Actualizada 24/03/2017

Saga de Frédéric Poison de Víctor M. Mirete

Mostrando entradas con la etiqueta Fran J. Marber. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Fran J. Marber. Mostrar todas las entradas

domingo, 1 de junio de 2014

El Juego de la Oca de Fran J. Marber


Sinopsis:

Se pueden contar por miles los peregrinos que cada año recorren el Camino de Santiago con la intención de visitar al santo apóstol. Y lo hacen ignorando que ese sendero por donde ahora transitan perteneció siglos atrás a un oscuro ritual de sacrificios paganos. Lo que todos conocemos como El Juego de la Oca, ha logrado llegar hasta nuestros días bajo el formato de un inocente entretenimiento infantil, cuando en realidad lo que oculta es un ancestral rito iniciático que los antiguos maestros canteros medievales trataron de mantener vigente. Por tanto, cada una de sus siete pruebas: los puentes, la posada, el pozo, el laberinto, los dados, la cárcel y la muerte, ha existido y tiene una ubicación real en varios de los pueblos por donde transcurre la mítica ruta francesa que va desde Roncesvalles hasta Finisterre. En el año 1965 se produjeron en el norte de España una serie de misteriosos asesinatos que quedaron sin resolver. Unos crímenes que pudieron estar relacionados directamente con los sacrificios que el olvidado Camino de la Ocas exigía a quien osase transitarlo. Ahora, treinta años después, los hechos se repiten, y tendrá que ser un joven inspector de policía quien deba perseguir a la mente trastornada que tratará de revivir ese macabro juego. Siete pruebas, dos adversarios y un tablero de juego real. El juego ha comenzado...

Opinión:

Cuando vi esta novela no puede evitar que me viniesen a la mente otros títulos donde un juego es parte esencial de la trama.
El Ocho de Katherine Neville o El club Dumas de Arturo Pérez-Reverte fueron algunas de esas obras que dejaron un buen recuerdo en mí.

Esta novela ante la que nos encontramos, la componen sesenta y tres capítulos igual que casillas tiene el Juego de la Oca. Aunque he de decir que el número de capítulos (63), no es real.
Según vayamos avanzando en la novela iremos dando saltos. Por ejemplo, pasaremos del capítulo seis al doce. Porque recordemos...  la casilla seis corresponde a un puente... por lo tanto de Puente a Puente... (el resto de la frase ya la conocéis).
Este hecho se repetirá a lo largo de libro en más ocasiones, pero deberéis ser vosotros los que os mantengáis alerta para descubrir esos saltos. Como veis, participaremos en este juego y no únicamente como lectores.

Debo decir que el libro no es único, ni inolvidable.
Es una novela sencilla que se lee sin esfuerzo, que cumple la función de entretener, pero en la que lamentablemente he hallado más contras que pros.

La historia es original y nos aportará datos curiosos e interesantes sobre el Juego de la Oca y sobre la ruta francesa del camino de Santiago que va de Roncesvalles a Compostela. Una obra donde tiene mucha importancia la numerología.

La novela comienza en el presente.
El inspector Álvaro Moret es el encargado de hacernos una narración retrospectiva, contándonos todo lo que ocurrió en 1993, cuando fue el encargado de llevar la investigación de unos asesinatos cometidos en el camino de Santiago o antiguo camino de las ocas.

Todas las historias deben tener protagonistas y personajes secundarios para que el argumento sea sólido o nos enganche a la trama. En este caso aparecen varios personajes secundarios muy interesantes pero poco desarrollados. El autor los menciona prácticamente de pasada, hace un ligero esbozo sobre ellos y ese es posiblemente otro de los errores.
Uno de esos personajes es una anciana, Margot.
A través de ella iremos adentrándonos en la parte emocional de la novela cuyo protagonista de nuevo será el Inspector Moret. El inspector inicia con ella un extraño juego basado en un turno de preguntas aleatorio. Esta anciana le dará datos sobre los asesinatos y el misterioso Juego que ha iniciado el asesino (el transeúnte), ya que parece tener datos de primera mano. A cambio Moret deberá darle información sobre su vida privada y sobre algo en concreto que le perturba y permanece oculto en su interior.

El libro tiene un argumento como os he dicho anteriormente original, pero se le podía haber sacado mucho más.
La trama se desarrolla rápidamente, resulta demasiado precipitada. Vamos de una casilla a otra sin apenas profundizar en motivos, situaciones o protagonistas. Quedando algunos de los sucesos prendidos por alfileres. Provoca en el lector una serie de preguntas que quedan sin responder y ocasiona que algunas escenas al final puedan resultar ilógicas o incluso algo surrealistas.

Como terminar un par de datos curiosos:
Fran J. Marber es el seudónimo con el que firma el escritor nacido en Lorca en 1971: Francisco Martínez Bernal.

Otro dato es que en el capítulo final se cita el título de la última novela escrita por él en 2013, pero si queréis saber de que obra se trata tendréis que leer este libro.
Parece que aquí seguimos con el juego...de puente a puente... de oca a oca.... y de libro a libro.

Después de leer esta reseña quedaros con la parte positiva, no lo veáis como una pérdida de tiempo porque no lo es.
Es como he dicho, una obra cortita y entretenida. Podéis usarla para desconectar o bien para utilizar de Puente entre lecturas más complejas.