Entrada destacada. Colaboración revista digital "Cita en la Glorieta"

Estimado señor M. de Herman Koch

viernes, 6 de abril de 2018

Diez negritos de Agatha Christie

Sinopsis:

Diez personas sin relación alguna entre sí son reunidas en un misterioso islote de la costa inglesa por un tal Sr. Owen, propietario de una lujosa mansión a la par que perfecto desconocido para todos sus invitados. Tras la primera cena, y sin haber conocido aún a su anfitrión, los diez comensales son acusados mediante una grabación de haber cometido un crimen en el pasado.

Uno por uno, a partir de ese momento, son asesinados sin explicación ni motivo aparente. Sólo una vieja canción infantil parece encerrar el misterio de una creciente pesadilla.

Opinión:

Hoy voy a hablaros de una autora que no necesita presentaciones, ya que sus obras continúan leyéndose y reeditándose más de cuarenta años después de su fallecimiento.
Esta escritora, era de la opinión de que el asesinato podría ser arte y valiéndose de esa fórmula, lo reflejaba en las elaboradas tramas de sus novelas, narraciones que lograron conquistar tanto a críticos como a lectores.
Me estoy refiriendo a la gran e inimitable, Agatha Christie.

Diez negritos ha pasado a convertirse en su novela más vendida y también en la novela de misterio más vendida de la historia.
En este relato que fue publicado en 1939, no aparece ninguno de sus personajes más carismáticos; ni el detective belga Hércules Poirot ni la entrometida Miss Marple, pero lo que sí vamos a encontrar, son esos elementos tan característicos y reconocibles de su obra, esos que la hicieron convertirse en la gran dama del misterio y que muchos han tratado de imitar sin mucho éxito.

El patrón que sigue en todos sus relatos, sin apenas aportar variaciones y que seguro que reconoceréis, consiste en coger un elenco de personajes bastante amplio, de lo más dispares, y añadir una muerte en extrañas circunstancias, en un escenario aislado.
Sobre este círculo de sospechosos habría que decir que todos cuentan con una coartada, pero también con un móvil, lo que convierte la narración en un relato lleno de suspense desde el comienzo. Ese suspense se retroalimenta con las elipsis, se cuenta... pero no se cuenta todo, quedan vacíos, frases en el aire, que el lector tratará de completar en su mente.

Decía Christie que el detective debía contar con los mismos datos que los lectores, de esa forma nos ayudaba en la difícil labor de descubrir al culpable y resolver el misterio. Pero con lo que no contamos es con un personaje indispensable en todas sus novelas, que sabrá más que nosotros y que lógicamente se callará detalles desde el principio, eso le lleva a ir un paso siempre por delante en nuestra investigación, y ese personaje es "el asesino".
Para descubrir el misterio y al culpable, sobra decir que solo lo conseguiremos si uno es muy avispado, y reconozco que yo no debo contar con ese don, ya que aunque me acerco no consigo resolverlo.
En mi defensa debo decir que la autora, siempre se reserva un as en la manga y en esta historia en concreto, se vale de una argucia para engañarnos, expone un argumento falso de modo tan hábil que a los simples ojos de un detective con pocas tablas y con el sentido de la deducción un poco atrofiado como es el mío, nos parece verdadero.

Pero os voy a hablar un poquito sobre el género por el que se mueve esta gran escritora.
Esas tramas tan complejas donde debemos descubrir al culpable e ir encajando las piezas como en un rompecabezas, se catalogan dentro del género policíaco o de misterio, y responden al término Whodunit¿Quién lo ha hecho?, y los grandes expertos en el tema fueron la mencionada Agatha, Ellery Queen y Chesterton.
Este género Whodunit, también tiene una variante que se conoce como "misterio del cuarto cerrado", donde el crimen se comete en un lugar aislado y los personajes no tienen posibilidad de contacto con el exterior, algo muy similar a lo que vamos a encontrar en esta obra de diez negritos.
En este caso, la señora Christie no se conformará con agasajarnos con un crimen retorcido y siniestro, sino que que todos los personajes que han sido invitados a la misteriosa isla del negro y que se encuentran totalmente aislados, empezarán a ser asesinados, uno a uno, de forma similar a las circunstancias descritas en una conocida canción infantil.

La narrativa de esta célebre autora es muy especial.
Los relatos nos resultarán muy breves, gracias a la prosa ágil y amena que emplea y a las sorpresas que va diseminando a lo largo de los capítulos. También habría que resaltar que el lenguaje empleado se ajusta a cada uno de los personajes, por lo tanto no hablará igual una señorita de la alta sociedad, que una criada; ni un general del ejército retirado, que un joven cazador de dotes...

En este relato conoceremos a diez personajes que nos son presentados nada más comenzar.
Esto en un principio puede resultarnos lioso, el ubicar a cada uno de ellos con nombres y apellidos y con los datos que aportan, pero esto también es un característica fija en la obra de Agatha Christie que no debe asustarnos, y menos en este caso, en el que veremos como van cayendo, uno a uno, como moscas...

Y poco a poco, casi sin darnos cuenta hemos llegado al final. La forma de resolver este misterio resulta sorprendente, porque como os he adelantado al comienzo, la autora no juega del todo limpio. Gracias a su maestría, eso solo lo descubrimos al llegar y leer la carta final.

Agatha Christie buscó y encontró un estilo propio con el que firmar sus obras.
Era de la opinión de que ningún escritor debería imitar el estilo de otro, por mucho que lo admirase. Decía que en ese momento se perdía la originalidad y la esencia; por ese motivo no entiendo que su bisnieto, James Prichard, presidente desde 2015 de Agatha Christie Limited, haya decidido resucitar al mítico Poirot, protagonista de 33 de sus 80 novelas, para protagonizar "Los crímenes del monograma" y "Ataúd cerrado", empleando para ello la pluma de Sophie Hannah.
Si habéis leído la reseña que hice sobre la primera obra citada, veréis que Hannah no consigue ni imitar malamente la pluma de Christie, ni tan siquiera impregnar el relato con el espíritu inconformista del Gran Poirot.

Por último solo me queda recomendaros la obra de esta autora, alguien que de forma merecidísima se ganó el sobrenombre de Reina de la intriga o gran dama del misterio, entre otros muchos...
Esta como he dicho, es una de sus mejores obras y no aparece ninguno de sus grandes detectives. Si no la habéis leído, aún estáis a tiempo de descubrir si sois un detective sagaz.
¿Os atrevéis a intentar adivinar quién es el asesino?

Curiosidades:
➤El título ha sufrido cambios dependiendo de los países donde era publicado.
Según James Prichard, bisnieto de Agatha Christie eso es a consecuencia de que el lenguaje evoluciona y actualmente el título de "diez negritos" se considera inadmisible. Ahora lleva el título de ¡Y no quedó ninguno! que queda políticamente más correcto.

➤Esta novela lleva unas diez adaptaciones cinematográficas, la primera realizada en 1945.


6 comentarios:

  1. Es interesante comprobar que hay libros con historias que no pasan de moda. Solo hay que ver otra de las novelas de esta autora que se ha llevado al cine de nuevo. Asesinato en el Orient express, que viene a ser la misma historia de los diez negritos pero al revés.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Francisco.
      Y por lo visto hay otra película de 2017, La casa torcida que se estrenará aquí en España en unos días, el 13 de abril, esa obra de Agatha también la tengo pendiente de leer, así que caerá en estos días.
      Es cierto lo que dices, que hay historias que no pasan de moda y es muy bueno recuperarlas de vez en cuando para leerlas, porque la maestría del autor, aún en estos días sigue sorprendiendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola guapa, esta novela de Agatha la leía hace muchísimo tiempo y, por supuesto, recuerdo bien el final y quién es el que cometió los crímenes (no me pasa con otras novelas de Agatha que a pesar de haberlas leído en más ocasiones hay veces que no recuerdo bien quién es el asesino, eso demuestra que esta es una de sus mejores novelas). Caerá dentro de poco cuando le toque su turno en mi reto personal (aunque compartido con Las Inquilinas de Netherfield) de leerme las obras de Agatha en orden de publicación. Todavia me queda un poco que acabo de empezar.
    No sé si he leído tu reseña de Los crímenes del monograma, ahora mismo me paso, pero estoy totalmente de acuerdo contigo que en que no hizo bien su bisnieto en recuperar a Poirot, la pobre Hannah no le llega a Christie ni a la punta de los zapatos (y eso que cuando escribe sus propia obras lo hace bien). A mí su Poirot me pareció un personaje irascible e irritante, cuando en realidad Agatha nunca lo pintó así.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Nitocris.
    Pues yo también voy volando a leer tu opinión sobre la obra que creó Sophie Hannah. A mí no me gustó como advierto en esta reseña, pero aún me llama la curiosidad esa segunda obra que ha publicado, el ataúd cerrado. Puede que sea una especie de morbo, por saber si fue capaz de reinventarse y subsanar los fallos que había en los crímenes del monograma.
    La próxima novela de Agatha que voy a leer va a ser La casa torcida y de esa también hablan de que es una de las mejores.
    Estoy de acuerdo contigo en lo de recordar al asesino, eso es que te impactó el final y por eso lo recuerdas.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Susurros y Agatha, dos increibles que no se pueden perder!!gracias, susurros por ti y por Agatha! fantastico, saludosbuhos!

    ResponderEliminar
  5. Vaya, no sabía lo del cambio del título...
    Esta fue la primera novela que leí de la autora y me gustó mucho, luego seguí con su obra y hasta ahora ninguna novela me ha defraudado. Como a ti, siempre ha conseguido engañarme... hay que ser muy astuta para ver intuir lo que esta dama está preparando :-)
    Una gran entrada, Susurros.
    Besos

    ResponderEliminar