Última saga actualizada 29/11/2017

Saga del Inspector Zalo Alonso y de la forense Carmela Archer de Áurea L. Lamela

Mostrando entradas con la etiqueta Lady Warren. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lady Warren. Mostrar todas las entradas

jueves, 23 de junio de 2016

Lady Warren: de Argelia a Túnez en moto de Lady Warren

Sinopsis:

Casi cien años después de que Lady Warren realizara su famoso viaje por el norte de África, Ediciones Casiopea traduce al español esta obra clásica publicada en 1922 con el título: Through Algeria & Tunisia On A Motor-Bicycle.
Esta aventurera inglesa realizó en 1921 un viaje sin precedentes acompañada de un joven. Mientras él conducía una motocicleta, ella ocupó espacio en el sidecar, donde iban alojados también el equipaje y las provisiones. En total 1700 millas de una aventura única que hará volar al lector en el tiempo y en el espacio.
Lady Warren encarna el espíritu aventurero que caracterizó a algunos viajeros de las primeras décadas del siglo XX. Fue una mujer adelantada a su tiempo y una transgresora ajena a los convencionalismos.

Opinión:

Introducción...

De Argelia a Túnez en moto, es una obra escrita en 1922, que vio la luz bajo el título de Through Algeria and Tunisia on a Motor-bicycle.
Ahora ediciones Casiopea, casi cien años después, nos ofrece la posibilidad de acercarnos a este clásico de la literatura viajera traduciéndola al español.

Nos encontramos ante la crónica de un viaje, fruto del diario que iba redactando Lady Warren a lo largo de esta aventura.
Tenemos entre manos un pequeño relato de 154 páginas, donde se relatan las andanzas de esa mujer de principios del siglo XX.
Todas las obras de esta editorial, se caracterizan por tener como protagonistas a mujeres, y en este caso en particular, Lady Warren no solo demostrará ser una adelantada a su tiempo, sino que también ajena a las reglas sociales que marcaban la vida de las mujeres.

“La primavera está comenzando a florecer y el día tiene una belleza particular. El cielo, azul intenso, da la bienvenida a la blancura de pequeñas nubes que, en una guerra perdida, se desvanecen rápidamente empujadas por el viento.

Las historias reales no pueden ser perfectas...
Ya sabéis que las historias cuando son reales se alejan mucho de ser perfectas, por lo tanto, voy a indicaros lo que he ido encontrando a lo largo de la lectura.

El comienzo es prometedor.
La narración aparece sembrada de vívidas y coloristas descripciones, como podéis observar en el fragmento que he escogido, pero también y aprovechando la alusión a las nubes, el ritmo y el tono narrativo emprenden su propia guerra contra el medio y al final pierden la batalla.
Ambos sufren demasiados altibajos a lo largo del texto, algo que por otra parte puede resultar totalmente comprensible.
El comienzo de todo viaje está cargado de agitación y de buenos propósitos, pero no nos engañemos, se trata de una aventura; un viaje de 1700 millas en un espacio limitado, el sidecar, soportando temperaturas extremas, las inclemencias del tiempo, averías, carreteras en mal estado y lugares para pernoctar que se alejan de lo que conocemos como comodidad.
Supongo que estaréis conmigo, que eso agota hasta el más fino sentido del humor, en este caso inglés, del que hace gala en momentos puntuales la autora.
Y es que no nos encontramos ante unas vacaciones programadas al uso, es un viaje donde día a día se programan las etapas que se recorrerán, es lógico que las floridas descripciones terminen convirtiéndose en una narración de tono algo más pesimista.
Aun así, hay que decir, que este diario es una curiosidad muy recomendable para los amantes de los viajes y de las aventuras.

También he echado en falta un fijo en las novelas de viajes, las referencias culturales.
Aunque aparecen citadas, lo hacen de forma muy breve. Pocas descripciones, en general, sobre las gentes con las que se cruzan y pernoctan.
Parecen meras anotaciones, tomadas al azar y con prisa, quizás pensando en desarrollarlas con posterioridad, y es que las experiencias demasiado intensas cuesta digerirlas en el momento, es difícil sacar una conclusión justa si se hace de forma apresurada... y pasado el tiempo, esos detalles pueden perder importancia y aparecer ante nosotros carentes de valor.

Los protagonistas...
Uno de los datos curiosos de este relato, es que Lady Warren, aunque protagonista total en apariencia, no viaja completamente sola.
Su compañero de aventura es el piloto del sidecar y aquí viene la curiosidad; en el diario cuando es necesario referirse inevitablemente a él, aparece citado solo con una sencilla P, quizás para evitar que este personaje alcanzase mayor protagonismo para los lectores.

Tampoco llegamos a conocer en profundidad a Lady Warren.
Sabemos o intuimos poco de ella; es fuerte de carácter y valiente, pero poco más.
Ese detalle aunque nimio, la aleja del lector, que ve pasar las páginas rápidamente sin llegar a empatizar demasiado con ella.
La vemos como alguien lejano que va desapareciendo entre la bruma.

Anteriormente, si recordáis, había mencionado que es la protagonista total, en apariencia, ahora me toca aclarar esa definición. Y es que en esta historia, el protagonista no es de carne y hueso, es un personaje inanimado con una influencia absoluta sobre el argumento.
Me estoy refiriendo a la aventura, al viaje en sí.
Lady Warren pasa a ser un personaje efímero y secundario en esta historia, quizás ella lo quería así, deseaba dejarnos únicamente su legado, el relato de su aventura y ser lo que realmente fue, solamente una espectadora más.
Puede que ese también sea el motivo, por el que después desapareció sin dejar rastro, o al menos, rastro escrito.
Por eso creo, que no hay que restarle mérito a esta aventura de principios de siglo. Ella llegó a sitios donde muy pocos lo habían hecho, y si entre ese grupo selecto y minoritario, contamos las que fueron mujeres, este viaje podría convertirse en único.
He dejado para el final lo más importante, para que veáis el gran merito, el valor del precioso legado escrito que nos dejaron estos aventureros y las grandes dificultades a las que se veían sometidos.
En esta crónica ha sido imposible incluir imágenes, tan solo se conserva la fotografía que ilustra la portada.
El motivo, es que la bolsa que contenía los negativos se perdió en el viaje de regreso...

“Sentada, compartiendo una porción de paisaje en movimiento a bordo del asfixiante trenecito que nos conduce de vuelta a Biskra, llego a la conclusión de que el desierto pierde todo su encanto cuando se mira desde la ventanilla de un tren".