Actualizada 24/03/2017

Saga de Frédéric Poison de Víctor M. Mirete

Mostrando entradas con la etiqueta Mikel Santiago. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mikel Santiago. Mostrar todas las entradas

lunes, 29 de junio de 2015

El mal camino de Mikel Santiago

Sinopsis:

Mikel Santiago se consagra definitivamente como un maestro de la intriga con su segunda novela, aún más adictiva y llena de suspense que la anterior.

En una carretera rural del sur de Francia, un hombre surge de la oscuridad y desencadena una serie de extraños acontecimientos, convirtiendo en una pesadilla las vidas del escritor Bert Amandale y su amigo Chucks Basil, una estrella de rock en horas bajas.

Santiago se sirve de un escenario idílico e inquietante, en el corazón de la Provenza, para atraparnos en una historia que se lee compulsivamente y en la que late, de fondo, el destino de unos personajes marcados por sus errores.

Opinión:

Cuando un autor triunfa como  ya lo hizo Mikel Santiago con La última noche en Tremore Beach, el siguiente libro se espera con ansia, al mismo tiempo que con angustia.
¿Y si ha tomado el mal camino, perdiendo ese toque especial que nos cautivó?

Pues bien, los seguidores del Thriller o del género de suspense, estamos de enhorabuena.
Tras leer esta nueva obra puedo deciros, que al igual que me ocurrió con su ópera prima, he vuelto a caer rendida ante la elegancia y el misterio con que maneja un argumento de apariencia sencilla, Mikel Santiago.

Este autor ha encontrado la combinación idónea para convertir sus novelas en grandes Bestsellers.
No estamos hablando de una fórmula secreta, los ingredientes están a la mano de cualquiera y los amantes del thriller los conocemos bien.
La fórmula magistral debe mantener la tensión constante a lo largo de toda la obra, pero invitándonos a participar.
Generar las suficientes expectativas para capturar nuestro interés como lectores y que el texto esté sembrado de algunos elementos sorpresa, para que no nos resulte tedioso. Tampoco hay que abusar de ésto último, hay que dosificar la información e incluso silenciar algunos datos, para que el ritmo del relato se acelere en algunos momentos.
Los personajes creíbles, bien estructurados y un final que respalde al argumento.

En esta nueva historia, Mikel Santiago vuelve a hacer uso de un narrador en primera persona, el protagonista.
De esta forma consigue una narración muy personal, directa y el lector se involucra en la trama.
La intriga se siembra desde el primer capítulo y ya será un ingrediente constante en todo el argumento.

Bert Amandale, el protagonista, se encuentra pasando una temporada acompañado de su familia en la Provenza. Su amigo Chucks, un imán para las desgracias, sufre un extraño accidente y a partir de ahí, la novela se convierte en un thriller trepidante.
Lo que narra Chucks, empieza a parecer la típica paranoia de alguien que se va desequilibrando por momentos.
En ese momento el lector empieza a dudar de los personajes y de los sucesos. El problema surge cuando la paranoia salta de un personaje a otro y empieza a afectar también al protagonista. Estas dudas tambien se asientan en nosotros, reforzandola inquietud y el suspense, dos elementos que van unidos a nuestra curiosidad.

Ambos personajes, están perseguidos por un pasado problemático.
Ese es otro generador importante de intriga. A través de recuerdos que nos irá relatando Bert, conoceremos como los conflictos les persiguen desde el pasado.

Para ayudar a mantener el ritmo narrativo, están el resto de personajes secundarios. Unos, como es lógico, toman mayor protagonismo que el resto o destacan un poco más. Todos estos personajes cumplen su función a la perfección. En el caso de esta novela generan un ambiente de misterio y tensión, todas sus acciones parece que están destinadas a orquestar un complot alrededor del protagonista.

El escenario elegido también es un buen recurso. La Provenza y esos pueblecitos rodeados de bosques; carreteras comarcales; casitas solitarias, tranquilas separadas de la civilización; todas esas descripciones ayudan a prolongar la dosis de suspense en algunas de las escenas narradas. Mikel Santiago en esos momentos tensa el hilo de la trama al límite y el lector termina cumpliendo el papel de receptor y sintiendo la tensión que experimenta el protagonista.

La narración ágil y fluida invita al lector a no hacer grandes pausas en la lectura. No encuentras el momento de parar. Quieres terminar el libro cuanto antes para conocer el desenlace y averiguar la verdad que se oculta tras los acontecimientos narrados.
Lamentablemente, el final llega...
La historia se evapora de tus manos en dos días y ya solo nos queda contar el tiempo hasta el lanzamiento de la próxima novela de Mikel Santiago.

martes, 8 de julio de 2014

La última noche en Tremore Beach de Mikel Santiago


Sinopsis:

Un compositor que ha perdido la inspiración.Una casa aislada en una playa irlandesa. Una noche de tormenta que puede cambiarlo todo.
Peter Harper es un prestigioso compositor de bandas sonoras que, tras un traumático divorcio, se refugia en un rincón perdido de la costa de Irlanda para recuperar la inspiración. La casa de Tremore Beach, aislada en una enorme y solitaria playa, parece el lugar indicado para lograrlo.
Todo parece perfecto... hasta que llega la noche de la gran tormenta.



Opinión:

De vez en cuando topamos con escritores que destacan por encima de los demás de forma significativa. Narradores o contadores de historias, que nos hacen seguir disfrutando con el maravilloso mundo de la lectura.
Unos están dotados con una capacidad especial para crear historias y consiguen atrapar al lector desde el principio de su novela y otros en cambio, tienen un don, una sensibilidad única, para narrar y transmitir sensaciones.
Pues bien, Mikel Santiago sorprendentemente posee todo eso.

Podría abreviar mi reseña con un simple... Una novela brillante o Una novela que se disfruta al cien por cien, o bien optar por mandaros directamente a la parte inferior de esta entrada y ver la puntuación que le doy... pero eso no le haría justicia.
Esta obra es un compendio de todo lo que busco en una buena historia y su autor ha logrado contagiarme el temor y la angustia que sentía su protagonista.

Sobre los personajes se podrían decir muchas cosas... Pero yo voy a destacar solo un par de ellas, las que considero para mí más importantes.
Primero, todos los personajes que aparecen están perfectamente definidos. Sin necesidad de profundizar en largas descripciones y en general, todos resultan igual de interesantes, al margen de que como es lógico, unos tengan más protagonismo que otros.
Y segundo, creo que es de las pocas novelas en las que no prescindiría de ningún personaje. Todos parecen guardar algún secreto, por lo que se convierten en imprescindibles para la trama y además su forma de actuar o comportarse es natural, lo que aporta a la historia realismo y credibilidad.

Peter Harper un compositor de bandas sonoras que se encuentra en el dique seco y al que parece que han abandonado las musas será el protagonista principal y centro de la acción. Al mismo tiempo cumplirá la función de mediador entre nosotros, (los lectores) y la historia, ya que conoceremos los sucesos a través de su narración en primera persona.

La novela está dividida en tres partes cargadas de una intriga que va in crescendo.
Las dos primeras, nos irán mostrando el desarrollo de los acontecimientos, de forma pausada pero sin aburrir en ningún momento, y la última, como no podía ser de otra forma, queda destinada al desenlace.
Un desenlace al que muy a pesar nuestro, poco a poco nos vamos acercando y que intuimos desde el principio de la obra (basta con ver el título para saber que algo sucederá en La última noche en Tremore Beach)

El ambiente que logra recrear Mikel Santiago, al igual que los escenarios elegidos y que aparecen excelentemente descritos, aportan el toque de suspense necesario para ponernos la piel de gallina, en más de una ocasión.
Como os he dicho con el título o con solo mirar la portada, ya sabemos que algo misterioso va a suceder y que obviamente no será al principio de la novela.

Culminando está excelente historia encontraremos un final muy real, elegido a la perfección.
El autor de nuevo nos sorprende, se toma su tiempo aportándonos datos importantes para no dejar ningún detalle en manos del azar. De esta forma evita caer en el más común de los errores y que lamentablemente vemos a menudo en otros libros, un final precipitado que termina fastidiando una historia bien desarrollada.

Si os gusta la novela de intriga y buscáis un libro que enganche desde el principio, con una trama que no decaiga en ningún momento, con suspense garantizado y un final que no decepcione, os aseguro que estáis ante ese libro.