayor protagonismo, a mi gusto, no convence. Los diálogos donde interviene me resultan muy artificiales y llega a convertirse en un personaje ambiental, molesto e incomodo, y totalmente prescindible.

Ahora voy a citaros dos cosas que no me han llegado a convencer, pero que aportan muchísimo realismo a la novela. Que a mí no me gusten no significa que sean malas opciones del autor, porque logra a través de ellas que el lector conecte con la conciencia. A falta del detective Santos, nosotros los lectores, nos convertimos en su Pepito grillo particular.
Me estoy refiriendo a la actuación de Souto en determinados momentos. Concretamente en las escenas donde aparece otro protagonista de esta novela, Marimar.
Aquí entran de nuevo los dilemas morales, y Souto, creo que no actúa de la forma más ética ni más correcta, para alguien que está llevando a cabo una investigación de ese nivel y que quiere con el tiempo, ascender en la escala de la Benemérita.
Hay que romper una lanza en su favor, es humano, y Holmes al contrario del personaje homónimo creado por Conan Doyle, no es infalible. Así que como digo, esta actuación, realmente aporta ese pequeño toque irracional.

La actuación de Marimar. Su lenguaje, la forma en que actúa, tampoco es lo habitual. Parece más el comportamiento de una adolescente que de una mujer empresaria de 26 años. Eso sí, alguna de sus intervenciones que podríamos considerar ilógicas, irreales, poco creíbles, logran sembrar incomodidad en el lector, que ha pasado ha preocuparse de Holmes como si fuese alguien conocido.
Estos detalles que podrían parecer a simple vista como negativos, son totalmente lo contrario.
El lector ha logrado conectar y empatizar con el protagonista.

Salvando estos pequeños detalles, que son mínimos, la novela, vuelve a ser totalmente recomendable.
En una de mis últimas reseñas, os mencionaba, que para mí es muy importante un buen comienzo y sobre todo, un buen final.
Carlos Laredo aprueba con nota.
El inicio de la novela atrapa al lector. El desarrollo mantiene la intriga, y el final, además logra convencer.

Ahora que ya he hablado del libro y de los personajes, voy a darle un pequeño tirón de orejas al autor.
Para las futuras entregas de la saga, a ver si es posible, que el cabo Souto se enfrente a una mujer real, que no solo utilice sus encantos para embaucar.
Hasta ahora los personajes principales femeninos, de cada libro, han sido demasiado estereotipados, demasiadas, femmes fatales.
No estaría mal encontrar una mujer en el cuartelillo de la guardia civil, o que su novia se aleje de los pensamientos típicos que la persiguen de... Mi única finalidad en el mundo es casarme contigo y tener hijos a los que cuidar.
Porque a veces... todo hay que decirlo, al leer algunos comportamientos y comentarios, me he sentido transportada a la época victoriana y a los libros de Conan Doyle.

Opinión: La línea divisoria (Cabo Holmes 04)

Los géneros de novela policíaca y/o negra, en los últimos años se han reinventado.
De un tiempo a esta parte, han experimentado una notable evolución, eso ya lo he mencionado con anterioridad, lo que creo no haber dicho, es que de ese movimiento de progreso se ha beneficiado especialmente la novela española.
Parece que en los últimos años hemos logrado desbancar a los autores nórdicos, que en la última década se habían posicionado en los primeros puestos del ranking internacional, negándose a abandonarlos.
Ahora, nuestros autores están haciendo resurgir estos géneros con fuerza y no solo en nuestro país, siempre gracias a su buen hacer, a una imaginación desbordante y a la diversidad de argumentos y escenarios.
De la mano de escritores como Mikel Santiago, Dolores Redondo, César Pérez Gellida, Alicia Giménez Bartlett, Lorenzo Silva, Víctor del Árbol, Domingo Villar o Carlos Laredo, por citar solo a algunos (porque haber hay muchos más y la lista se haría interminable), estamos conquistando el resto de mercados.

Tras esta breve introducción y tratándose de la cuarta novela de una saga que no sufre altibajos (uno de los puntos positivos para leerla completa), voy a intentar sintetizar de la forma más breve posible las ideas principales, añadiendo por supuesto mis impresiones sobre la nueva lectura.
Lo principal ya ha sido mencionado, así que voy a continuar indicando otras señas de identidad que caracterizan a esta saga.

Los títulos elegidos siempre están estrechamente relacionados con el caso que le tocará desentrañar al cabo Souto. Por lo tanto, nosotros ya hallaremos las primeras pistas sobre la investigación que se desarrollará en el interior.

Los elementos básicos de una trama...
Salvo en la primera entrega donde el ritmo narrativo disminuía ligeramente tras el comienzo, en el resto de libros se mantiene constante, generando intriga y aumentando nuestro interés por el argumento.

En un principio la trama nos llega desde dos hilos argumentales, el de Santos y el de Holmes que se van sucediendo, hasta llegar a un punto donde ambas historias terminan fundiéndose en una única. Se consigue así, respetar el orden cronológico lineal en que suceden los acontecimientos.

Los escenarios elegidos para desarrollar el argumento siguen siendo entorno a los idílicos parajes que componen la Costa da Morte gallega. Indudablemente en este apartado no podía olvidar mencionar las descripciones, aunque en este último libro hayan resultado más escasas o breves que en los anteriores.

En resumidas cuentas, es una saga entretenida, bastante fiel a la realidad, y eso al fin y al cabo es lo que buscamos los lectores.

Tampoco podemos olvidar hablar de los personajes.
En este caso me centraré solamente en el cabo Souto (Holmes) y en el detective César Santos.
Son personajes dinámicos, otro detalle que es importante para el desarrollo de la saga.
Individualmente, van progresando de una novela a otra, se ve como maduran, como evolucionan y aquí he de decir que de forma muy acertada, Carlos Laredo, ha recuperado al personaje del detective madrileño que estuvo ausente en el anterior caso, el secreto de las abejas.
Y es que Santos y Holmes forman un equipo que aún en la distancia, resulta inmejorable.

He hablado de que individualmente son personajes que crecen de una novela a otra, pero lo mismo ocurre en la relación de amistad/cooperación que ha surgido entre ellos.
En un principio no me convenció, pero reconozco que ha ido ganando en credibilidad.
Ahora esa relación que ha nacido entre ellos y que se ha afianzado con el paso del tiempo, hace que un personaje se complemente con el otro, todo ello aderezado con unos diálogos inteligentes y bastante simpáticos, porque ambos personajes son para darles de comer a parte, e intentan en más de una ocasión ir de sobrados saliendo al final trasquilados. 
Para suerte para los lectores, estos dos personajes no pueden permanecer mucho tiempo separados y terminan recurriendo el uno al otro para solucionar sus casos.

Otro detalle que llama la atención, es que son dos personajes que logran intrigar bastante al lector,  nunca llegamos a conocerlos del todo ni se hace excesivo hincapié en su vida anterior, creando un halo de misterio entorno a los personajes.

Para terminar quiero decir, que a pesar de no haber subido la valoración y mantener la nota en un 8, esta novela me ha resultado hasta el momento, la mejor de la saga.
Esa evolución que aparece reflejada en los personajes, esa mejora, también está presente en la prosa de Carlos Laredo, se nota más madurez en su escritura, el argumento me ha resultado más calculado, más complejo, y al final todo hay que decirlo... termina casando a la perfección.

En la anterior reseña di un pequeño tirón de orejas al autor, cariñoso eso sí, y ahora visto lo visto o mejor dicho leído lo leído, lo justo es decir que ha mejorado con creces y que para futuras entregas, sabiendo lo exigentes que somos los lectores y lo ávidos que estamos de nuevas aventuras de Holmes, no nos conformaremos con un Progresa adecuadamente sino con un Supera con creces las espectativas  y dicho esto me despido con un...
Hasta la próxima lectura.

El rompecabezas del cabo Holmes (Cabo Holmes 01) Interesante
La decepción del cabo Holmes (Cabo Holmes 02) Recomendable
El secreto de las abejas (Cabo Holmes 03) Recomendable
La línea divisoria (Cabo Holmes 04) Recomendable