Actualizada 10/10/2017

Saga Sargento Carmelo Domínguez de Fernando Roye

Mostrando entradas con la etiqueta M. J. Rose. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta M. J. Rose. Mostrar todas las entradas

miércoles, 2 de julio de 2014

El libro de las fragancias perdidas de M. J. Rose


Sinopsis:

«Cuenta la leyenda que los perfumistas de Cleopatra le habían creado una fragancia de nenúfar azul, el loto sagrado del Nilo, tan poderosa que era capaz de reunir a los amantes en sus vidas futuras.»

Desde la infancia, Jac L´Etoile ha vivido atormentada por las visiones de un pasado que no puede ser suyo, y estos recuerdos siempre se asocian con los perfumes más exóticos, puesto que creció en la famosa perfumería la casa L´Etoile, la más antigua de París, cuyo fundador fabricó fragancias para Napoléon. Ahora Jac se ha alejado del mundo embriagador de los perfumes para convertirse en una experta en mitología universal en Nueva York. Ahí recibe la visita inesperada de su hermano Robbie, que le cuenta que ha encontrado pistas importantes sobre la fórmula secreta del legendario perfume de Cleopatra, un hallazgo que podría hacer mucho más que salvar la casa L´Etoile, que se encuentra en quiebra. Los rumores sobre este descubrimiento pondrán en marcha una persecución de dimensiones internacionales, pero también el renacimiento de una gran historia de amor cuyos inicios datan de muchos siglos atrás. Quizás sea verdad que existen ciertos secretos por los cuales vale la pena morir.

Opinión:

Este libro debería venir con una advertencia:
Lea cuidadosamente la sinopsis. De no hacerlo, corre el riesgo de quedar atrapado sin remedio tras leer el primer capítulo.
Y eso fue lo que me pasó a mí...

Andaba buscando mi siguiente lectura, algo sencillo y cometí el error de ponerme a leer el primer capítulo, lo siguiente que ocurrió fue que ya no lo pude dejar.
Es de esos libros que comienzan con una estrategia brillante.
Un primer capítulo que nos transporta hacia atrás en el tiempo. A la misteriosa ciudad de Alejandría en el año 1799.
Napoleón y los integrantes de una excavación serán los encargados de atraparnos en esta novela que comienza cargada de misterio e intriga.
Tras este comienzo, la historia se traslada al presente y deja claro que los saltos en el tiempo serán un recurso muy utilizado a lo largo de la novela.

La narración está cargada de descripciones muy logradas. Lo que más destaca es la capacidad que tiene la autora para transmitir y conseguir que el lector llegue a oler las fragancias, algo similar que ya me ocurrió al leer hace años, El perfume de Patrick Süskind.
Unas descripciones nos acercarán a los perfumes y otras, a los distintos lugares por los que se desarrolla esta novela: Alejandría, Nueva York, China, las catacumbas bajo París...

La historia la componen varios hilos argumentativos cuyos protagonistas irán entrecruzándose entre sí desde el principio.
No esperéis encontrar una novela excepcional, de las que cuesta olvidar, con personajes redondos, porque lo que tenemos entre manos no es eso.
Es un texto sencillo, que resulta entretenido, incluso en algunos momentos interesante; que se lee sin esfuerzo ya que los capítulos resultan cortitos; con una trama bien construida, desarrollada y documentada, pero que tampoco aporta mucho más... historias de ese tipo hay muchas e incluso mejores...

Una obra que podría catalogarse dentro de varios géneros, porque combina altas dosis de intriga e historia desde el comienzo, con una pizca de romanticismo y un poco de política internacional.
La autora consigue crear una historia que engancha, mezclando el antiguo Egipto con noticias de actualidad, como por ejemplo la presión que ejerce China sobre la región del Tibet y su población. Puede parecer extraño mezclar dos lugares tan distintos o distantes, como China y Egipto, pero logra enlazarlo de forma bastante coherente.

Para terminar, solo me queda comentar que aunque el final no ha resultado como me lo imaginaba sí que resulta acertado, porque la autora ha optado por una opción lógica y realista. 

Ahora solo os queda animaros a leer y esta novela es una buena elección si huís de las complicaciones. Una lectura sencilla, que como podéis observar no apasiona, pero que resulta ideal para el verano.